miércoles 11 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Perú: Crónica de una crisis interminable

En menos de tres años, el país andino se queda sin su segundo presidente, en una polémica votación en el Congreso, cuyo mandatario asumió las riendas del gobierno, y a quien muchos califican de golpista y usurpador.

Perú entra en un escenario de incertidumbre, tras la inesperada destitución del presidente Martín Vizcarra el pasado lunes por parte del Congreso, que lo acusó de “incapacidad moral”, en medio de un presunto caso de corrupción cuando fue gobernador entre 2011 y 2014.

Tal parece la crónica de una destitución anunciada, luego que Vizcarra, quien defendió siempre su inocencia y dijo que se iba con la “conciencia tranquila”, se salvara hace dos meses de un primer intento de vacancia en el Parlamento, por otro caso de supuesta corrupción.

Un antagonismo irreconciliable entre Vizcarra y el Congreso, que se remonta a su llegada al poder hace dos años y medio luego de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski -también por corrupción- y se agudizó a medida que estallaron escándalos de corrupción, la crisis económica y la pandemia de la COVID-19.

De esa situación da cuenta Rosembert Ariza, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, quien enfatiza que la salida de Vizcarra muestra una profunda crisis en Perú que viene de largo plazo.

Agrega en ese sentido, que los 105 votos que tuvo a favor la moción de vacancia en contra de Vizcarra, dejan claro una crisis de gobernabilidad.

Ademas: Una gobernabilidad comprometida en Perú tras absolución de Vizcarra

Ariza advierte además, que el hecho de que sea el presidente del Congreso peruano, el conservador Manuel Merino, el que asuma la Presidencia hasta julio de 2021, implica que el país va a pasar por una situación muy tensa.

Sin embargo, estima que muy seguramente en las elecciones generales previstas para abril del próximo año, “Perú va a retomar el cauce democrático”, a pesar de la inestabilidad política que ha marcado los últimos 20 años y que se remontan al gobierno de Alberto Fujimori.

Aunque reconoce que Perú afronta una situación “sui géneris”, y considera que lo que tiene el país andino “es un problema democrático porque es posible que el Congreso se quede con la Presidencia, el tiempo lo dirá”.

A Isaac Bigio, analista internacional y politólogo peruano que vive en Londres, le llama la atención que en los últimos 35 años el país haya tenido cinco presidentes electos por voto popular y los cinco han sido procesados judicialmente. Incluso, uno de ellos, Alan García, se suicidó en abril de 2019 para evitar ser capturado.

Con la salida de Vizcarra, Bigio teme que Perú se encamine a “una crisis por la corrupción endémica”, en un contexto de emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.

Señala que hay una discusión sobre si lo que hubo fue un golpe de Estado o no en contra de Vizcarra, pues sectores de centro dudan de la votación de vacancia, porque creen que detrás de ella está la extrema derecha y el fujimorismo.

Lea aquí: COVID-19: Un virus ‘fuera de control’ en Perú, Chile y México

“Perú entra en un etapa de tremenda incertidumbre, el poder pasa a manos de Merino, quien tiene pocos meses para gobernar”, pronostica Bigio.

Además pone de relieve que ningún otro país está viviendo una crisis de tal magnitud, es decir reponiendo un sexto mandatario en tres décadas, y con el telón de fondo de una pandemia y un modelo económico fallido.

Lo que viene

Según él, lo que viene para el país: “más destape de corrupción y más infectados por COVID”. Y mientras tanto, dice, los políticos se preparan para ver quién sería el candidato de las próximas elecciones, pero a su juicio, Perú carece de partidos estructurados. Ese es precisamente el gran problema. Bigio concluye que difícilmente el que gane tendrá un partido fuerte para gobernar y quizá corra la misma suerte que Vizcarra.

Para Julio Benavides, analista político peruano y docente de Comunicación de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, lo que hizo Martín Vizcarra fue hacerse a un lado, más allá de que pueda ser una persona punible por delitos de corrupción. Es decir, el mandatario peruano saliente tuvo en cuenta más el país que los mismos congresistas, considera.

Entonces, Benavides insiste en un tema de gobernabilidad que evidentemente afecta todo, y si a eso se le suma la pandemia y recientemente una alerta por brotes de difteria, el panorama en Perú es muy incierto.

$!Perú: Crónica de una crisis interminable
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ángela Castro Ariza

Periodista de Vanguardia desde 1996. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página internacional. Editora nocturna.

@acastro72

acastro@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad