miércoles 08 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Alcalde de Bucaramanga le pone otro ‘pero’ a su suspensión

No hay vuelta atrás. A Rodolfo Hernández le tocará dejar su cargo como alcalde de Bucaramanga y en su reemplazo estará Manuel Azuero, así quedó ratificado por el Gobernador de Santander.

El alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, en uno de los momentos más controvertidos que ha tenido su periodo de gobierno, le exigió ayer transparencia al gobernador de Santander, Didier Tavera, con quien ha sostenido una fuerte confrontación en los últimos días.

De acuerdo con Hernández, no existe suficiente claridad con las últimas disposiciones emitidas por la Administración Departamental con respecto a su continuidad como mandatario de los bumangueses. Por lo que ayer envió una carta dirigida al gobernador Tavera solicitándole que le presentara ante su despacho, el oficio en el que se esclarezca el alcance jurídico y administrativo que tendrá la aplicación a la sanción disciplinaria elevada por la Procuraduría General de la Nación. Es decir, Hernández pide saber si se encuentra suspendido de su cargo.

Lea también: Procuraduría confirmó suspensión provisional del alcalde de Bucaramanga

De esta manera, según el mandatario local, podrá “proceder conforme a derecho y acatarla con el respeto debido”.

Mantiene el encargo

Al cierre de esta edición, Tavera ya tenía lista la respuesta a la comunicación de Hernández. Se confirma la radicación de la resolución número 5915 del 6 de mayo de 2019 en la Oficina de Correspondencia de la Alcaldía de Bucaramanga, así como la vigencia y los efectos jurídicos de la resolución número 19598 del 30 de noviembre de 2018, donde se designa provisionalmente como alcalde de Bucaramanga a Manuel Francisco Azuero Figueroa, quien actualmente es jefe de Gobernanza de la Alcaldía.

Lea también: ¿Por qué el alcalde de Bucaramanga insiste en desafiar los fallos judiciales?

Adicionalmente, se exige acatar la decisión contenida en la sentencia del 28 de marzo de 2019, proferida por el Consejo de Estado, al igual que el Auto del 6 de mayo de 2019 expedido por la Procuraduría Primera Delegada para la Vigilancia Administrativa.

En este último, precisamente, se confirma que la suspensión como medida cautelar del alcalde Rodolfo Hernández recobra vigencia y por tanto se debe acatar.

En otras palabras, el decreto cobra vida y “todo vuelve a su estado jurídico inicial”, Hernández deberá completar los más dos meses de suspensión que faltaron al momento en que el Tribunal Administrativo de Santander interrumpió la decisión.

Sin fechas fijas

Anoche, tal y como lo confirmó Vanguardia, Manuel Francisco Azuero Figueroa, en condición de destinatario de la actuación administrativa, solicitó al gobernador Tavera aclaración sobre la vigencia de la suspensión para determinar con certeza el periodo que fungirá como alcalde encargado en la capital santandereana, debido a que para “el Municipio la falta de claridad en el acto administrativo puede generar inconsistencias e inconvenientes administrativos”.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad