jueves 10 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Turquía avanza sobre Siria

Al despejar EE.UU. el camino para que Turquía ataque a los kurdos, la consecuencia potencial es facilitar un resurgimiento del Estado Islámico en Siria, sin mencionar una crisis humanitaria.
Escuchar este artículo

Como se anticipaba, la retirada de las tropas estadounidenses de territorio sirio dio ‘luz verde’ a una gran ofensiva militar turca contra las milicias kurdas, las mismas que jugaron un papel crucial en la derrota del autodenominado Estado Islámico (EI).

La decisión del gobierno de Donald Trump, alegando que ya “es hora de salir de ridículas guerras sin fin” anunciada el pasado lunes, es interpretada como una “traición” a los kurdos al abandonarlos a su suerte, y dejarlos a merced de Turquía, su peor enemigo, cuando fueron el principal aliado de Washington en la lucha contra el EI en el noreste de Siria, desde 2014.

No solo echa por tierra los años de exitosa operación contra los terroristas del EI en la frontera turco-siria, sino que podría destruir los logros de seguridad en los últimos años en Medio Oriente, poniendo en peligro a toda la región.

En definitiva, las consecuencias serían catastróficas, especialmente en materia humanitaria, pues la realidad ha demostrado que entrar en Siria es fácil, pero salir sería muy difícil y doloroso.

Para Víctor de Currea-Lugo, periodista, analista político y experto en conflictos, Estados Unidos ha utilizado agentes locales en diferentes guerras a lo largo de la historia para cumplir su propia agenda.

En el caso de Siria, considera que el gran enemigo ha sido el Estado Islámico y, por esa razón, apoyó a los kurdos, “en la medida en que fueron la punta de lanza y el principal frente de guerra” contra ese grupo radical.

Sin embargo, una vez hecha esa tarea, EE.UU. se retira de Siria, dejando el camino libre para que Turquía ponga en marcha una intervención militar contra sus “aliados” kurdos, señala el docente universitario.

La estrategia de Turquía, según él, lo que busca fundamentalmente es convencer a la opinión pública de que los kurdos son terroristas, pero desconoce que fueron precisamente los que derrotaron al EI.

“Eso obedece a una vieja disputa que ha tenido el Gobierno turco de persecución étnica a los kurdos, desde el nacimiento del mismo país en los años 20 y se intensificó con las medidas antikurdas”, recuerda De Currea-Lugo.

Desde el punto geoestrátegico, el despliegue y ataque del Ejército turco a las milicias kurdas es el resultado de una decisión con la venía de EE.UU., que hasta ahora las había protegido de las fuerzas sirias e incluso de bombardeos rusos, apunta José Ángel Hernández, director de la Maestría de Historia Contemporánea de la Universidad Sergio Arboleda.

Además, advierte que el EI puede aprovechar ese golpe que Turquía le está asestando a los kurdos para volver a ganar terreno y protagonismo en la zona, “porque ellos habían sido los únicos que habían luchado de manera clara y con efectividad con el EI y las variantes yihadistas”.

Geraldine Bustos, docente de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad de La Sabana, comparte esa idea, asegurando que los kurdos en Siria han pedido evitar una “catástrofe”, por lo cual el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne y la Unión Europea está preocupada por lo que pueda pasar en la región.

“Se puede generar un aumento de la violencia, en la medida en que permita un crecimiento de nuevo del Estados Islámico en una zona que ya parecía controlada”, reitera.

Otro elemento de análisis es el papel que pueda desempeñar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en este caso.

Bustos explica, que es el único organismo que tiene la capacidad legítima de ordenar un ataque: “esto pondría en jaque la seguridad internacional, en la medida en que Turquía es miembro de la OTAN y esta última tendría que intervenir” en caso de un conflicto abierto.

Resurgimiento del EI

El riesgo mayor en este escenario, agrega Bustos, es que el que podría salir ganando es el Estado Islámico, lo cual sería una consecuencia desastrosa “porque opacaría todas los esfuerzos y ganancias militares que ha tenido la comunidad internacional y Estados Unidos con sus tropas en la zona”.

Así mismo, destaca que la decisión de Trump de retirarse del norte de Siria y dejar solos a los kurdos, ha generado también una tensión dentro de su país, en la medida en que el Congreso se mantiene en su apoyo a las milicias kurdas y rechaza completamente el ataque por parte de Turquía.

Así las cosas, no ve clara la postura de Estados Unidos, porque tiene a un Trump que parece que abandona a los kurdos, pero que también amenaza a Ankara con hundir su economía si “cruza los límites”, pero al mismo tiempo tiene a un Congreso que quiere seguir apoyando a estas milicias.

Sumado a ello, Bustos anota que para los kurdos la posibilidad de tener un Estado se está viendo debilitada porque es un territorio en el que las fronteras son móviles e inestables, debido a que hay muchos actores disputándoselo.

Los kurdos, que suman más de 30 millones de personas que comparten una lengua y cultura milenarias, no tienen soberanía sobre ningún territorio y constituyen la nación sin Estado más grande del mundo.

Están repartidos entre Siria, Iraq, Irán y Turquía. En este último país vive más de la mitad de ellos, es decir, al menos 18 millones.

Al respecto, Hernández explica que Turquía tiene una minoría kurda en su territorio bastante problemática y por ello el Gobierno de Tayyip Erdogan ha presionado a Estados Unidos y a la OTAN para que les permita entrar a Siria.

Su intención es crear una “zona de seguridad”, incluso dividir la zona kurda en dos, y “así cubrirse la espalda contra futuros ataques kurdos”, describe Hernández.

Con “zona de seguridad” se refiere a una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el río Éufrates hasta Iraq, donde quiere ubicar hasta dos millones de los 3,6 millones de refugiados sirios actualmente acogidos en Turquía.

A juicio de Currea-Lugo, lo que está pasando es preocupante, ya que esta zona de Medio Oriente es bastante convulsa, que puede verse enfrentada a un proceso de radicalización y militarización que ya se viene dando, y de operaciones militares abiertas entre los kurdos de Siria y los turcos que están violando la soberanía de otro país.

Lea además: El, ¿misión cumplida?

$!Turquía avanza sobre Siria
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad