miércoles 09 de febrero de 2022 - 3:28 PM

¿Testamento? Benedicto XVI dice que está por enfrentarse al “juez definitivo” de su vida

El Papa emérito Benedicto XVI volvió a pedir perdón por los casos de abusos sexuales ocurridos dentro de la Iglesia. Esta vez lo hizo a través de una carta en la que mencionó que ante “los últimos días de su vida” decide presentar excusas al mundo por los flagelos ocurridos mientras él se desempeñó como jerarca del catolicismo.

Joseph Ratizger tiene 94 años, está en delicadas condiciones de salud que le impiden hablar con claridad, pero personas cercanas a él aseguran que aún mantiene todas sus capacidades mentales y su memoria intactas. Benedicto XVI, nueve años después de haber salido de la luz pública, reaparece tras la publicación de un informe que reveló que él conocía cuatro casos de curas pederastas ocurridos de Alemania.

“Una vez más sólo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón”, afirma el papa emérito en la esperada carta de respuesta al reporte sobre abusos. “He tenido una gran responsabilidad en la Iglesia católica. Como grande es mi dolor por los abusos y errores que han ocurrido durante el tiempo de mi mandato en los respectivos lugares”, continúa en la misiva que leyó su secretario Georg Gänswein.

Benedicto XVI afirmó que pronto se enfrentará al juez definitivo de su vida. “Aunque mirando hacia atrás en mi larga vida puedo tener muchos motivos de temor y miedo, sin embargo, tengo un estado de ánimo alegre porque confío firmemente en que el Señor no sólo es el juez justo, sino también el amigo y hermano que ya ha sufrido él mismo mis carencias y es, por tanto, como juez, al mismo tiempo mi abogado”.

Lea también: Video: Australia, el país que llevó a juicio al número tres del Vaticano por pederastia

Iglesia defiende a Benedicto XVI ante denuncias de abusos

Joseph Ratizger, quien fue arzobispo de Múnich entre 1977 y 1982, es señalado de haber mentido en la memoria de 82 páginas que envió a los investigadores que estaban redactando el informe sobre abusos ocurridos en la diócesis de Munich. El Papa emérito se defiende de esa acusación señalando que “se produjo un descuido” sobre su participación en el Ordinariato (reunión de obispado de Munich y Freising) del 15 de enero de 1980.

En aquel encuentro, según la investigación, se trató el traslado de un sacerdote acusado de abusos a menores, Peter H., quien después volvió a cometer abusos en la archidiócesis de Múnich, lo que motivó que fuera trasladado de nuevo. Benedicto XVI asegura que estuvo “profundamente sorprendido” de que el descuido haya hecho dudar de su veracidad y que incluso le hayan presentado “como un mentiroso”.

La carta del sacerdote alemán se suma a un documento que divulgó el Vaticano en el que la Iglesia también rechaza todas las acusaciones sobre su posible responsabilidad. El informe explica que en la reunión en la que Ratzinger sí participó nunca se habló de que el sacerdote en cuestión era un abusador y sólo se habló de que el joven tenía que ser trasladado a Múnich porque “se tenía que someter a una terapia” pero “no se mencionó el motivo de la terapia” y tampoco “se decidió ninguna labor pastoral” para él.

Respecto a los otros tres casos de sacerdotes pederastas que aparecen en el investigación y de los que Ratzinger habría tenido conocimiento, los colaboradores aseguran “que nada de esto es verdad” y que “la investigación no muestra pruebas al respecto”. “La pericia no contiene ninguna prueba que corrobore la acusación de comportamiento erróneo o de complicidad en el encubrimiento”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad