domingo 02 de agosto de 2020 - 12:00 AM

¡Era loco, Perfecto, peluquero y goleador!

El Loco Perfecto hizo 37 goles en el Atlético desde el 61 hasta el 63, se va para el Medellín y allí marcó la friolera de 64 tantos en dos temporadas y en su paso por el Nacional en el 67 se apunta con 18, para luego regresar al DIM tras su travesía en campos ‘verdolagas’.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Felipe Zarruk

El 30 de abril de 1933 nació en la ciudad autónoma de Buenos Aires, capital de la República Argentina, Perfecto Rodríguez Mateo, quien se recreó de niño y adolescente en el barrio Villa Urquiza el cual limitaba con el cementerio de La Chacarita y es precisamente en una esquina cerca al camposanto, que unos muchachos crearon el club, el 1 de mayo de 1906, cuyos colores son el rojo (Partido Socialista de sus fundadores), el blanco (Pureza de sus miembros) y el negro por la cercanía con el cementerio.

Desde ahí quedaron bautizados como los ‘funebreros’.

Perfecto iba a entrenar con su gran amigo Roberto Pablo Janiot con quien salió campeón durante tres años consecutivos en las categorías juveniles del balompié gaucho.

Es por este motivo que a los dos los ascienden a la primera división de Chacarita Juniors y debutan cuando despuntaba el alba de los años 50 en el profesionalismo gaucho.

Mientras Rodríguez jugaba como centro-delantero, Janiot lo hacía como número 5 o volante de marca.

En 1961 ‘El Loco’ Perfecto Rodríguez aterriza en Colombia gracias a que su compadre Roberto Pablo Janiot lo recomienda y aparece por Bucaramanga para intentar que la gente pudiese olvidar a aquella fabulosa delantera del 60 con Aceros, Coll, Giarrizo, Montanini y Otero.

Se queda dos años entre goles y cientos de anécdotas las cuales contaba en medio de carcajadas en una peluquería que montó al lado del teatro Analucía, cerca a su casa, la que habitaba junto a su esposa Irma y el pequeño Claudio, su hijo mayor.

Hay que acotar que Perfecto mientras jugaba al fútbol hizo un curso de corte de cabello en su país de origen.

‘El Loco’ Perfecto hizo 37 goles en el Atlético desde el 61 hasta el 63, se va para el Medellín y allí marcó la friolera de 64 tantos en dos temporadas, y en su paso por el Nacional en el 67 se apunta con 18, para luego regresar al DIM tras su travesía en campos ‘verdolagas’.

Éste número 8 o 9 dejó consignados 119 goles en Colombia, era guapo, se daba con el que le tocaba y tenía una gambeta sabrosa y su definición era impecable.

Hizo el curso de técnico en AFA al retirarse del fútbol activo y aparte de dirigir a Chacarita, Atlanta y San Lorenzo, en 1979 se convierte en el timonel de un gran Unión Magdalena que termina perdiendo el título de ese año con el América en Cali, aquel 19 de diciembre.

Su hijo Claudio quien jugaba ahí, se dio el lujo de militar en Argentinos Juniors al lado de Maradona.

El título de esta columna no es el inicio de un corrido mexicano, es la vida de un enamorado de la vida, quien fue peluquero, loco y jugador, el gran Perfecto Rodríguez, el cual falleció el 30 de octubre de 2013. A sus hijos Claudio, Betsabé y Carla un fuerte abrazo y sepan que a su padre nunca lo olvidaremos por estas tierras.

Mucho menos los que trasquiló en su afamada peluquería.

Chao y hasta la próxima.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad