sábado 08 de junio de 2019 - 12:00 AM

Nuestra “Área Metropolitana”

Es casi inverosímil que algunos alcaldes se comporten como reyes de su municipio y la relación con los vecinos sea prácticamente nula

Pensemos por un momento lo que sucede con cada uno de nosotros, en cuanto a nuestra actividad y entorno. En mi caso, nací en Bucaramanga, vivo en Floridablanca, tengo la oficina en Piedecuesta y la empresa tiene parte de sus instalaciones en Girón.

Todo esto es producto del crecimiento poblacional y económico de la capital de Santander, lo que ha generado una conurbación con los municipios vecinos.

Bucaramanga es una ciudad con cuatro municipios que conforman la casi inexistente y poco operante Área Metropolitana. Esto nos hace pensar que, como mínimo, debería existir voluntad política por parte de los alcaldes y los concejos, para coordinar múltiples temas que, como resultado, les generen bienestar y calidad de vida a los habitantes del área.

Es casi inverosímil que algunos alcaldes se comporten como reyes de su municipio y la relación con los vecinos sea prácticamente nula o de confrontación cuando, como compromiso político para con sus habitantes y parte esencial de su trabajo como gobernantes, debería ser el de la cooperación y muy buena relación con los alcaldes de los municipios vecinos, con el Gobernador y con el Gobierno nacional.

Cuando se estableció la elección popular de alcaldes y gobernadores, lo que se quiso fue darles autonomía a las regiones, para propiciar un desarrollo más acorde con el empuje de sus habitantes.

Y, ¿qué sucede? En nuestro caso todo lo contrario. Se antepone el interés de unos cuantos por sobre el de toda la comunidad. Buscar solución a esta problemática requiere de conciencia y voluntad política de los gobernantes para buscar lo mejor para sus gobernados.

La solución ideal, sin duda, es el Distrito Metropolitano, pero no se ha socializado bien y los que se sienten lesionados en sus intereses de lucro o burocráticos se han encargado de desvirtuar sus bondades, generando distorsión y desconfianza entre los habitantes del área.

Nos hemos equivocado tratando de llegar a la solución definitiva, sin agotar antes unos pasos que permitan medir la bondad del planteamiento, generadoras de confianza y deseos de continuar.

En columnas posteriores desarrollaré algunos planteamientos de “hechos metropolitanos” factibles de realizar.

alberto montoya
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad