lunes 02 de noviembre de 2020 - 1:00 AM

Santander, paraíso para las aves

El “pajareo” o avistamiento de aves es una de las actividades que más disfrutan los santandereanos y que ha atraído a extranjeros y nacionales: tanto a los biólogos que trabajan en conservación como a los amantes de las aves.
Escuchar este artículo

Alrededor de unas 900 especies de aves surcan los cielos de Santander según una investigación de “Santander Bio” del 2018.

El número de aves que habitan en Santander reflejan la gran biodiversidad de la región.

Solo en el área metropolitana se pueden apreciar desde mansas palomas hasta imponentes aves de rapiña.

caracara cabaciamarillo / Foto: Marco Valencia
caracara cabaciamarillo / Foto: Marco Valencia

Incluso, en lugares como el parque de Los Niños de Bucaramanga han sido captadas aves como el caracara cabaciamarillo o halcón garrapatero, mientras que en zonas como la vía a Girón algunos han avistado el intimidante gavilán pollero.

Gavilán pollero / Foto: Marco Valencia
Gavilán pollero / Foto: Marco Valencia

Si en las zonas urbanas se logra apreciar la belleza de estos animales, en los bosques más retirados de la ciudad revolotean muchos más plumíferos de todos los tamaños y colores, todo un espectáculo de la naturaleza.


Además, en la región se adelantan proyectos de conservación con las comunidades, la mayoría de ellas, comprometidas con el cuidado de las aves, principalmente del cóndor, nuestra ave insignia. A continuación, expertos le cuentan sobre el avistamiento de aves, las maravillosas especies y subespecies y los espectaculares lugares donde puede verlas en Santander.


Las alas de Lebrija


Una leyenda indígena cuenta que cuando un colibrí aparece es porque un ser espiritual está de visita.


A la finca Manantial de la Aurora van muchos de ellos. La finca es una reserva natural donde Claudia León adelanta un proyecto de conservación y turismo con el apoyo y orientación de la Alcaldía de Lebrija.


Claudia ve venir a los colibríes, en apariencia frágiles, pero realmente fuertes, trabajando todo el día, veloces, con su aleteo de 50 veces por segundo y que en momentos especiales puede llegar hasta cien.

$!Foto suministrada: Claudia León
Foto suministrada: Claudia León

Foto: Amazilia castraneiventis - Rolf Simonsson

Y si escuchamos a los indígenas, uno de esos colibríes espirituales puede ser Luis Eduardo León.

“Cuando llegamos a vivir con mi esposo a la finca, mi papá estaba muy enfermo y vino a vivir conmigo. Le gustaba estar sentado frente al jardín y me pidió que sembrara muchas plantas para poder ver los colibríes. Mi papá falleció hace dos años y ahí es cuando inicia este proyecto”, cuenta Claudia.

Como hija única, fue difícil para ella dejar ir a su papá: “para mí fue sanador transformar ese dolor en vida, en algo que trascienda. Me propuse desde ese momento hacer un inventario y conté con la valiosa colaboración de Claudia Infante Bióloga de la Uis y Rolf Simonsson fotógrafo con amplia experiencia mundial en el avistamiento de aves. Nuestro propósito ha sido cuidar y reforestar esta reserva ya hemos sembrado más o menos cuatro mil árboles con apoyo de la comunidad y de la Cdmb”.

Luchito, quien en vida adoró a estas maravillosas criaturas, es fuente de inspiración para la tarea titánica, pero necesaria, de proteger las especies de aves endémicas de la región.

Uno de estos esfuerzos ha sido, precisamente, la promoción del “pajareo” o avistamiento de aves, una actividad que atrae tanto a propios como a extranjeros y que ha tomado fuerza debido a la gran cantidad de especies que es posible divisar. Y una de las más bellas, los colibríes. El Manantial está ubicado en el Cerro de la Aurora, un lugar donde confluyen diferentes ecosistemas: la Serranía de los Yariguíes, de la Paz, el Magdalena medio y el embalse Topocoro, por lo tanto allí es posible avistar especies de ecosistemas altos y bajos es posible avistar las diferentes aves de la región.

$!Picumnus olivaceus / Foto suministrada: Julio César León
Picumnus olivaceus / Foto suministrada: Julio César León

Foto: Picumnus olivaceus, Julio César León

“Manantial de la Aurora, que será transformada en reserva de la sociedad civil, y cuyos principios educar para conservar el medio ambiente y desarrollar la economía local por medio del aviturismo, se busca mejorar las condiciones de vida de su comunidad, asolada tiempo atrás por la violencia, pero gracias a los procesos de paz hoy se ha transformado en una zona tranquila”, explica Claudia.

Y explica que la reserva natural cuenta con un registro que supera las 200 especies, con un potencial aún mayor.

Pueden encontrarse, entre las especies endémicas, la Amazilia castaneiventris; aves raras como el Lophornis delattrei; migratorias, Setophaga cerúlea; carpinteros raros, Piculus chrysochloros; además de tucanes.

“Como dato curioso, allí también allí se puede observar una ranita endémica, Allobates niputidea, descubierta en el año 2007, y cuyo simpático nombre lo adquirió cuando entre sus descubridores le preguntaban a la gente de la región: ¿Esto que puede ser? Y todos exclamaban... así, como quedó registrada”, concluye Claudia.

El cóndor en Santander, clave para Colombia

El biólogo Fernando Ayerbe-Quiñones le contó a Vanguardia sobre cuáles son las aves endémicas que más le llaman la atención de Santander.

“Las aves endémicas que más me llaman la atención de Santander son un colibrí que es muy pequeñito, verde por encima, con el vientre cafecito y la cola cafecita y está en ecosistemas secos como el Chicamocha; La otra es un cucarachero también endémico del Chicamocha. Son las aves más interesantes de Santander porque si uno quiere verlas tiene que ir a esa zona, no están en ningún otro lugar del mundo. Pero además, mi interés también está muy vinculado a la población de cóndores”.

$!Foto suministrada: Carlos Grimaldo
Foto suministrada: Carlos Grimaldo

El experto explica que en Colombia hay escasos núcleos reproductivos de esta especie: Sierra Nevada de Santa Marta, Serranía del Perijá y el norte de la Cordillera Oriental, que comprende parte del Páramo del Almorzadero.

“Además, el cóndor está en peligro en Colombia, entonces queremos hacer todo lo posible para salvar la especie”, explica.

¿Cuánto ha afectado el cambio climático a la población de aves?

“Es difícil estimar el impacto del cambio climático en las aves, todavía no se ha comprobado sus efectos en la avifauna colombiana; sí existen algunos modelos que advierten algunos riesgos, pero teniendo en cuenta la adaptabilidad de las aves, es complicado tener claridad sobre las afectaciones. Falta mucha más información. Por cuestiones de hábitat sí sabemos que la expansión agrícola rompe con la conectividad de los ecosistemas. Si dicha expansión es inevitable, debe tenerse en cuenta unos lineamientos ambientales, unas características originales básicas del ecosistema. Ver cómo funcionan los ecosistemas y diseñar las actividades productivas a partir de la funcionalidad ecológica del paisaje”.

Particularmente, ¿cómo se ha visto afectado el Cóndor?

“Él tenía unas poblaciones estables antes de la Conquista y con la llegada a América del ganado y de otras especies pecuarias como caballos, cabras y ovejas, el cóndor pudo haber tenido más alimento, pero con el tiempo se desarrolló un miedo a que los cóndores mataran el ganado.

Algunas creencias ficticias decían que el cóndor podía cargar un ternero y llevárselo porque era muy grande, otra, un poquito más acertada, era que los cóndores pueden matar terneros pequeños porque son capaces de hacerlo empujándolos hacia barrancos”.

$!Foto suministrada: Carlos Grimaldo
Foto suministrada: Carlos Grimaldo

El experto señala que los propietarios de ganado comenzaron a cazar al cóndor de manera masiva y es así como se extinguieron la mayoría de las poblaciones de Colombia. “En el suroccidente colombiano las poblaciones originales ya se extinguieron absolutamente todas, así como en la Cordillera Central. Hubo un programa de reintroducción del cóndor muy conocido a nivel nacional, pero como no había cóndores nativos en ciertas localidades donde los liberaron, el acople de esos nuevos individuos no fue fácil porque no tenía otros cóndores que conocieran esos paisajes, que les dieran información hacia dónde volar, o dónde había comida, entonces, por esta razón la mayoría de esos cóndores murieron”.

Ayerbe-Quiñones señala que de los cóndores que se reintrodujeron en Puracé (entre 16 y 22, no se conoce la cifra exacta) quedan una pareja estable y una hembra soltera.

“En Santander, según tengo entendido, se liberaron algunos cóndores y hemos visto imágenes por las redes sociales donde se han registrado hasta más de 10 cóndores al tiempo; eso es una excelente noticia, sobre todo porque hay individuos jóvenes, es decir, se están reproduciendo”.

El experto señala también que en Santander las comunidades están comprometidas con la protección del cóndor.

“Hace 50 años matar a un cóndor era algo normal, hoy en día es una cosa muy mal vista desde lo legal y desde las comunidades, esto es en buena parte gracias a la educación ambiental hecha por el Programa de reintroducción de cóndores. Hoy nadie va a matar un cóndor porque todo el mundo sabe que no se debe hacer. Los santandereanos tienen la fortuna de tener una población que se está reproduciendo y que la comunidad quiere conservar”.

Además, explica que si se dan las condiciones de educación ambiental, las poblaciones de cóndores podrían desplazarse hacia el sur, un gran proyecto a largo plazo para aumentar la población de cóndores en el sur de Colombia.

“Son proyectos de largo plazo, estamos hablando de 50 a 100 años. Las poblaciones pueden crecer y llegarían hasta el Nevado del Cocuy, que es un área protegida importante. Pueden llegar más al sur, incluso hasta Chingaza, donde hay una población grande de venados que podrían alimentar a estas aves, y desde ahí continuar su expansión a la Cordillera Central y más al sur. Por todo esto es que la población de Páramo del Almorzadero es estratégica para la conservación de la especie en el país”.

Aviturismo en la provincia comunera

Poblaciones de la provincia comunera se están convirtiendo en guardianes de las aves que adornan paisajes como los del Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes. Erick Gutiérrez Arguello es un ingeniero ambiental que desde 2018 trabaja por la protección de estos animales. Sueña con crear una fundación para el cuidado del medio ambiente.

Asegura que el trabajo que ha adelanta con comunidades de diferentes municipios ha sido maravillosa. “Las personas se admiran al saber que a sus alrededores no solo hay azulejos y palomas. Cuando empiezan a descubrir que hay muchas más especies, empiezan a querer saber cómo atraerlas y conservarlas. Se entusiasman tanto, que quisieran liberar todas las ave”.

$!Colibrí inca negro/ Foto suministrada: Erick Gutiérrez Arguello
Colibrí inca negro/ Foto suministrada: Erick Gutiérrez Arguello

Por esta razón, advierte que educar a las personas es fundamental para que cada acción favorezca al ecosistema. “Liberar una animal puede ser contraproducente si no hay una debida rehabilitación. Por ejemplo, hay loros que crean un fuerte vínculo con su dueño, y al separarlos podrían morir de pena moral”, comenta.


Entre las localidades donde mejor se puede apreciar aves están los bosques de Simacota, El Hato y Chima, además del embalse Aguilitas de Socorro. “Se pueden apreciar especies endémicas de la región, como la perdiz santandereana (Odontophorus strophium). También hay aves únicas de Colombia, como el colibrí inca negro (coeligena prunellei)”.


$!Perdiz santandereana / Foto suministrada: Erick Gutiérrez Arguello
Perdiz santandereana / Foto suministrada: Erick Gutiérrez Arguello

Gutiérrez afirma que según datos del Gobierno Nacional, Santander registra 15 especies endémicas. “Somos una región con un gran potencial para desarrollar ecoturismo en torno a las aves”.

No obstante, en el departamento se debe mejorar la infraestructura para facilitar el acceso a estos lugares. “Una de las mayores dificultades son las vías terciarias. En las inmediaciones de la serranía no hay ni siquiera placahuellas óptimas. Tal vez unas buenas carreteras puedan impulsar la construcción de hospedajes ecológicos”.

En Suaita existe familia que le apuesta a la conservación de los ecosistemas por medio de la educación, gracias a su emprendimiento Guttata Birding. Ofrecen servicios de observación de aves y realizan talleres educativos para generar una mayor conciencia ambiental.

Han realizado una exhaustiva identificación de unas 250 especies de aves en el entorno, para así ofrecer agradables travesías por bellos caminos que tienen diferentes niveles de dificultad y que atraviesan montañas y terrenos llanos.

$!Santander, paraíso para las aves

El aviturismo es una actividad para vivir con emoción y alegría, de integración, amor y respeto con la naturaleza, donde es recomendable el acompañamiento de un guía. “Salimos a las 5:00 a.m. y estamos regresamos al medio día para almorzar en el restaurante con todos los protocolos”, explica Lucy Rodríguez”, integrante de Guttata Birding.

La mujer resalta que ya llevan más de dos años de trayectoria ofreciendo este servicio de la mano de guías locales. “Todo ha sido un proceso, disciplina, estudio y capacitación”.

Uno de los senderos se llama Poasaque, por donde se pueden encontrar diferentes aves de interés como la Tapera naevia, Saucerottia cyanifrons, Spizaetus tyrannus, Cranioleuca curtatta, Masius chrysopterus.

$!Santander, paraíso para las aves

Entre tanto, por el Sendero El Encuentro, se tiene la posibilidad de ver pájaros como la Malacoptila mystacalis, Synallaxis cinnamomea, Catharus aurantiirostris y Ixothraupis guttata. Mientras que por el Sendero El Tigrillo se divisan aves como la Rupicola peruvianus, Coeligena prunellei, Atlapetes albofrenatus, Saltator atripennis, Melanerpes formicivorus y Aglaiocercus kingi.


Humedales del Magdalena Medio


El Madgalena Medio es una de las regiones más importantes para la biodiversidad, debido a su sistema de 69 humedales, por donde a lo largo del año vuelan tanto aves nacionales como migratorias como el águila pescadora, la tijereta y halcones.


Desde hace tres años el proyecto Avitupeque de Barrancabermeja les sigue el rastro a las aves neotrópicas. Jaime Harnache, quien lidera esta iniciativa, asegura que en la zona se han caracterizado más de 140 especies, de las cuales 120 son propias y las otras migratorias. “Son aves de ciénaga que no se van a ver en otros lugares como el páramo, por ejemplo, aquí tenemos el atramoscas que es endémico de la región”.


$!Foto: Suministrada / Jaime Harnache
Foto: Suministrada / Jaime Harnache

Una de las claves para el desarrollo del proyecto de conservación ha sido el trabajo con los pobladores. “Nosotros tenemos puntos de observación, la comunidad nos ha brindado conocimiento porque son quienes viven allí y saben que aves se encuentran en cada época del año y sus costumbres”.

De esta forma, se ha fortalecido el turismo comunitario. “Es una cadena. Nosotros traemos los turistas y por ejemplo los pescadores ofrecen el servicio de canoas para apoyarnos en el recorrido”, explica Jaime Harnache. Este modelo no solo ha servido para mejorar la economía de la región, sino para cuidar la naturaleza. “Muchas personas tenían creencias de que había que matar aves porque pensaban que eran afrodisiacas, pero les hemos ido enseñando que no se debe hacer sino que también pueden obtener beneficios conservándolas”.

$!Foto: Suministrada / Jaime Harnache
Foto: Suministrada / Jaime Harnache

Igualmente, a las visitantes se les recalca la importancia de mantener en perfecto estado las ciénagas y ríos. “Si se nos acaban los humedales, se nos acaba toda la diversidad de aves, que cada día corren riesgo de extinción”, advierte el experto.


En la zona del Magdalena Medio existen operadores turísticos que ofrecen los servicios. Sin embargo, hace falta mayor voluntad política para aprovechar estas iniciativas. “En Santander estamos intentando hacer una guía con la información detallada de las aves del departamento, como lo han hecho en otras partes del país. Realmente necesitamos apoyo del Gobierno y más ahora cuando el turismo ha sufrido un impacto muy fuerte por la pandemia”, afirma Harnache.


Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad