sábado 07 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

El ‘golpe’ al bolsillo que deja la salida de las rutas complementarias

A los usuarios les ‘desvela’ la forma en cómo se va a garantizar la prestación del servicio en zonas aisladas, ya que esto les representa un incremento de más del 100% para acceder al transporte público legal.
Escuchar este artículo

Una semana después y los residentes del área metropolitana de Bucaramanga siguen haciendo cuentas para que sus ingresos no se vayan solo en el pago del transporte.

La terminación de la prueba piloto de las 14 rutas complementarias que permitían conectar a los usuarios del transporte público colectivo con el Sistema Integrado de Transporte Masivo, pagando tan solo un pasaje, fue el más duro golpe que hayan podido recibir en los últimos meses. Si en un día pagaban solo $4.900 ida y vuelta, ahora tendrán que pagar $9.800; es decir, el doble de lo presupuestado diariamente.

Así como esta decisión no es rentable para la ciudadanía, para Metrolínea y la Alcaldía de Bucaramanga, según declaraciones entregadas a Vanguardia, tampoco era rentable sostener un modelo que ya estaba en contrarreloj y debía operar de manera sostenible bajo un esquema de control de recaudo y operación centralizado; el cual no se pudo concretar porque las empresas transportadoras no firmaron el respectivo acuerdo y, en consecuencia, se decidió darle fin el pasado 30 de noviembre a los convenios colaborativos que se mantenían en vigencia.

Lea también: Hoy desmontan las 14 rutas complementarias, ¿Qué harán ahora los pasajeros?

La molestia es notable

Estas 14 rutas, que se suponía darían paso a un modelo de complementariedad operativa y financiera, fueron establecidas, principalmente, para atender a los usuarios de Girón, Ruitoque y Norte de Bucaramanga, así como otras tantas zonas que se encuentran fuera del área de cobertura de Metrolínea.

Los más afectados, a simple vista serían los 40 mil usuarios que se movilizaban con este proyecto, porque ahora deben buscar nuevas alternativas, si las brindadas por los entes correspondientes no les funciona. Todo esto se traduce en sobrecostos y tiempos adicionales.

Lea también: ‘Cerca de 40 mil pasajeros dejarían de movilizarse en rutas complementarias’

Plan de contingencia

De acuerdo con lo anterior, como contingencias Metrolínea amplió la cobertura de la ruta AN1 y puso en operación una nueva, la ruta AN2, para darle prioridad a la población del Norte de la capital santandereana.

Según Emilcen Jaimes, gerente del ente gestor, desde el pasado lunes 2 de diciembre con estas dos rutas, las validaciones en el Norte de Bucaramanga pasaron de 400 a 860. Es decir, las validaciones en día hábil no descendieron, sino que por el contrario incrementaron.

El Área Metropolitana de Bucaramanga, por su parte, presentó el esquema de las 11 rutas del transporte colectivo que retornaron al servicio, luego de que fueran suspendidas por la operación de las complementarias.

Frente a esto, la comunidad no está muy conforme debido a que varias de las anunciadas no han empezado recorrido y, por eso, el servicio de transporte en ciertos puntos de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta es pésimo.

La ingeniera Maritza Niño Rojas, subdirectora de Transporte del Área Metropolitana de Bucaramanga, frente a estos comentarios, señaló que “como autoridad ya notificamos a las empresas acerca de la obligatoriedad de empezar a implementar estas rutas que ya estaban establecidas, desde el 1 de diciembre”.

No obstante, “estamos haciendo supervisión y control frente a las mismas. Ya que los actos administrativos están en vigencia. A quienes no cumplan, nosotros tomaremos las medidas pertinentes”, subrayó la funcionaria.

Voces de la comunidad

Nelly Bohórquez Angarita: “Vivo en Cristal Bajo y me ha tocado pagar doble pasaje. Si uno va a salir toca incrementar el gasto. Exigimos que vuelvan las rutas complementarias”.

Génesis María García: “Para llegar al centro de Bucaramanga tuve que gastar dos pasajes y para devolverme será lo mismo. Trabajo de lunes a sábado, o sea que solo en la semana me gastaré $60.000 en transporte y solo me ganó $800.000 en el mes”.

Gina Cubides: “Es un golpe económico bastante fuerte. Con $5.000 podíamos movilizarnos entre un sitio y otro; ahora ese mismo recorrido nos cuesta el doble y con un sueldo mínimo no es rentable porque no alcanza”.

María Inés Vesga: “Pagar doble pasaje es muy difícil y la salida de las rutas complementarias realmente nos afecta demasiado. La situación está muy difícil”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad