jueves 14 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Brexit, no futuro

En la recta final de las negociaciones, el “Brexit” se encuentra sin rumbo mientras los ánimos están caldeados. El dilema ahora: salida sin acuerdo o prórroga.

El rechazo, por segunda vez, al acuerdo del “Brexit” por parte del Parlamento británico, deja tres escenarios abiertos de un proceso con grandes sobresaltos, iniciado hace dos años y medio con un referendo en el que los británicos dijeron “Sí” a su divorcio de la Unión Europea, UE.

Una de las posibilidades es que Reino Unido abandone la UE de manera no negociada el próximo 29 de marzo; la otra opción es que pida una ampliación de ese plazo o en últimas, se convoque a una tercera votación que logre salvar un acuerdo de retirada que evite un “Brexit duro”.

Miguel Gomis, profesor de Ciencias Políticas e Internacionales de la Universidad Javeriana, se inclina por la opción de una prórroga, que a su juicio sería lo más probable y conveniente.

Así las cosas, la primera ministra británica Theresa May tendría que solicitar de manera formal una extensión del artículo 50 del Tratado de Lisboa para retrasar la fecha de salida del bloque europeo.

Justamente ayer, May presentó una moción parlamentaria para ser sometida a votación hoy, la cual prevé que su país pida una prórroga de tres meses para el “Brexit”, si logra aprobar un tratado de salida antes del 20 de marzo próximo.

Una opción, que según Giovanni Reyes, profesor e investigador de la Universidad del Rosario, le permitiría a May ganar un poco de tiempo para lidiar con dos problemas: el “Brexit” y la legitimidad de su mandato.

Con esto último se refiere a que se alzan voces en el sentido de que es necesario convocar a nuevas elecciones, lo cual debilitaría la posición de la primera ministra británica.

Ulf Thoene, profesor del Departamento de Negociación y Comercio Internacional de la Universidad de la Sabana, no descarta este escenario, argumentando que “la Unión Europea para quedar bien ante los ojos del mundo, no va a negar una extensión al plazo”.

Pero en su concepto, esto debilitaría el sistema político de un país que se muestra como una de las democracias más antigua del mundo.

Además resalta que las elecciones del Parlamento Europeo, que se llevarán a cabo en mayo próximo, suponen un problema técnico para los británicos, porque están de salida de este órgano.

Igualmente destaca otro punto interesante, y es que al rechazar el acuerdo en la Cámara de los Comunes, el Parlamento británico está haciendo caso omiso a la voluntad del pueblo tras el referendo celebrado en 2016.

Es más, Reyes plantea un cuarto escenario, que Reino Unido pueda convocar a una segunda consulta sobre el “Brexit”, “en donde pueda prevalecer un poco la racionalidad y se manifiesten por quedarse en Europa”.

Aunque señala que los políticos tienen una lógica de conservar y ampliar su cuota de poder, lo que está pasando en este momento es que entre 58 y 62% de los británicos permanecerían en la UE, “porque están viendo las repercusiones de lo que significa salirse” del bloque comunitario.

Gomis anota en ese sentido que cada vez cobra fuerza un segundo referendo, “pero hay que relacionarlo con el equilibrio de la propia política británica donde la oposición tiene ganas de llegar al poder, es un escenario en el cual la derrota de May marque la vida política no solo en la relación de partidos, sino de cara a las próximas elecciones”.

Lo anterior significa, que no solo se juega el “Brexit” sino las cuotas electorales de cara a los próximos comicios, explica.

Lea también: ¿Brexit sin acuerdo?

Fronteras: gran escollo

La cuestión de la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, que tras el “Brexit” se convertiría en el único límite terrestre entre Reino Unido y la UE, se ha convertido es uno de los principales escollos para dar vía libre al acuerdo.

Los habitantes de la región del Ulster temen los efectos políticos y económicos de una separación definitiva con Irlanda luego de salir de la UE.

Thoene lo interpreta como un hecho que irá en contra del espíritu del acuerdo de paz de 1998, que puso fin al sangriento conflicto norilandés.

Si bien el tema de la frontera con Irlanda es relevante, Gomis advierte que no es el único punto de interés, pues dice que en el fondo lo que se negocia también está vinculado con una manera de quedarse en la Unión Europea que no implique un “Brexit duro”, una salida como algunos la han preconizado.

Por su parte, Reyes apunta que Irlanda sí está en la UE, donde ha prevalecido más la sensatez, “ellos no quieren irse de la Unión Europea, incluso Escocia votó a favor de quedarse y ha amenazado con hacer un referendo”.

UE no afloja

En cuanto a la posición de Bruselas frente a las dificultades de Londres para aprobar el acuerdo del “Brexit”, Gomis considera que la capacidad negociadora de la UE es mucho más férrea de lo que May se esperaba.

En esa línea, explica que hay que integrar otro asunto: “lo que aún no han entendido muchos británicos es que hay muchos países europeos que en el fondo no ven con malos ojos el hecho de que Reino Unido salga de la Unión Europea porque ha sido un factor de ralentización del proceso de integración europeo”.

Esta tesis es compartida por Reyes, quien reconoce que Europa está teniendo una posición inflexible con respecto al tema, para sentar un precedente frente a sus socios.

“Europa tiene que ser dura con Gran Bretaña, pero no tanto, esencialmente tiene que mandarle un mensaje a los otros países miembros diciéndoles ‘mire lo qué va a pasar si ustedes se tratan de salir del acuerdo’”, enfatiza .

De manera pues, que la Unión Europea tiene que elevar el costo que implica la salida de Gran Bretaña.

También le puede interesar: ¿La Gran Bretaña se aísla?

$!Brexit, no futuro
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad