lunes 20 de marzo de 2023 - 12:00 AM

Los secretos no contados de los cóndores del páramo del Almorzadero en Santander

Expertos del Parque Jaime Duque le hacen seguimiento a varios ejemplares de esta especie en vía de extinción, que habitan el páramo del Almorzadero en Santander. Se busca conocer más acerca de su modo de vida en las montañas.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Con ayuda de cámaras ‘trampa’ desde hace cerca de cuatro años se desarrolla un programa de monitoreo con estas aves en los municipios de Cerrito y San Andres, en Santander.

Se trata de cerca de 21 cóndores andinos que habitan, entre otras, las veredas El Mortiño, Tierra Negra y Cruz de Piedra en Cerrito y sobrevuelan el sector rural de Ancá en San Andres.

Tras la firma de un pacto entre el parque Jaime Duque, la Asociación Campesina Coexistiendo con el Cóndor, Acamco, y habitantes de la zona de influencia de estos animales se logró que estos últimos se comprometieran con la protección del cóndor luego de varios casos de muertes de aves por ingesta de carne envenenada.

Precisamente, durante 2018, Illika y Dasán, hembra y macho de cóndores resultaron envenenados tras comer un trozo de carroña. Ellos fueron atendidos por un veterinario de la zona, Bomberos y Policía mientras un helicóptero de la Fuerza Aérea viajó a rescatarlos. Tras 57 días de tratamientos y lucha contra el veneno, los animales fueron liberados en las gélidas montañas del Páramo del Almorzadero en Santander.

Lea también: Alas de libertad en Santander: el regreso a casa de Illika y Dasán

Los resultados del monitoreo

De acuerdo con el especialista en monitoreo del Cóndor de Los Andes del parque Jaime Duque, Carlos Andrés Suárez, se implementó el sistema de monitoreo con cámaras para entender la dinámica de convivencia de los animales y conocer cómo está constituida su población en el páramo del Almorzadero.

Suárez Grimaldos indicó que los animales son alimentados en comederos especiales, ubicados en partes altas de la montaña, y se les ofrecen presas muertas de especies de ganado vacuno y ovino, algunas que mueren por causas naturales y otras que son sacrificadas para “ayudar a salir a la población de cóndores del estado crítico de extinción en el que se encuentra”. En las plataformas de alimentación se ubican las cámaras que captan la ‘intimidad’ de las aves.

Uno de los hallazgos tras el monitoreo es que la veintena de cóndores emigra del Almorzadero durante noviembre y diciembre cada año. “Les preguntamos a los campesinos y nos dicen que en esta época las aves se ‘pierden’. No sabemos a ciencia cierta a qué lugar se dirigen pero por los resultados de los radares que llevan consigo Illika y Dasán sabemos que los adultos recorren largas distancias hasta lugares como la Sierra Nevada de Santa Marta y alcanzan alturas de vuelo de hasta 6.300 metros y los más jóvenes se desplazan a lugares más cercanos como la Sierra Nevada del Cocuy. Ellos regresan al páramo a finales de enero o inicios de febrero”, manifestó el especialista en monitoreo.

En cuanto a los hábitos alimenticios de las aves se sabe que consumen carroña de mamíferos medianos y según cifras de biólogos, un cóndor puede ingerir hasta un kilo y medio de carne durante cada comida.

Se evidenció en la investigación que muchos de los ataques a crías de cabras y ovejas, que habían sido atribuidas a los cóndores, fueron obra de manadas de perros que no tenían control por parte de sus tenedores. Esta evidencia llevó a los campesinos a cambiar la mentalidad acerca de las aves.

Por la topografía de las montañas en las que viven estos animales es dificil la tarea de los investigadores para hallar nidos. Sin embargo, la Fundación Parque Jaime Duque encontró en Santander el tercer nido activo de cóndores del que se tenga noticia en Colombia. El segundo hallazgo también se registró en el Almorzadero. “Llegamos hasta el nido, lo inspeccionamos pero lamentablemente nos dimos cuenta que el huevo no había sido fertil. Recogimos las cáscaras y estas fueron enviadas a análisis de laboratorio para conocer más acerca de las condiciones en las que se adelanta la reproducción”, indicó el médico veterinario Carlos Andrés Suárez.

No obstante, el experto reveló que cuando una pareja de la especie encuentra un lugar para anidar ahuyenta a los demás integrantes de la población y se concentrade tiempo completo en el cuidado del huevo. Es de resaltar que, en promedio, un ahembra de cóndor pone un huevo cada dos años.

Suárez Grimaldos expresó que pese a lo poco que se ha podido indagar de la reproducción de los cóndores en Santander la población creció en los últimos años ya que en los procesos de observación es comun ver ejemplares de cóndor jóvenes y subadultos.

De los 21 cóndores monitoreados por el experto cinco son hembras adultas, cinco hembras subadultas, tres hembras juveniles, cuatro machos adultos, tres subadultos y un macho juvenil. “Lo que nos preocupa es que la mayor cantidad de animales son hembras y como sabemos el cóndor es un animal monógamo por lo que cada una de ellas necesitaría de un macho para formar pareja y reproducirse. Hay un desbalance evidente en este caso”, enfatizó el médico veterinario.

Le puede interesar: Los guardianes del cóndor del páramo del Almorzadero en Santander

Turismo para proteger al cóndor

Con recursos de las entradas de visitantes al parque Jaime Duque se apoyan lor procesos de sostenimiento de la alimentación de los cóndores, no obstante, el veterinario Carlos Suárez estableció un programa de visitas guiadas en donde los turistas del Almorzadero pueden avistar al cóndor, conocer el refugio de Alta Montaña El Salto de la vereda El Mortiño y donar, según su voluntad, un aporte para que el programa de protección de la especie continúe. Entre otros, el dinero se invierte en compra de animales muertos a propietarios de fincas que sirve de alimento a las aves.

Uno de quienes decidió convertirse en ‘guardacóndores’ es Gilberto Conde, un campesino que conserva su atuendo típico de ruana de lana de oveja, sombrero de ala ancha y un machete en su pretina, pero ahora es común verlo con una cámara de fotos semiprofesional colgada en el cuello.

Con el equipo de fotografía, el hombre ha podido inmortalizar momentos de vuelo y alimentación de los animales y a la fecha vela porque la especie se mantenga y se proteja.

Por su parte, la líder de la Asociación Campesina Coexistiendo con el Cóndor, Acamco,, Doris Torres, dijo que “cada vez hay más familias comprometidas con la conservación del cóndor. Hay cerca de 10 familias que hacen parte del proyecto y ven a esta ave insignia como un aliado. Cada vez son más numerosos los avistamientos en el refugio El Salto. Hemos llegado a ver hasta grupos de 25”.

La líder social añadió que “la apuesta por la conservación ha valido la pena y tanto los medios de comunicación como las autoridades han puesto los ojos sobre esta zona y el turismo en torno al cóndor ha comenzado a incrementarse. Durante los últimos años hemos tenido visitas de países como Suecia Inglaterra, España e Italia”.

Además de las visitas guiadas, los turistas pueden disfrutar de platos preparados por los campesinos como ovejo, cabro, chocolate y agua de panela para hacer frente a las bajas temperaturas del sector.

Un nuevo ‘refugio’ para el cóndor

Durante la primera semana de marzo de este año en la vereda Ancá del municipio de San Andrés, en García Rovira, voceros de la Fundación Parque Jaime Duque se reunieron con campesinos de la zona para despejar dudas acerca de la infarestructura que se estaba instalando en uno de los predios por parte de la entidad.

“Se les explicó que el Parque llegó a este sector porque hace algunos años en conjunto con la Acamco se logró pasar un proyecto a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, en donde cuatro países, entre ellos Colombia ganó un premió económico que tendría que ser destinado para la compra de un predio donde existiera alguna especie en peligro de extinción y que el terreno se destinara para la protección del mismo”, relató Suárez Grimaldos.

De acuerdo con el informe, en dicho predio se está forjando un ‘plan piloto’ en el que se está mostrando al campesino que puede producir con su trabajo pero también puede conservar esta ave insignia. El terreno fue llamado Reserva Natural de la Sociedad Civil Piedra del Cóndor y que a la fecha se encuentra en proceso de declaración como reserva.

En el lugar se busca replicar el trabajo que se adelantó en El Mortiño donde se promueve el turismo de la mano del campesino y se busca la protección del cóndor, de las demás especies de la zona y las visitas sostenibles y amigables con el Medio Ambiente.

Expertos de parque Jaime Duque le hacen seguimiento a varios ejemplares de esta especie en vía de extinción, que habitan el páramo del Almorzadero en Santander. Se busca conocer más acerca de su modo de vida en las montañas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Comunicador social - periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Llega a Vanguardia en el 2012 al equipo web, trabajando en temas de movilidad e infraestructura. Ganador del premio departamental de periodismo Luis Enrique Figueroa en la categoría mejor trabajo audiovisual para Internet, en los años 2016 y 2021 y del Premio Silvia Galvis 2021.

@milvelosa

mvelosa@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad