jueves 18 de abril de 2019 - 12:00 AM

Mujer acusó a su esposo de violación en Bucaramanga

Vanguardia abre este espacio pensando en aquellas mujeres que han sido agredidas, discriminadas, abusadas o vulneradas. Cuéntenos el caso que conozca, especialmente ese que se “normalizó” por miedo o porque no se denunció a tiempo. Buscamos visibilizarlo y, de alguna manera, demostrar que sí se puede hacer algo para defender los derechos de las mujeres.

Una mujer de 35 años de edad, residente en la Comuna 5 de Bucaramanga, se atrevió a contarnos su historia.

Eso sí, antes de empezar su relato, recalcó que decidió participar de este espacio de denuncia porque sabe que, aunque ella no hizo nada en su momento, hay muchas mujeres en el área metropolitana que sí pueden actuar a tiempo y evitar más episodios de violencia al interior de sus hogares.

Según ella, todo el maltrato físico y verbal por parte de su pareja, lo empezó a vivir poco meses después de contraer matrimonio. La relación de novios duró cerca de tres años y, en ese tiempo, jamás había notado que el hombre era de tan violento carácter; por el contrario, siempre se le vio cariñoso y respetuoso.

Había detectado, eso sí, era el excesivo consumo de alcohol durante los fines de semana. “Así lo conocí y así me lo aguanté, pero por ese tema del trago habían discusiones que surgían por mi constante reproche. Un día pactamos que siempre que llegara borracho dormiría en una habitación aparte, aprovechando que la casa donde vivíamos tenía dos desocupadas con camas”, comentó.

Lea también: Madre se arrepiente de no denunciar el abuso de su hija

El tiempo pasó. Cuando cumplieron tres años de casados, el hombre mostró conductas que la pusieron, como ella misma reconoce, “entre la espada y la pared”.

Es decir, “yo no sabía si era normal o no. Pero este tipo cuando yo no quería tener relaciones íntimas con él, se enfurecía y me empezaba a decir que yo me estaba acostando con otro hombre. Yo, para demostrarle que le era fiel, accedía a cada una de sus pretensiones sexuales”, relató.

La misma escena se fue repitiendo, hasta que un día ella se negó rotundamente.

“Era un sábado en la noche, como las siete y media. Llegó a la casa y luego de cena me pretendió. Yo le dije que no podía porque tenía el periodo (menstrual). Eso fue como un insulto, le entró como el demonio. Me empezó a gritar, a humillar y a ofender”, dijo la víctima con voz entrecortada.

Tras poner resistencia, recordó, su esposo empezó a golpearla. Luego, le quitó la ropa y la obligó a tener relaciones sexuales.

“Me accedió. Me sentí violada, sucia. Yo no lo denuncié. Era mi esposo, siempre le fui fiel y lo amaba. Sin embargo, no dudé en separarme. Cuando busqué ayuda supe que lo que había hecho era un delito”, manifestó.

Le puede interesar: Una menor denunció acoso en calle de Floridablanca

No es normal

De acuerdo con las indagaciones realizadas por Vanguardia frente a expertos en la materia, afirmaron que este tipo de situaciones, efectivamente, deben ser denunciadas penalmente ante la Fiscalía.

De hecho, si la mujer hubiera interpuesto la denuncia a tiempo o si se hubiera capturado en flagrancia, el hombre hubiera podido ser judicializado y condenado a varios años de cárcel porque su actuar fue constitutivo de un delito de agresión sexual.

Entre lo comentado un abogado penal, afirmó que “muchas personas creen que porque es el esposo la conducta no se puede tipificar como violación. Este caso se puede decir que es un acceso carnal violento agravado en concurso con violencia intrafamiliar, según los artículos 205, 211 y 229 del Código Penal”.

El hombre sería sindicado como posible autor a título de dolo, sin circunstancias de menor punibilidad y según una decisión del juez podría obtener detención en centro carcelario.

Tenga en cuenta, según lo establecido en el código penal

-Artículo 205: Acceso carnal violento (...).

-Artículo 211: Circunstancias de agravación punitiva. Las penas para delitos de violación y actos sexuales abusivos se aumentarán de una tercera parte a la mitad. Si, según el númeral 5, se realizare sobre cónyuge o compañero permanente (...).

-Artículo 229: Violencia intrafamiliar. El que maltrate física o psicológicamente a cualquier miembro de su núcleo familiar. La pena se aumentará de la mitad a las tres cuartas partes cuando la conducta recaiga sobre una mujer (...).

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad