domingo 22 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Detalles nunca revelados de la masacre del 16 de mayo en Barrancabermeja

Diez años y 10 meses después de que 25 personas fueran secuestradas en Barrancabermeja por un comando armado de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar, Ausac, un desmovilizado reveló cómo seis de las 25 víctimas fueron asesinadas.

La confesión de alias ‘Picúa’ fue realizada en versión libre entregada el pasado viernes a la Fiscalía 51 Delegada ante el Tribunal de Justicia y Paz de Bucaramanga.

En ella alias ‘Picúa’ narró detalles hasta ahora desconocidos sobre la forma en que estas personas secuestradas el 16 de mayo de 1998 en el Puerto Petrolero fueron asesinadas y enterradas en fosas comunes en área rural del corregimiento de San Rafael de Lebrija, Santander.

Con lágrimas en los ojos y pidiendo perdón a los familiares de las víctimas, alias ‘Picúa’ recordó la forma en que con un mache acabó con la vida de uno de los secuestrados y días después vio como alias ‘Macarrón’ asesinó con tiros en la cabeza a otras de las cuatro víctimas del 16 de mayo.

Los dos primeros crímenes

Dos días después del secuestro, alias ‘Picúa’ recibió la orden de cavar dos fosas comunes. En la noche el comandante alias ‘Macarrón’ llegó a una zona apartada de San Rafael de Lebrija en una camioneta con dos hombres entre los 25 y 30 años de edad que tenían amarradas las manos al cuello para que si intentaban soltarse se ahorcaran.

'Para tranquilizarlos les dijimos que se quedaran quietos porque los íbamos a montar a una chalupa para pasar al otro lado del río. Ellos nunca vieron las fosas. Estando ahí mi compañero se llevó a uno de los hombres para matarlo', le relató ‘Picúa’ a la Fiscalía.

Luego de asesinar con un machete al primer secuestrado el compañero de ‘Picúa’ llegó hasta donde estaba él con la otra víctima y le transmitió la orden de su comandante: 'Le toca a usted'.

'Estaba muy oscuro por eso el secuestrado no vio que yo tenía el machete en la mano. Caminé con el hombre hasta la fosa y le dije que se arrodillara y cumplí la orden de matarlo. Cuando el cuerpo  cayó sentí que soltó algo de las manos. Prendí la linterna para ver qué era y encontré una imagen del Divino Niño', le dijo entre lágrimas a la Fiscalía alias ‘Picúa’.

Los dos secuestrados fueron enterrados en las fosas y según el desmovilizado, los crímenes fueron ejecutados con machete porque cerca al sitio de los hechos había una finca y no querían alertar a nadie con ruidos de disparos.

Con tiros de gracia

Días después alias ‘Picúa’ recibió la orden por parte de alias ‘Macarrón’ de cavar otras cuatro fosas con la especificación de que deberían estar bien apartadas de la primera.

'Cuando terminamos las fosas llegó la camioneta con varias personas. De allí bajaron a cuatro hombres y otras seis personas que también estaban amarradas se quedaron custodiadas en el vehículo. Luego la camioneta siguió con los otros secuestrados a una fosa que había hecho un grupo diferente a nosotros como a 300 metros', recordó en su declaración ‘Picúa’.

Los cuatro secuestrados recibieron la orden por parte de alias ‘Macarrón’ de que se arrodillaran. Uno de ellos pidió clemencia y fue increpado por otra de las víctimas quien dijo, recuerda ‘Picúa’, que no había por qué suplicar.

Alias ‘Picúa’ le relató a la Fiscalía que luego de que los secuestrados estaban arrodillados ‘Macarrón’ los ejecutó uno a uno propinándoles disparos en la cabeza.

Este relato es el primero entregado a la Fiscalía sobre cómo las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar, Ausac, ejecutaron la masacre en la que 32 personas, siete asesinadas el mismo 16 de mayo de 1998 y 25 más ultimadas en los días siguientes al secuestro, perdieron la vida.

Los secuestrados y desaparecidos

-Juan de Jesús Valdivieso Pabón.
-Orlando Martínez.
-Jaime Yesid Peña.
-José Octavio Osorio.
-Wilfredo Pérez Serna.
-José Milton Cañas.
-Diego Fernando Ochoa.
-María Alejandra Ochoa.
-Giovanni Herrera.
-Libardo Londoño Avendaño.
-Robert Wells Gordillo.
-José Reinel Campos.
-Fernando Landínez.
-Gary de Jesús Pinedo Rangel.
-Juan Carlos Rodríguez.
-Luis Fernández Suárez.
-Daniel Campos Pérez.
-Carlos Enrique Escobar Jiménez.
-Melquisedec Salamanca Quintero.
-Carlos Arturo Alaix Prada.

Ya fueron entregados


El pasado 22 de enero la Fiscalía entregó las osamentas de cinco de las víctimas de la masacre del 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja cuyas fosas fueron encontradas por las autoridades en zona rural de San Rafael de Lebrija. Ellos son Oswaldo Enrique Vásquez, Elder González Baena, Ricky Nelson García, Wilson Pacheco Quiroz, Óscar Leonel Barrera. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad