jueves 30 de mayo de 2019 - 11:50 AM

Extinción de dominio contra bienes de exdirectora de la CAS y otro exfuncionario

Por hechos de corrupción en la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, la Fiscalía General de la Nación ordenó extinción de dominio a bienes de algunos de los investigados, entre los que figuran propiedades de Flor María Rangel, exdirectora de dicha entidad.
Escuchar este artículo

Los 11 inmuebles sometidos a estas medidas cautelares son pertenecientes a exdirectores y funcionarios de la CAS. Según la Fiscalía, habrían sido adquiridos mientras se presentaron supuestas irregularidades de contratación en la entidad y con dineros producto del presunto actuar ilícito.

“Con estos indicios, la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio de la Fiscalía, impuso medidas cautelares de embargo, secuestro y suspensión del poder dispositivo a 11 inmuebles que pertenecerían a los exdirectores de la CAS, Flor María Rangel y Héctor Murillo; y a otros exfuncionarios vinculados a las indagaciones”.

Dichos bienes, que se encuentran avaluados en mil millones de pesos, fueron ocupados en diligencias realizadas en Bucaramanga, San Gil y Barichara. Desde ahora quedarán a disposición de la Sociedad de Activos Especiales, SAE.

“Entre los inmuebles afectados sobresalen una unidad residencial de apartamentos ubicada en San Gil y algunas casas en Barichara”, informó la Fiscalía a través de un comunicado.

Proceso por peculado

En el proceso judicial, la Fiscalía General le imputa a la exdirectora de la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, Flor María Rangel, el delito de peculado por apropiación y contratación sin cumplir el lleno de los requisitos legales, de un contrato suscrito con la Unión Temporal Barrancabermeja en 2011, con el fin de reforestar y aislar varios predios considerados estratégicos en términos ambientales. Estos contratos superan los $3 mil millones.

Por esos mismos delitos, el ente de control le endilgó cargos a Elber Ardila, director encargado de la CAS en 2011; Héctor Murillo, exdirector de la CAS, y al exjefe de rentas de la Gobernación; y Óscar Pereira, ex subdirector de gestión ambiental de la CAS y cuñado de Mónica Barrera, (esposa del exgobernador Hugo Aguilar).

La investigación

La Fiscalía investiga las razones por las cuales en febrero de 2014, cuando la Contraloría General de la República indagaba el caso, este contrato había tenido varias suspensiones y prórrogas, esto con el agravante de que se giraron el 90% de los recursos, equivalentes a $3.075 millones, sin que se hubiera ejecutado al menos el 50% del objeto. Precisamente, $1.300 millones fueron entregados 15 días después de que se hubiera posesionado Rangel en el cargo, pese a que ya se había advertido que había problemas en la ejecución.

Por vencimiento de términos, la exdirectora de la CAS, Flor María Rangel recuperó la libertad en diciembre del año pasado, tras casi tres años de prisión. Sin embargo, continúa vinculada al proceso judicial por presunta corrupción.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad