miércoles 13 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Contraloría reveló hallazgos por $120 millones por irregularidades en los estudios del nuevo Hospital de San Gil

14 meses después de haberse firmado el contrato de obra y con un anticipo de $7.111 millones, aún no se ha puesto ni un ladrillo del nuevo hospital regional de San Gil.
Escuchar este artículo

Tras las denuncias realizada por Vanguardia, la Contraloría General de Santander inició una auditoría exprés en la por la fallida obra de construcción del Hospital Regional de San Gil, obra que se encuentra suspendida desde el pasado mes de octubre.

Además: Construcción del Hospital de San Gil terminará costando $48 mil millones

En la investigación, la Contraloría detectó irregularidades en la ejecución del contrato de consultoría de estudios y diseños para la construcción del nuevo Hospital de San Gil.

Según el ente de control fiscal los hallazgos por las inconsistencias en dicho contrato de consultoría son de alcance fiscal, penal y disciplinario por más de $120 millones.

Así mismo, la Contraloría reveló que los errores en los estudios y diseños conllevaron a que el costo del nuevo Hospital termine costando más del doble de su valor inicial.

“En contrato de consultoría realizado entre el Hospital Regional de San Gil y la firma Arquitektona encontramos falencias en la consultoría, donde muy seguramente este contrato se tendrá que adicionar en más del 100% por errores en los diseños tanto hidráulicos, de cimentación, estructurales y demás, que se está rediseñando para enviar al Ministerio de Salud”, señaló Carlos Fernando Pérez, contralor departamental.

108% de valor adicional

Debido a las fallas en los diseños, la construcción de la nueva ESE de San Gil ya no costará $23 mil millones como se tenía contemplado sino que ahora costará $48 mil millones, más del doble de su valor inicial, debido a las inconsistencias en los estudios de suelo.

“Estamos esperando la autorización del Ministerio para reanudar las obras del Hospital lo más pronto posible. Una vez con el visto bueno del Ministerio reanudaremos la construcción de la fase I del Hospital, la cual será ejecutada con los $23 mil millones, paralelamente íremos haciendo la estructuración de la fase II para gestionar los recursos con el Gobierno Nacional, la Gobernación y el municipio para ver como podemos hacer un esfuerzo conjunto y poder a través de un nuevo proceso licitatorio poder hacer realidad ese hospital”, agregó Jaime Rodríguez.

Lea también: San Gil no tiene hospital: ¡Qué ironía!

“Restricción en el presupuesto”

Contrario a lo expresado por la Contraloría departamental, el arquitecto Ciro Ardila, contratista encargado de los diseños del Hospital de San Gil, aseguró que no hubo irregularidades en los estudios de suelo para el diseño de la nueva ESE, ya que dichos estudios estuvieron ajustados a la obra presupuestada por el propio Ministerio de Salud.

“El anterior diseñador había presentado dos diseños del nuevo Hospital pero no fueron aprobados por el Ministerio. Yo también envié un diseño para un edificio de cuatro pisos pero el Ministerio lo devolvió, finalmente presenté un diseño de un edificio de dos pisos tal y como lo pedía el Ministerio. Nuestros dos diseños anteriores fueron por $33 mil millones, pero al final la Gobernación para no correr el riesgo de perder los recursos que había gestionado en el Ministerio solicitó que los diseños fueran para un proyecto de $25 mil millones, por lo que nosotros tuvimos que diseñar con esa restricción en el presupuesto”, indicó Ciro Ardila.

En mayo del 2015, el Hospital Regional de San Gil suscribió un contrato de consultoría por $110 millones con la Corporación Sersocial, Mauricio Tarazona para realizar el diseño y los estudios arquitectónicos y estructurales de la nueva ESE.

Aunque el contrato de Consultoría estaba previsto para ser ejecutado en tan solo cuatro meses, los diseños finales del hospital solo se entregaron tres años después, incluso en octubre del 2016, Sersocial desistió del contrato y se lo cedió a la firma Arquitektona, representada legalmente por Ciro Ardila.

Sersocial fue la misma Corporación que en la administración de Luis Francisco Bohórquez ejecutó el contrato de $800 millones para realizar el diseño de reconstrucción de los centros de salud de Bucaramanga. Aunque el contratista recibió todo el dinero del contrato, al final el Ministerio de Salud no aprobó ninguno de los diseños.

El representante de la firma encargada de los diseños del nuevo Hospital de San Gil, afirmó que el contrato se ejecutó con “restricción en el presupuesto”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad