jueves 23 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La verdadera historia de los falsos chalecos antibalas que se venden en Bucaramanga

La supuesta noticia se volvió viral en redes sociales: “En Bucaramanga alquilan chalecos antibalas ante el aumento de inseguridad”. A punto seguido se señalaba que el alquiler de la prenda cuesta $20.000 y el primer día es gratis. Vanguardia verificó la historia, que generó indignación en internet, y se encontró con la frustración y buenas intenciones de un joven publicista.

Dicen que una mentira o una verdad a medias son como una bola de nieve. Cuanto más rueda, más grande se vuelve. Justo eso ocurrió esta semana en Bucaramanga por cuenta de un aviso clasificado y varios mensajes en redes sociales. El texto que contenía la comunicación generó controversia, indignación, notas periodísticas en medios nacionales, entrevistas en radio y asombro, por supuesto, en usuarios desprevenidos de internet.

Lea también: El fuego cruzado del peligroso ‘mercado negro’ de las armas en Bucaramanga

El mensaje se leía: “Chalecos antibalas: Se siente inseguro en Bucaramanga? Alquile ahora el suyo! Llame ya y lleve el primer día gratis. Informes...” y aparecía un teléfono celular. El anuncio clasificado se publicó el pasado martes 21 de mayo.

Incluso las autoridades de Bucaramanga se pronunciaron. En rueda de prensa en el Comando de Policía de Bucaramanga se rechazaron estos mensajes y los anuncios en redes sociales, ya que “se genera la sensación de que Bucaramanga es insegura. Se juega con el nombre de la ciudad y el departamento...”.

Vanguardia habló con Jorge Durán, el cerebro de estos anuncios. Lo primero que admitió es que no tiene idea de cómo fabricar, vender o alquilar chalecos antibalas. De hecho, confesó que nunca ha tocado un arma de fuego y está en contra de todo tipo de violencia.

“Yo soy publicista...”, aclaró en la conversación.

Le puede interesar: Encuentros violentos entre menores en Cañaveral

Jorge Durán, de 32 años, los últimos cinco destinados a la publicidad, añadió que no es la primera vez que emite un mensaje con información, digamos no tan exacta, en internet. “Hace cuatro años publiqué en Bucaramanga un clasificado para comprar votos. El mensaje decía algo así: No regale su voto, nosotros se lo compramos desde $300 mil. Dimos un teléfono y la gente no paraba de llamar. Nosotros les respondíamos con una campaña pedagógica frente a no vender el voto en las elecciones...”.

Este joven profesional aclara, por si las dudas, “que no vendemos chalecos. Estamos en contra de las balas”, haciendo referencia a los últimos homicidios que han ocurrido en el área metropolitana de Bucaramanga.

Pero otra idea se llevaron quienes leyeron el aviso clasificado en el periódico y en redes sociales, donde muchas personas se asombraron por esta modalidad de servicio de seguridad. Incluso un periódico de Bogotá entrevistó a Catalina Mejía, directiva de la empresa de seguridad, que supuestamente alquilaba los chalecos antibalas.

Lea también: Carta al hombre que disparó contra un menor en Floridablanca

La nota, publicada en el portal web de noticias, señalaba que “el primer día no se cobra por el uso del chaleco antibalas para que así las personas comprueben si lo necesitan. Hace unos días les alquilamos dos chalecos a una señora y su hijo. Ella aseguró que salían a la calle y no sentían tranquilidad”, agregó Mejía en la entrevista.

El brigadier general Manuel Antonio Vásquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, le dijo a Vanguardia que tal empresa “no existe” y que el teléfono que aparece en los avisos fue adquirido en un corregimiento del Amazonas y luego esa “persona ha sacado seis celulares más en el área de Cundinamarca”.

“Es una campaña...”

Jorge Durán aseguró que sus mensajes sobre el alquiler de chalecos antibalas corresponden a una campaña para llamar la atención sobre los índices de inseguridad en el área metropolitana.

“La idea de los chalecos surge de varios amigos. El tema de los homicidios nos preocupa y resolvimos armar una campaña para generar conciencia de esta situación. Rechazamos la violencia...”, afirmó.

Durán enfatizó que antes de elecciones “siempre se me ocurren hacer cosas para educar a la ciudadanía. Además, “las autoridades no hacen gran cosa con la seguridad en la ciudad...”.

Lea también: Capturan en el barrio El Porvenir de Bucaramanga a presunto homicida

Al preguntare si detrás de esta campaña estaría algún político con aspiraciones electorales e intención de generar impacto en redes sociales, el publicista dijo que “no”. Sin embargo, añadió que sí compartió esta idea con alguien que tiene aspiraciones (electorales) en Bucaramanga. “Esa persona me dijo que estaba de acuerdo con hacer la protesta y saldría a apoyarla. Yo tengo afinidad política” con ese candidato.

Sobre la supuesta gerente de la empresa que alquilaba chalecos, Jorge Durán indicó que le pidió a una amiga que contestará el teléfono.

“Nosotros creamos un guión para dar credibilidad a la campaña, para que las personas se interesen y luego educar sobre el tema. En efecto, al personaje que utilizamos le pusimos por nombre Catalina Mejía. La empresa y todo el esquema que se creó son falsos. Obviamente no vendemos chalecos antibalas. Confeccionamos unos chalecos (sin blindaje, solo simbólicamente) y se los dimos a personas que quisieron validar la campaña y expresar su inconformismo frente a la inseguridad que se vive en Bucaramanga. El chaleco antibalas es un símbolo...”.

Sobre las notas periodísticas aclaró que “esos medios de comunicación escribieron las notas porque llamaron y se hicieron pasar por una persona cualquiera. Entonces recibieron la información del guión...”.

Lea también: Tronco humano hallado en el norte de Bucaramanga es de un menor de 16 años

¿Qué dijo la Policía?

El general Vásquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, explicó que luego de una indagación se determinó que algunas personas implementarían estos mensajes buscando intereses personales o sociales.

“No podemos permitir que se mancille el nombre de la ciudad con estos anuncios sobre inseguridad. Estos mensajes afectan el desarrollo y el turismo de la región. Situaciones de inseguridad se presentan en todas las metrópolis. En Bucaramanga la Policía trabaja por la ciudadanía...”.

Ayer en la tarde, Jorge Durán, confesó al otro lado del teléfono, con algo de intranquilidad, que esta “campaña le generó dolores de cabeza”. Al preguntar por qué, la respuesta fue tajante: “Quería educar, pero no pude controlar la campaña como quería...”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad