martes 11 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

El plástico de uso único

En Colombia apenas se han dado pasos balbuceantes en el control del uso de bolsas plásticas. ¿Y el resto? Nos falta mucho trecho por recorrer, el tiempo apremia, hay poca voluntad e inconciencia colectiva.

Los colombianos aún no hemos tomado conciencia de la intensidad del daño que los productos de plástico fabricados para ser usados por una sola vez provocan al planeta y a la salud y los utilizamos masivamente, en forma irresponsable. Hay datos certeros del consumo de ellos en el año 2016, que ponen en evidencia la forma insensata como los usamos y lo mal que los desechamos.

El plástico es de descomposición tardía, por lo que genera un grave daño al medio ambiente. En 2016, en nuestro país, se consumieron 19,8 millones de pitillos de plástico, 235,7 millones de platos de plástico, 6.445 millones de vasos, vasitos y copas plásticas; todo ello lo desechamos mal, ignorando el perjuicio que causamos. Un juego de cubiertos de plástico demora entre cien y mil años en desaparecer, un pañal y una botella de plástico demoran cerca de 450 años, un recipiente de icopor para comida demora en tal proceso aproximadamente 50 años, para citar casos de productos de un solo uso que empleamos frecuentemente.

La situación tiene preocupados a los gobiernos, la academia y científicos y en muchos lugares se están tomando drásticas medidas para frenar el daño causado a la naturaleza.

El Parlamento Europeo tramita la prohibición del uso de tales plásticos a partir de 2021 en los 27 países de la Unión Europea; en Río de Janeiro se imponen severas multas a los establecimientos de comercio adyacentes a las playas que emplean pitillos de plástico; en California, Estados Unidos, se penaliza a los restaurantes, cafeterías y similares que usan envases de bebidas y empaques de plástico de un solo uso; en Francia, a partir de 2020, estará prohibido vender y usar recipientes y cubiertos de plástico en supermercados, restaurantes, cafeterías, etc.

En Colombia apenas se han dado pasos balbuceantes en el control del uso de bolsas plásticas. ¿Y el resto? Nos falta mucho trecho por recorrer, el tiempo apremia, hay poca voluntad e inconciencia colectiva, no hemos tomado aún medidas que ya se han debido implantar. En tanto, en la desembocadura del río Magdalena ya hay islotes flotantes de desechos y en los mares de América Latina hay dos grandes islas formadas por basura.

Como dijo el poeta, todo nos llega tarde. Se impondrán correctivos, pero serán tardíos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad