martes 23 de junio de 2020 - 2:50 PM

La justicia falló en favor de la UIS en el caso Dololed

La UIS fue demandada tras una investigación cuyo resultado arrojó la existencia de un componente químico en el producto Dololed, un medicamento que se vendía al público como 100% de origen natural. Dos juzgados de Bucaramanga le dieron la razón a la Universidad.
Escuchar este artículo

En enero de 2020 se conoció una investigación de la Universidad Industrial de Santander, UIS, en la cual se concluyó que el medicamento Dololed, comercializado como un analgésico 100% natural, contenía un 10% de diclofenalco. Seguidamente la institución fue demandada por el productor.

Tan pronto salieron a la luz pública los resultados de dicho estudio de la UIS se suscitó una polémica. Mientras el fabricante y sus abogados defendían el producto, cada día se conocían más testimonios de consumidores de Dololed que presuntamente resultaron perjudicados de gravedad por ser alérgicos al diclofenalco y consumirlo sin saberlo.

Aunque el mismo Invima también encontró rastros de diclofenaco en varios lotes de Dololed en controles realizados en enero pasado, el productor decidió demandar a la Universidad y a la profesora que lideró esta investigación: la doctora Elena Stashenko, directora del Centro de Cromatografía y Espectrometría de Masas, Crom-Mass de UIS.

En pasados días, la justicia falló en segunda instancia a favor de dicha institución de educación superior. El Juzgado Décimo Penal del Circuito de Bucaramanga confirmó la sentencia que en primera instancia profirió el Juzgado Séptimo Penal Municipal con Función de Conocimiento de Bucaramanga, el pasado 14 de mayo de 2020.

Este último despacho judicial declaró improcedente la acción de tutela, al considerar que la Universidad sí "realizó las actuaciones pertinentes para dar respuesta a la petición presentada por el accionante el 29 de enero de 2020".

Miembros del grupo de abogados que defienden a la UIS y a la doctora Stashenko informaron a Vanguardia que "son dos procesos legales diferentes. Inicialmente el fabricante demandó a la Universidad y luego también a la profesora Elena. Tanto en primera y así como en segunda instancia, se falló en favor de la UIS.

"El proceso de la profesora ya está en segunda instancia, la primera la ganamos. Esperamos que en cerca de un mes se conozca el fallo de segunda instancia", agregaron las fuentes consultadas.

Vanguardia se comunicó con la doctora Elena Stashenko, pero la científica prefirió no pronunciarse al respecto por prudencia ante la acción legal que está en curso.

"Se dio cumplimiento"

El demandante, en principio le solicitó a la Universidad Industrial de Santander información detallada sobre dicha investigación a través de una petición formal. Posteriormente, el fabricante acudió a la justicia para que se le entregaran más datos acerca de tal estudio.

El productor 'entuteló' a la UIS y a la doctora, con el fin de obtener más especificaciones sobre el estudio referido.

El accionante reclamaba que se precisaran datos relacionados con el financiamiento de dicha investigación y con la tecnología de los equipos implementados en el desarrollo de la misma, entre otra información.

Aunque el fabricante aseguró que la UIS “no respondió de manera puntual cada una de las solicitudes elevadas", los juzgados determinaron lo contrario.

En el proceso legal que se efectuó contra la Universidad, la justicia comprobó que dicha institución educativa respondió de forma completa, clara y de fondo a lo solicitado por el demandante: "se dio cumplimiento efectivo y en consecuencia también se clausuró el trámite incidental", precisó el juzgado.

Los docentes que defienden legalmente a la científica indicaron que "mientras tanto, el fabricante había interpuesto otra acción de tutela, esta vez directamente contra la profesora Elena, pidiendo prácticamente lo mismo.

"Ella ha tenido que defenderse y responder en ambos procesos legales; han sido momentos muy difíciles para la profe a raíz de estas demandas. Varios maestros nos unimos para apoyarla en su defensa legal", indicaron las fuentes consultadas.

A inicios de febrero pasado, el Invima informó el inicio de un proceso de investigación al respecto, del cual no han existido reportes públicos hasta la fecha. Por su parte, el fabricante anunció públicamente que detendría la producción de Dololed.

En repetidas ocasiones, el productor ha aseverado que "nuestro componente es la caléndula". El dueño de este producto también ha desmentido los señalamientos sobre el uso de diclofenalco, y ha manifestado su disposición para que el Invima investige el caso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad