miércoles 08 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Jairo Puente Bruges

Científicos: “La vida en el planeta Tierra está bajo asedio”

En columnas anteriores he citado acreditadas fuentes académicas que plantean que la sumatoria de los problemas climáticos, de contaminación, de pérdida de biodiversidad, de guerras y demás calamidades globales generadas por insensateces humanas, amenazan la supervivencia de la humanidad. Me disculpan si regreso sobre el tema, pero lo que está en juego es la sobrevivencia de la especie humana. Estas no son afirmaciones de “ambientalistas extremos” sino de miles de reconocidos científicos.

Por ejemplo, el último “Boletín de Científicos atómicos” advierte: “Este año 2023, la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín adelanta las manecillas del Reloj del Juicio Final, en gran parte (aunque no exclusivamente) debido a los crecientes peligros de la guerra en Ucrania. El reloj marca ahora 90 segundos para la medianoche, lo más cerca que jamás haya estado de una catástrofe global”. “Y lo peor de todo es que las amenazas apenas veladas de Rusia de utilizar armas nucleares recuerdan al mundo que la escalada del conflicto (por accidente, intención o error de cálculo) es un riesgo terrible. La posibilidad de que el conflicto se salga del control... sigue siendo alta”. “El Reloj del Juicio Final, lo fija cada año la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín en consulta con su Junta de Patrocinadores, que incluye a 10 premios Nobel”. “El Reloj se ha convertido en un indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo a una catástrofe global causada por tecnologías creadas por el hombre”.

Por su parte, una publicación (octubre 24/2023) de la revista Bioscience (Oxford University Press, Instituto Americano de Ciencias Biológicas) titulada “Informe sobre el estado del clima 2023” señala: “La vida en el planeta Tierra está bajo asedio. Ahora estamos en un territorio inexplorado. Los efectos del calentamiento global son cada vez más graves y posibilidades como un colapso social mundial son factibles y peligrosamente poco exploradas”. “Se estima que a finales de este siglo entre 3.000 y 6.000 millones de personas podrían verse confinadas más allá de la región habitable, enfrentándose a un calor intenso, una disponibilidad limitada de alimentos y tasas de mortalidad elevadas debido a los efectos del cambio climático”. “Por lo tanto, debemos cambiar nuestra perspectiva sobre la emergencia climática: dejar de ser solo una cuestión ambiental aislada a una amenaza sistémica y existencial”.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad