jueves 21 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Los rostros que cambiarán gracias a ‘Milwaukee Wisconsin’

Nuevamente el Hospital Universitario de Santander, HUS, se convierte en el escenario para cambiar la vida de más de cien personas a través de cirugías lideradas por profesionales de Estados Unidos. Vanguardia Liberal conoció tres de estas historias, que gracias al esfuerzo médico tendrán un final feliz.
Escuchar este artículo

Por 33 años continuos, la población menos favorecida de Santander ha sido la motivación del equipo médico del College Medical Of Wisconsin. Año tras año regresan con la ilusión de ver las sonrisas de las personas que sobreviven con malformaciones congénitas.

“Como todos los años traemos personal muy calificado de los mejores equipos de cirugía plástica de Estados Unidos. Vienen cirujanos, anestesiólogos, instrumentadoras, enfermeras, fisioterapistas y personal de apoyo para prestar un servicio integral a nuestros pacientes”, indicó el director de la misión en el Hospital Universitario de Santander, Carlos Ramírez.

Lea también: Conozca la organización que lucha contra las enfermedades huérfanas en Bucaramanga

Casos como labio y paladar hendido, malformaciones de orejas, manos, cráneo y secuelas de quemaduras en niños, jóvenes y adultos son los más comunes.

“El éxito de la misión es que son pacientes que no se abandonan, siempre se les hace seguimiento. Los médicos que nos visitan hacen un esfuerzo muy grande porque son profesionales que dedican sus vacaciones para venir a operar y lo hacen con mucho gusto”, dijo el especialista.

En total 38 extranjeros, profesionales de la salud y apasionados por su trabajo, operarán durante dos semanas a cientos de pacientes que este año, además de Santander, vienen de Norte de Santander, sur de Bolívar, sur del Cesar y Florencia en Caquetá.

Un milagro concedido

Desde las 6:00 a.m., Melissa Pérez y Daniel, su padre, esperan con ansias el momento en que los llamen a cirugía. Entre español e inglés, con juegos y actividades, parte del equipo de profesionales extranjeros hacen más llevadera la espera.

Según cuenta el padre, hacer parte de esta nueva etapa de la ‘Misión Milwaukee Wisconsin’ es el milagro que esperaban.

“Me siento feliz porque es una oportunidad muy grande. Llevábamos dos años esperando esta operación por la EPS y nada. Gracias a Dios y a estos médicos se nos hará realidad”, manifestó conmovido.

Le puede interesar: Vuelve a entrar en servicio el área de Urgencias del Hospital de Floridablanca

Los rostros que cambiarán gracias a ‘Milwaukee Wisconsin’

Esta pequeña de nueve años, proveniente de Girón, nació sin ningún problema. Su dolor, y el de su familia, comenzó a raíz de un absceso, cuando tenía dos años.

“Le salió un absceso en la parte derecha de la quijada, que no fue atendido a tiempo. Empezó a crecerle a tal punto que le afectó el oído y le impidió abrir la boca de manera natural”, relató Daniel.

Desde ese momento Melissa ha tenido que afrontar toda serie de dificultades, perdió audición en su oído derecho, no mastica la comida, todo debe ser licuado, habla muy poco y cualquier enfermedad se convierte en un problema.

“Ha sido una situación compleja, sobre todo cuando se enferma con vómito, al intentar hacerlo corre el riesgo de ahogarse, porque no tiene movilidad en su boca. Siempre hemos evitado al máximo que se enferme”, dijo Daniel.

Durante siete años, la familia Pérez ha acudido infinidad de veces a especialistas buscando mejorar el estado de Melissa. A pesar de que la han intervenido dos veces, los resultados siguen sin notarse.

Además de las complicaciones de salud, Melissa ha tenido que sortear diariamente el ‘bullying’ en su colegio.

Lea además: Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

“Ella nunca ha dejado de estudiar, ya cursa quinto grado. Hay compañeras que la molestan, pero su mamá y yo siempre le decimos que no debe darle importancia a pesar de que a nosotros nos duela que sufra”, señaló el papá.

Gracias al comentario de una vecina, Melissa hoy tiene la oportunidad de cambiar su cara, no solo por físico sino por autoestima y salud. Sin embargo el oído tendrá que seguir esperando.

“Inmediatamente nos enteramos vinimos al Hospital a presentarnos, la valoraron y me dijeron que era apta. Los doctores me garantizaron que va a abrir la boca y yo sé que con la ayuda de Dios va a quedar bien”, finalizó.

Las huellas del ‘bullying’ que borrará el bisturí

A sus 33 años, Camilo Salazar Sanabria, oriundo del Valle de San José. espera que las manos de los cirujanos que hacen parte de ‘Milwaukee Wisconsin’ puedan borrar las huellas que dejó en su cara el labio leporino y paladar hendido.

“Me enteré de la misión por un señor que vive en el Valle y tiene un familiar que trabaja en el Hospital Universitario. Cuando él me contó, tenía la ilusión de inscribirme, pero al mismo tiempo pensaba que no me iban a prestar atención, y que solo los niños tendrían la oportunidad”, contó Camilo.

A pesar de los nervios y de la incertidumbre Camilo viajó en diciembre pasado a Bucaramanga y se inscribió.

“Nací con labio leporino y paladar hendido, pero eso me lo operaron cuando era niño. Sin embargo, las secuelas quedaron en mi nariz, por eso la cirugía que me van a realizar es una rinoplastia”, narró.

Lo invitamos a leer: Este es el panorama que afrontan los venezolanos que padecen VIH en Santander

Los rostros que cambiarán gracias a ‘Milwaukee Wisconsin’

Durante su infancia, según cuenta, sufrió de ‘bullying’ en el colegio.

“Muchas personas con algunos comentarios lastiman y bajan el autoestima. Toda la vida he querido ser una persona normal y así evadir las miradas de la gente”.

Aunque en el pasado Camilo intentó conseguir un procedimiento a través de su seguro médico, la respuesta fue negativa, argumentando que era una cirugía estética.

“Me ha tocado duro, pero he salido adelante. Ahora me siento nervioso y feliz porque sé que con esta cirugía mi autoestima va a subir”, expresó este paciente.

Hoy Camilo tiene pareja, una hija y aprendió a convivir con sus defectos. Sin embargo, no quiso desaprovechar esta oportunidad.

“Estas iniciativas son importantes porque colaboran a las personas de bajos recursos y aunque no lo crean evitan que muchos niños crezcan acomplejados por ser diferentes”, finalizó.

Lea también: Las voces del cáncer infantil en Santander

Una nueva oportunidad

Con 22 meses, Dulce María Gómez enfrentó una segunda cirugía que pretende corregir la malformación de su labio y paladar, una condición con la que nació.

Los rostros que cambiarán gracias a ‘Milwaukee Wisconsin’

Durante tres horas, el equipo de cirugía plástica del Hospital Universitario de Santander y los profesionales médicos visitantes trabajaron en la reparación del defecto congénito de esta pequeña.

Según Diego Armando Gómez, su papá, Dulce María nació con labio leporino y paladar hendido, una malformación generada en los primeros meses de embarazo.

“Cuando mi hija cumplió un mes empezamos a adelantar todo el proceso para la cirugía de su labio. La llevamos al seguro, la valoraron y resolvieron no operarla por cuestiones de peso y porque estaba muy pequeña”, relató.

Tres meses después, cuando tenía cuatro y había ganado un poco más de peso, la EPS Saludcoop ahora Medimás la intervino.

“Al salir de la cirugía, el mismo doctor que la operó nos contó de la misión médica que realizaban en el HUS. Hace un año decidimos averiguar y la inscribimos. Al momento de valorarla nos dijeron que debía estar más grande”, señaló Diego Armando.

Tras enterarse de una nueva misión en Santander, Diego y su esposa llevaron una vez más a Dulce a la valoración de los especialistas, quienes esta vez dieron el visto bueno.

“Me siento muy feliz porque por fin logramos la cirugía. Todo pasó muy rápido, el personal fue muy atento. Confiamos en que la niña quede bien porque los médicos presentes están especializados en estos casos”, afirmó el padre.

A la 1:56 p.m. Dulce salió del quirófano dispuesta a recuperarse y a esperar con ansias, junto a sus papás, una nueva intervención, cuando cumpla siete años.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad