viernes 24 de julio de 2020 - 12:00 AM

Hay riesgo de colapso en tres mil inmuebles antiguos de Bucaramanga

Se trata de edificaciones que se construyeron hace más de 50 años en Bucaramanga, y que no han recibido un mantenimiento adecuado ni renovaciones. El Municipio hizo un llamado de advertencia y prevención, ante los temblores y las lluvias que se vienen registrando.
Escuchar este artículo

Problemas estructurales causados por la humedad, paredes agrietadas, tejados con filtraciones, entre otros daños sin atención, tienen en riesgo de colapso miles de inmuebles en la ciudad. Las autoridades señalan que se debe a la falta de mantenimiento.

De acuerdo con lo identificado por la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo, se calcula que en Bucaramanga en estos momentos hay cerca de tres mil edificaciones que debido a su avanzado estado de deterioro tienen mayor probabilidad de colapsar, ante un evento natural o emergencia.

Situaciones como las fuertes lluvias de los últimos días, o como los reiterados temblores que se vienen sintiendo en la capital de Santander, podrían ocasionar un colapso parcial o total de dichos inmuebles.

Luis Ernesto Ortega, director de la Oficina de Riesgo de la Alcaldía de Bucaramanga, informó a Vanguardia que se trata de viviendas que “en la mayoría de casos no han tenido el debido mantenimiento, lo cual pone en evidencia que en cualquier momento puede ocurrir una grave situación.

“Hay edificaciones que tienen más de cien años, con construcciones de tapia pisada, y que no han recibido mantenimiento”, agregó el funcionario.

En la zona céntrica de la ciudad, y en sectores residenciales antiguos como los barrios San Rafael y Girardot, existen numerosas casas fabricadas en tapia que requieren pronta intervención.

En el Centro, en las calles 37, 41 y 45, también se observan estos inmuebles centenarios, muchos con problemas en tejados y paredes.

El Municipio ha hecho demoliciones

En el Centro, en las calles 37, 41 y 45, también se observan estos inmuebles centenarios, muchos con problemas en tejados y paredes.

De hecho, el Municipio ya ha ejecutado demoliciones de casas y casonas que no recibieron atención oportuna por parte de sus propietarios.

Por varios años, un inmueble ubicado en la carrera 19 con calle 30 atemorizó a los transeúntes debido al avanzado estado de deterioro que tenía, y cuyo colapso era inminente.

Los aguaceros ‘hicieron de las suyas’ y generaron que parte de dicha edificación se viniera al suelo, quedando aún más inestable la estructura. En 2017 la Administración Municipal determinó demoler la casona, ante el alto riesgo que representaba para la comunidad.

Además de estas construcciones en tapia, en varios vecindarios tradicionales y populares hay viviendas que se levantaron hace más de medio siglo y que no han recibido reparaciones ni renovaciones para evitar daños graves.

El Director del Riesgo indicó que estos inmuebles se han identificado en zonas como “La Cuarta, Ricaurte, Girardot, Gaitán, entre otras. La gente no les ha hecho mantenimiento, producto de que no disponen recursos. Es muy importante que los propietarios comiencen a realizar valoraciones de estas viviendas”.

Llamado preventivo

Los repetidos movimientos telúricos, las fuertes precipitaciones y las debilidades existentes en estos tres mil inmuebles originan una alta probabilidad de que pueda ocurrir una grave emergencia.

Ortega advirtió que “hay eventos que, sumados, poco a poco comienzan a generar afectaciones y deterioro en estas edificaciones. El llamado que hacemos es a que cada propietario revise y conozca el estado de su vivienda, y atienda los daños identificados”.

En aquellos casos con serios problemas estructurales, como la aparición de grietas, el funcionario recomienda contar con el concepto “de un experto, para que se valore cómo está la composición de la estructura de la edificación, qué elemento se deben reforzar, y cuál es el espacio más seguro de la casa en caso de alguna emergencia”.

¿Ya hubo alguna advertencia?

En los casos más graves, en donde se han evidenciado graves fallas estructurales o un inminente colapso, los dueños de dichos inmuebles han recibido múltiples advertencias y llamados de atención por parte de autoridades como Policía, Alcaldía y hasta de la justicia.

No obstante, miles de propietarios no han sido advertidos por escrito o de manera oficial sobre los riesgos que existen en sus viviendas y del deterioro que siguen acumulando.

El Director Municipal del Riesgo indicó que “no hemos podido hacer este tipo de observaciones. Sí lo hemos hecho con aquellos ciudadanos que nos escriben y que nos solicitan la valoración de su inmueble”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad