lunes 03 de junio de 2019 - 12:00 AM

¿Se agudizan las enfermedades por el cambio de clima?

De acuerdo con Fernando Mantilla, epidemiólogo del Hospital Universitario de Santander, HUS, cada año las enfermedades infecto-contagiosas aumentan hasta mitad de año. Según el profesional, el cambio de clima incide en el aumento de los casos.
Escuchar este artículo

Según cifras del Observatorio de Salud de Bucaramanga, en los últimos meses los casos de dengue y enfermedades respiratorias agudas, en Bucaramanga, han aumentado. ¿Se debe esto al cambio de clima?

Fernando Mantilla, epidemiólogo del Hospital Universitario de Santander (HUS), indica que en los primeros meses del año, hasta junio o julio, las infecciones respiratorias altas y bajas, rinofaringitis, neumonías o gripes así como las enfermedades relacionadas con vectores, como el dengue, zika o chikungunya, son muy frecuentes.

De acuerdo con el Ideam, desde mediados de marzo hasta mediados de junio aumenta la posibilidad de que se registren lluvias en el país, especialmente en la región andina.

Para la Secretaría de Salud el periodo de lluvias coincide con la aparición de patologías respiratorias o infecciosas.

Lea además: ¿Qué le pasa al clima de Bucaramanga?

Aumentan los casos

Con base en las cifras entregadas por el Observatorio de Salud de Bucaramanga, hasta la fecha se han reportado 548 casos de dengue. Según el informe, la enfermedad tuvo un aumento en su incidencia desde el mes de abril hasta principios de mayo.

En 2018 se reportaron 612 casos, en todo el año.

Frente a chikungunya se han reportado 10 casos hasta la fecha y ocho de zika.

En cuanto a las infecciones respiratorias agudas, el Observatorio de Salud reporta 675.517 casos de personas que han acudido por consulta externa o urgencias a alguna de las IPS del municipio.

Para 2018 se habían reportado 432.669 casos.

¿Cómo cuidarse?

Según el epidemiólogo del HUS, lo más importante es impedir que el virus o la bacteria entre al cuerpo.

“Las vacunas son la mejor forma de proteger nuestro organismo. Algunas como la de la influenza, el neumococo o el meningococo se recomiendan para personas que tienen una capacidad inmunológica baja, o sea personas mayores de 60 o niños”, explica Mantilla.

El uso del tapabocas es indispensable.

“Cuando las personas ya están enfermas, que comienzan a toser o estornudar, es vital cubrirse la boca para evitar la contaminación microbiológica emitida por la boca y la nariz. Si no tiene tapabocas ponga el codo para estornudar y no la palma de las manos”, detalla.

Usar pañuelos desechables en lugar de los pañuelos de tela también es importante.

¿Nos enfermamos por el cambio de clima?

Para Mauricio Orozco Levi, jefe del Centro para el Cuidado de la Salud Respiratoria del Hospital Internacional de Colombia, HIC el cambio de clima no es considerado como una causa directa de síntomas o enfermedades respiratorias.

De acuerdo con el profesional de la salud, hay tres formas en que los cambios de temperatura pueden producir síntomas respiratorios, inducir a alguna enfermedad respiratoria o agudizar una enfermedad respiratoria crónica.

En primer lugar, pasar de aire frío a aire caliente. “Cuando esto sucede nuestros bronquios responden al cambio de temperatura dilatándose o contrayéndose. Si las personas son asmáticas, tienen bronquitis crónica o alguna enfermedad respiratoria esos cambios de temperatura pueden hacer que sus bronquios se cierren más”, asegura.

Le puede interesar: Por primera vez Bucaramanga registró aire “dañino” para la salud

Así mismo, según el especialista, la lluvia ácida también afecta negativamente las vías respiratorias.

“Cuando llueve, en ciudades donde la contaminación ambiental, gases o polución del aire son elevadas, puede precipitarse junto con el agua, caída de ácido sulfúrico y de otras sustancias. Al inhalar ese vapor se va a producir una respuesta bronquial. En personas enfermas se pueden notar más síntomas”, explica.

Finalmente, pasar de frío a calor en zonas donde haya polvo, minerales, sustancias químicas o elementos vegetales también puede resultar nocivo. “Cuando se da este cambio en la temperatura, se levanta una nube de vapor de la cual podemos inhalar partículas que induzcan alergia bronquial o alguna infección”, describe.

“Los cambios de temperatura no son malos. Todo lo que es vapor y precipitación por condensación puede hacer que inhalemos sustancias que están en el ambiente. ¿Dónde se enferma más la gente? En donde hay más contaminación y más elementos que pueden evaporarse o nebulizarse con el vapor. Aquellas personas que tienen enfermedades respiratorias de base son más susceptibles”, añade.

¿Sol y lluvia?

En los últimos días en el área metropolitana se han registrado variaciones climáticas. Si amanece lloviendo horas más tarde puede salir el sol o viceversa. ¿Estos cambios afectan la salud?

Orozco Levi responde que los cambios de temperatura por vaporización o por precipitación pueden inducir que las sustancias se inhalen a los pulmones.

“Si hace sol, llueve y vuelve a salir el sol es una situación que nos pone en riesgo de inhalar sustancias contaminantes que pueden terminar en una enfermedad respiratoria”, dice.

Para evitar enfermarse lo más importante es protegerse de no inhalar ese ‘bao’ que se forma en la calle.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad