jueves 14 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Protesta debe ser pacífica

El activismo digital que no se conforma con coleccionar ‘Me gusta’ invita a involucrarse en los movimientos sociales
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Los colombianos vamos hasta el extremo en cada discusión. Nos cuesta aceptar que el mundo no está solo en blanco y negro, y que en la mitad hay muchos grises.

El mismo concepto del disenso nos pone a pelear. No hay un concepto que sea aceptado alrededor de lo que significa protestar, pensar diferente, exigir derechos y definir responsabilidades. El marco de la legalidad, la última frontera antes del consenso y suele dar la legitimidad, es desafiado constantemente.

El 21 de noviembre, los colombianos nos mediremos el aceite como sociedad. La convocatoria a un Paro Nacional crispa los nervios de muchos por los últimos antecedentes de manifestaciones que lesionaron el espacio público.

Si no estamos preparados para salir a las calles, una opción legítima y efectiva es el escenario digital donde abundan ejemplos no solo en el mundo sino en Colombia con conquistas importantes. El movimiento Colombia Sin Asbesto buscó la prevención de enfermedades relacionadas con este mineral y logró su prohibición; en 2008, el grupo en Facebook ‘Un millón de voces contra las FARC’ movilizó cerca de 12 millones de personas en 205 ciudades de 40 países y eso derivó en el debilitamiento del grupo terrorista.

Con la campaña #DefiendoLey1680, los ciudadanos crearon diseños y radicaron cartas en la Corte Suprema de Justicia para defender esta ley que protege los derechos de las personas en situación de discapacidad visual. La Corte falló a favor de ellos.

La campaña #LaMacarenaNoSeToca consiguió revocar una licencia ambiental otorgada de manera fraudulenta. Los ciudadanos, con técnicas de datos abiertos, descubrieron, además, que las coordenadas para el otorgamiento estaban mal alinderadas lo cual también incidió en la revocatoria.

El activismo digital que no se conforma con coleccionar ‘Me gusta’ invita a involucrarse en los movimientos sociales, para que vía redes, opinen y participen con acciones digitales que inclusive pueden migrar a recursos legales.

Si más ciudadanos se forman en competencias digitales para utilizar bien las redes sociales se puede lograr transformación social en el entorno sin destrozar los bienes que les sirven y le cuestan a los mismos ciudadanos. Ojalá la protesta del 21 sea en paz para que gane legitimidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad