lunes 27 de junio de 2022 - 11:21 AM

Diana Trullijo ayudará a poblar la Luna, ¿qué más hay detrás de la científica colombiana?

La ingeniera caleña triunfa en la Nasa. Parte de su historia es reflejo de la realidad de muchas científicas colombianas. Un referente necesario.

Casi diez años tuvieron que pasar para que Diana Trujillo dejara de limpiar casas en Estados Unidos y se dedicara por completo a sus labores en la Nasa.

El inicio de su historia es como el de cualquier migrante promedio: con apenas 17 años, sin saber mucho inglés, y con no más de 300 dólares en el bolsillo (un poco más de un millón de pesos), la caleña salió en búsqueda de su sueño americano. “Cuando llegué a Estados Unidos mi objetivo era ayudar a mamá”, cuenta en una entrevista para CNN, “pero si te digo la verdad, lo primero fue no morirme de hambre. Eso lo tenía muy claro: tenía que sobrevivir, tenía que estar segura de que tenía dónde vivir y qué comer”.

De ahí en adelante su historia se tornó como la de pocos. El talento y el ingenio –cultivados durante el bachillerato en el Colegio Internacional Cañaverales de Cali– la llevaron al pódium en el que se encuentra hoy.

Diana es uno de los personajes latinoamericanos más visibles en el panorama científico contemporáneo: en 2006, cuando estaba próxima a recibir su diploma como ingeniera aeroespacial de la Universidad de Maryland, fue seleccionada –entre 3.000 postulados– para realizar una pasantía en la Academia Espacial de la Nasa; en 2008 participó de la construcción de un vehículo espacial en la Corporación de Ciencias Orbitales y ese mismo año comenzó a trabajar en el Instituto Tecnológico de California de la Nasa; en 2014 pasó a ser parte del equipo del Curiosity Rover (el robot que explora la superficie de Marte); en 2020 dirigió el vuelo de la misión Perseverance (que con el robot Mars 2020, el más sofisticado para entonces, busca vida en el planeta rojo), y ahora, en 2022 es una de los siete jefes del programa Artemis, que espera llevar de nuevo humanos a la Luna.

El universo como refugio

Diana tuvo que salir de Colombia porque desde aquí nunca habría podido acercarse a uno de sus mayores sueños: ser astronauta. Ha contado en varias entrevistas que uno de sus peores dilemas aparece cuando se pregunta: ¿Me gustaría estar dentro de la nave o ser la que garantiza su funcionamiento? Por ahora no hay respuesta.

Lo que sí tiene claro es que en el espacio exterior encuentra paz. Le tocó crecer en el contexto de violencia de los años 80 y 90, por lo que buscaba y encontraba refugio en el hecho de acostarse en el piso y mirar las estrellas. “Es simplemente espectacular y pasivo. Siempre me pregunté cómo era que podían coexistir juntas las estrellas, los planetas. Ahí empezó todo para mí”, dijo a CNN.

Lea aquí: En el día del padre: Cuatro claves para ser un gran papá

En Colombia solo hay un pregrado de Astronomía (en la Universidad de Antioquia) y un solo posgrado (en la Universidad Nacional). Por eso la historia de Diana vuelve y se asemeja a la de un gran número de personas, sobre todo mujeres. “Todas debemos pasar por la migración si queremos seguir estudiando las ciencias del espacio. Es la realidad de muchas mujeres colombianas: tener que alejarse de su tierra para cumplir sus sueños”, expresa Lauren Melissa Flor Torres, profesora OTC del pregrado de Astronomía de la U. de A.

En ese sentido, la docente resalta que Diana es un referente importante: “Nos muestra que podemos ser líderes, puede incentivar a que más niños, niñas y jóvenes vean estas áreas del conocimiento como una posibilidad”.

Los sueños le dan fundamento a la vida, sin embargo, si no se tienen los medios materiales mínimos para realizarlos, pueden convertirse en un sinsentido. Así, además de tener modelos a seguir, añade la científica, es importante que haya mayor inversión y mejores oportunidades educativas a nivel nacional. “Diana nos llena de orgullo”, comenta la astrofísica Andrea Guzmán, “y nos confirma que si se tienen los medios suficientes, educativos, de inversión, esos techos de cristal impuestos, sobre todo a las latinas, se pueden romper”.

Ambas afirman que es clave que desde el gobierno comiencen a apostarles a las ciencias del espacio, incluso a una agencia espacial colombiana, con el fin de que en el futuro haya más niños y jóvenes como Diana Trujillo o Adriana Ocampo (geóloga planetaria barranquillera, directora del Programa de Ciencia de la Nasa).

Para vivir en la Luna

Diana comparte su más reciente reto —la misión Artemis— con otros seis científicos: Heidi Brewer (Estados Unidos), Ronak Dave (Estados Unidos), Chris Dobbins (Estados Unidos), Garrett Hehn (Estados Unidos), Nicole McElroy (Inglaterra) y Elias Myrmo (Estados Unidos). Para llegar a ocupar este cargo, todos debieron completar un programa de capacitación integral a través del cual potenciaron su liderazgo operativo, la gestión de riesgos, su habilidad con los modos de control de vuelos y frente a los sistemas de los vehículos espaciales.

Lea también: Cinco consejos para educar sin gritos, ni manipulación

Cada uno de ellos dirigirá en los próximos años misiones de vuelos tripulados desde el Centro de Control de Misión, en el Centro Espacial Johnson de la Nasa, ubicado en Houston, Texas.

Así mismo, manejarán los equipos en tierra, tendrán que tomar decisiones en tiempo real para mantener la seguridad de los astronautas y, en definitiva, seguir los pasos de las misiones Apolo que llevaron por primera vez a seres humanos al espacio exterior.

Según afirma la Nasa en su sitio web oficial, Artemis I (no tripulada), que sería lanzada a mediados de agosto de este año, será la primera de una serie de misiones (cada vez más complejas) para iniciar una presencia humana a largo plazo en la Luna.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad