domingo 09 de febrero de 2020 - 12:00 AM

“Novela” de principiantes

Si lo del joven Sotomonte se embolató, por lo menos que no se embolate una verdadera defensa del Páramo de Santurbán. ¡Es un clamor!
Escuchar este artículo

El tema del contrato del joven Carlos Sotomonte con la Alcaldía de Bucaramanga terminó en una novela poco satisfactoria para las partes, producto de una sucesiva cadena de desatinos y equivocaciones que evidencian una vez más la improvisación que reina en el inicio del gobierno municipal.

Primero fue el rimbombante nombre con el que se anunció la llegada de Sotomonte, nada más y nada menos que la de Alto Comisionado para la Defensa del Páramo de Santurbán, un cargo hasta entonces inexistente. Y después, el alto comisionado se convirtió en otro asesor por contrato del Alcalde, solo que con una asignación mensual desproporcionada frente a su experiencia, diez millones de pesos para un recién licenciado sin mayor trayectoria en lo público. Y aunque puede que en privado el literato valga eso y mucho más, era evidente el desafuero en comparación con otros contratos.

Pero además, cuando en los medios y en redes cuestionaron esa situación, entonces decidieron suspender el contrato, seguramente para calmar la calentura y buscar una salida menos traumática. Mala cosa, pues entre tanto invento fallido, Sotomonte terminó crucificado y el alcalde Cárdenas dando reversa después de su pomposo anuncio para defender el páramo.

Y para rematar, se supo que en todo este episodio estuvo tras bambalinas el publicista Andrés Peralta, un personaje que oficia como asesor personal del alcalde pero sin vinculación alguna con la alcaldía, quien maneja los hilos del poder y es influyente ante el mandatario, a tal punto que siempre estuvo atento al manejo de la crisis por el contrato de Sotomonte, incluso por encima de la voz de alerta de María Juliana Acebedo, la asesora para la transparencia. ¡Muy raro!

Más allá de esa cadena de errores, si de verdad el alcalde pretende defender el Páramo de Santurbán con algo más significativo que las conocidas frases de cajón, debería empezar por ordenarle al Acueducto, a su gerente y a la junta directiva, que desde allí se lidere esa causa con acciones administrativas y jurídicas contundentes para realmente defender los intereses ciudadanos en los estrados judiciales y ante el Gobierno Nacional.

Si lo del joven Sotomonte se embolató, por lo menos que no se embolate una verdadera defensa del Páramo de Santurbán. ¡Es un clamor!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad