jueves 26 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Barristas de Bucaramanga se graduaron como promotores de turismo, paz y convivencia

Como una alternativa para construir una mejor ciudad y forjar un barrismo más tolerante, el pasado 19 de septiembre, 45 hinchas de las barras más importantes de la ciudad culminaron las 80 horas que correspondían a los diplomados de paz, gestores de turismo y convivencia.
Escuchar este artículo

Desde marzo, el proyecto ‘Aguante la barra’, una iniciativa liderada por la Alcaldía de Bucaramanga y el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, inició con los diplomados que buscaban, no solo unir a los hinchas de las diferentes barras de la ciudad como lo son Fortaleza Leoparda Sur, Barón Rojo, Los del Sur, La Gran Familia y Disturibio Rojo, sino brindarles herramientas para la transformación social.

David Cabellero, integrante de la barra Barón Rojo y quien participó del diplomado, aseguró que el curso permitió que las tensiones y rivalidades entre las barras de la ciudad se dejaran a un lado para construir, desde sus diferencias, espacios de paz, tolerancia y educación.

“Esto es mostrarle a la ciudad la otra cara del barrista, de que sí se puede trabajar, que puede haber un fútbol en paz. Lo primordial de este diplomado fue lograr la tolerancia y la convivencia al ingresar. Trabajar con las barras con las que nunca habíamos convivido, eso fue lo primero que aprendimos. Luego vimos temas de fotografía, reportajes, radio, entrevistas, caricatura, temas de comunicación y debate público”, expresó Caballero.

Aunque pueden llegar a parecer cosas mínimas, todas estas acciones se volvieron importantes para lograr que una comunidad tan estigmatizada como los barristas, se abriera paso a demostrar que son personas que tienen mucho que aportar a la sociedad.

Por eso, a pesar de que muchos de ellos tenían compromisos, trabajos y obligaciones, estos jóvenes decidieron cumplir la cita cada martes y miércoles de presentarse por tres horas en el Centro Cultural del Oriente para formarse y convertirse en ciudadanos más preparados dispuestos a aportarle a Bucaramanga.

Ahora que se graduaron, han aprendido a ser más tolerantes y tienen conocimientos básicos sobre el turismo, la cultura y la historia de la ciudad, el reto es empezar el trabajo y transmitir el mensaje a los demás compañeros e integrantes de las barras.

“Desafortunadamente la capacidad del diplomado no alcanzaba para todos los barristas, entonces hay que transmitir todo lo que aprendimos, ojalá esto siga por parte de la Alcaldía y que cada vez se pueda llegar a más integrantes, no solo a los de mi barra, sino a los de las otras”, manifestó Caballero.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad