viernes 27 de marzo de 2020 - 12:00 AM

El cartel de los Soles: EE.UU. le puso ‘precio’ a Maduro

Un total de 15 altos cargos del régimen chavista fueron acusados de delitos de narcotráfico y terrorismo por parte de EE.UU.
Escuchar este artículo

En medio de un contexto de pandemia mundial, Estados Unidos acusó a Nicolás Maduro y a la cúpula chavista de “narcoterrorismo”.

La acusación fue más allá, al ofrecer una recompensa de 15 millones de dólares por el arresto del presidente venezolano, al quien señala de liderar el famoso “Cartel de los Soles”, aludiendo a las insignias que portan en sus uniformes los militares de alto rango del país suramericano.

La acusación formal la hizo ayer el fiscal general de EE.UU., William Barr, quien también acusó a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, y otros funcionarios venezolanos de trabajar en alianza con disidentes de las Farc para hacer llegar a EE.UU.

Washington califica a la extinta guerrilla colombiana como “uno de los mayores productores de cocaína de todo el mundo”.

“El anuncio de hoy busca erradicar la extensa corrupción dentro del Gobierno venezolano”, subrayó Barr en una rueda de prensa ayer. También ha dicho tajantemente; “Ha inundado Estados Unidos de cocaína”.

Junto con Maduro y Cabello, fueron acusados y el vicepresidente económico, Tareck El Aissami; el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino; el titular de Interior, Néstor Reverol; el juez Maikel Moreno del Tribunal Supremo, entre otros.

Vale recordar que es la segunda vez en la historia de Estados Unidos que se presentan cargos contra un jefe de Estado después de que, en 1989, fiscales de Miami acusaran de narcotráfico al dictador panameño Manuel Antonio Noriega, quien fue capturad durante la invasión norteamericana, enjuiciado y encarcelado en Florida.

Es más, el Departamento de Justicia ha denunciado que los lazos de Maduro con el narcotráfico se remontan al menos a cuando el ahora gobernante venezolano era canciller del gobierno de l fallecido Hugo Chávez.

Para Ronal Rodríguez, docente de la Universidad del Rosario, la acusación por parte del gobierno de Donald Trump contra Maduro y su círculo cercano llega en un momento inoportuno.

En su opinión, no es el momento para atizar diferencias políticas, pues considera que las complejidades globales están en otro lado, refiriéndose a la coyuntura global por el COVID-19.

El investigador del Observatorio de Venezuela asegura que particularmente en el caso de Venezuela, más allá de la vinculación que pueda tener o no el régimen de Maduro con actores criminales, dinámicas del narcotráfico o la vinculación con grupos terroristas, realmente preocupa mas la situación venezolana en materia de salud pública.

“Venezuela no está preparada para afrontar las circunstancias que se están dando a nivel global, podría convertirse a en el pías más complejizado de la región y este pronunciamiento de Estados Unidos llega de forma inoportuna porque no permite enfocar los esfuerzos en lo realmente importante”, insiste Rodríguez.

En ese sentido, señala que en el caso de Venezuela, se requiere una respuesta conjunta de la región para manejar lo que puede llegar a ser la peor crisis el sur del continente.

$!El cartel de los Soles: EE.UU. le puso ‘precio’ a Maduro

Rodríguez advierte que Venezuela ha venido destruyendo su sistema de salud pública en los últimos 20 años.

“Los publicitados éxitos de la revolución bolivariana no existen, todo lo contrario, y la participación de Cuba ha lleva a a una precarización del tema en salud pública, la capacidad de poder manejar momentos de crisis, que ya es difícil para países del primer mundo, como España, Italia e incluso del propio Estados Unidos”, remarca el experto consultado.

Ahora bien, destaca que en el caso de Venezuela es mas complejo que puede significar pérdida de vidas en forma importante.

Venezuela reporta oficialmente un total de 91 casos de infectados de Coronavirus, 15 recuperados y un fallecido hasta ayer.

Rodríguez, igualmente dice que hay que tener en cuenta otros factor: solo en ese país hay más de un millón de personas que padecen enfermedades tropicales como malaria y cólera, que han venido avanzando en los últimos años y que en combinación con el COVID-19, puede ser muy riesgoso.

En ese orden de ideas, en este momento lo que genera es una distracción y una radicalización del discurso del régimen de Maduro y en medio de la actual crisis mundial, perder ese tipo de control puede generar un escenario más peligroso, observa Rodríguez.

De hecho, el Parlamento Latinoamericano (Parlatino), compuesto por diputados y senadores de 23 países de la región, pidió ayer levantar “de manera inmediata” las sanciones impuestas por Washington contra Venezuela para que puedan enfrentar la pandemia del COVID-19.

No solo se afecta la institucionalidad en general de Venezuela, incluso puede perjudicar a Colombia, “no estamos en condiciones de enfrentar una transición en la región, en el marco de la actual contingencia que genera el Coronavirus.

[rumnble ubedx.v6fhu3]

Aprovecha momento de debilidad

Por su parte, Mauricio Jaramillo, analista internacional y docente universitario, estima que Trump está sacando provecho de la debilidad que mostró Venezuela en medio de la crisis del COVID-19, teniendo en cuenta que Maduro pidió un préstamo de 5 mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional, FMI.

En síntesis, el gobierno Trump vio la oportunidad y cree que es el mejor momento para retomar la ofensiva contra Maduro, enfatiza.

En segundo lugar, Jaramillo percibe un elemento retórico en la decisión de Estados Unidos, en la medida en que envía una señal de que no se está olvidando del tema, pues este había desaparecido recientemente de la agenda del Departamento de Estado.

A su juicio, se revive una estrategia antigua en la retórica estadounidense de dos delitos que históricamente son muy graves en ese país, uno es el narcotráfico y por otro lado, el terrorismo, y en ese sentido de apoyar al Eln que es considerado como un grupo terrorista y es raro pero busca un poco de enviar la señal de que EE.UU. no se está olvidando del tema.

El analista Isaac Bigio, entre tanto, no descarta que Venezuela puede convertirse en una “caldera de incubación del virus en las Américas”.

A este país se le impone draconianas sanciones. Esta República se le evita retirar más de mil millones de su oro guardado en el Banco de Inglaterra, se le ha requisado 30 mil millones de dólares de su empresa estatal petrolera en EE.UU. (CITGO) y se le niegan préstamos del FMI para hacer frente al Coronavirus, concluye.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad