sábado 17 de abril de 2021 - 12:00 AM

La reforma tributaria, ‘un golpe’ duro al bolsillo de los hogares

Los gremios del sector agro dicen que el proyecto afecta el encarecimiento del costo de los alimentos, el crecimiento de la informalidad en el campo y la posición de desventaja del producto nacional frente a los importados.
Escuchar este artículo

El proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible, el cual busca reformar el esquema tributario en el país, con el fin de incrementar el recaudo y aliviar el déficit fiscal, trae consigo una serie de iniciativas y propuestas que podrían tener un impacto considerable sobre los consumidores, el tejido empresarial y la economía en general.

Si bien la tributaria no gravará los productos básicos de la canasta familiar, sí la eliminará de la categoría de bienes exentos y pasará excluidos. Esto llevaría a que insumos para la producción de alimentos como el arroz, la carne, el pollo, los huevos, el cerdo, la leche y el pescado, van a tener un sobrecosto que en algunos sectores de la cadena de alimentos será entre el 5% y el 10%, valor que a la final lo tendrá que pagar el consumidor.

Además, este proyecto de ley pondrá en desventaja la producción nacional, debido a que los productos importados entrarían al país sin IVA en su cadena de producción. Esto es una gran amenaza para las empresas productoras de alimentos en Colombia

Lo que más temen los gremios es que el proyecto de ley deje el terreno abonado para que la informalidad crezca aún más en el campo colombiano.

IVA a los plásticos
La tributaria del gobierno de Duque propone un impuesto a los plásticos de un solo uso utilizados para envasar, embalar o empacar bienes. No obstante, Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos, manifestó que este sería realmente un impuesto sobre todos los productos que están empacados en plásticos, por ejemplo, arroz, café, granos, azúcar, leche, queso, bebidas, galletas, snacks, papel higiénico, productos de limpieza, elementos de aseo y de tocador, cosméticos, entre muchos otros.
La tarifa del impuesto puede significar hasta el 50% del valor del envase o empaque, lo que podría significar cerca del 5% de incremento en los precios de muchos productos de la canasta básica, anotó Mitchell.
“Resulta positivo el enfoque de economía circular en la no causación del impuesto a empaques y envases de plástico por parte de las empresas que demuestren resultados de reciclaje. Sin embargo, su aplicación quedaría condicionada a la discrecionalidad en la reglamentación por parte del gobierno, lo cual representa un riesgo alto”, afirmó Mitchell.
Acoplásticos proponemos que el alcance de la propuesta se extienda para incluir también los empaques de papel, cartón o vidrio, toda vez que los esfuerzos en materia de reciclaje y sostenibilidad competen a todos los actores.
Huevos y pollos más caros
Si el Congreso de la República aprobara la tributaria como la propuso el Gobierno Nacional, en el caso del pollo y huevo, sus precios tendrían un incremento promedio de $350 el kilo y $20 unidad, respectivamente, advirtió Fenavi.
“Resulta imposible pensar que, hoy cuando la devolución del IVA en la producción de huevo y pollo representa aproximadamente $1 billones, el cual no pagan los consumidores, no tendría ningún efecto. Esto implicará que el consumidor pague un IVA oculto en los costos de producción superior al 5%”, aclaró Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi.
Actualmente, la rentabilidad promedio del sector avícola es del 3% y la devolución del IVA es 8% por las ventas en promedio.
“Si nos pasan a ser bienes excluidos quedaríamos en desventaja con el IVA de la cadena de valor, que está en la categoría del 5%, como alimentos balanceados, aceites y aminoácidos, que representan en promedio el 40% del costo de la devolución y los transversales (transporte y empaques), que significan el 60% de la devolución del IVA. Esto se perderá y quedaremos en desventaja frente al producto importado”, dijo Moreno.
Caídas del sector porcino
Para el sector porcícola fue decepcionante conocer los alcances de la tributaria, principalmente cuando el presidente Iván Duque había manifestado en días pasados que los productos de la canasta familiar no serían gravados.
“Al pasar la carne de cerdo y otros alimentos esenciales como la carne de res, el pollo, el pescado, la leche, los huevos y el arroz, de exentos a excluidos, ese mayor costo derivado de no poder recuperar los IVA pagados en el proceso productivo, se trasladaría vía precio al consumidor final, encareciendo la comida, contrario a lo que el Presidente de la República afirmó en las últimas semanas frente a no tocar los alimentos de los colombianos en esta reforma”, explicó Jeffrey Fajardo, presidente ejecutivo de Porkcolombia.
Esto podría llevar a una contracción del sector del 20%, además de favorecer las importaciones de la carne de cerdo, reiteró Fajardo.
Con relación al impacto económico, al estar en la canasta de productos excluidos, se tendría un sobrecosto del 8%, el cual a la final lo asumiría el consumidor final pagando un precio más caro al que actualmente está.
“No entiendo como el Ministerio de Hacienda dice que una reforma- que tendrá un impacto en los costos de producción-, no afectará en los precios, principalmente en un sector que maneja utilidades netas de 2 ó 3% y tendrá que asumir un incremento del 8%, deberá trasladarse al consumidor final o sería acabar la actividad”, puntualizó Fajardo.
El pescado sería hasta un 9% más costoso
Otro alimento que no se salvaría de incrementar su precio sería el pescado. Según César Pinzón, director ejecutivo de la Federación Colombiana de Acuicultores, esta medida encarecería considerablemente los productos acuícolas, pues si hoy, en promedio, un kilogramo de tilapia cuesta $8.000, este podría incrementar su precio a $8.736, representando un aumento del 9,2%. Del mismo modo, si un kilogramo de trucha actualmente cuesta $12.000, este podría ascender a $13.104.
“La propuesta impactaría negativamente a nuestro gremio, que el año pasado tuvo el mejor desempeño en su historia, al exportar más de 12.895 toneladas piscícolas, un 48% superior a las registradas en 2019”, aseveró Pinzón.
Plaguicidas y maquinaria agrícola
El arroz es una de las comidas infaltables en los platos colombianos. Los últimos datos de la Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, señalan que en promedio, una persona consume 42.90 kilos al año. Sin embargo, su cadena de valor podría gravarse y esto repercutir en el precio del producto final.
“Esta reforma representaría un gran problema teniendo en cuenta que el arroz es uno de los productos que tendría mayor impacto, dado que los plaguicidas que representan el 15% de la estructura de costos serían gravados con un impuesto al consumo del 8%, incrementando el costo de los productores y seguramente aumentando el precio del producto al consumidor sin que los más pobres puedan ser compensados por la devolución del IVA al tratarse de un impuesto al consumo”, aseguró Rafael Hernández Lozano, gerente general de la Federación Nacional de Arroceros.
Otro tema que afectaría al agricultor, dice Hernández Lozano, es el impuesto a la maquinaria agrícola para cosecha y poscosecha, los sistemas de riego, tractores de uso agropecuario, entre otros, el cual reduciría la oportunidad de la tecnificación el campo y por ende la competitividad.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad