lunes 20 de mayo de 2019 - 3:15 PM

Niña trasplantada estaría en riesgo por presunta negligencia de Coomeva en Santander

Retrasos en la entrega de medicamentos, falta de autorización de controles con especialistas e incluso presuntos cobros para que atiendan a una menor con un trasplante de corazón, son algunas de las denuncias de la madre de la niña de seis años en Santander.

Hace tres meses, Nasly Gilebeth Quintero Angarita, de seis años, recibió un trasplante de corazón en el Instituto Cardiovascular, de la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV.

Ello, con el objetivo de ponerle fin a una falla cardiaca que tenía en riesgo su vida y la cual solo podía ser tratada por medio de un trasplante.

Después de varios meses de espera por el órgano y de estar internada en la clínica para compensar su cuerpo mientras llegaba el nuevo corazón, la pequeña fue sometida a la intervención, la cual fue exitosa.

Sin embargo, según denuncia la madre de la menor, desde que salió de la clínica, Coomeva EPS no le suministra los medicamentos necesarios para evitar que su cuerpo haga un rechazo, ni le autoriza los controles o citas con los especialistas para evaluar el funcionamiento del nuevo órgano.

Lea además: Denuncian retrasos de EPS para el tratamiento de una niña de tres años trasplantada en Santander

Como consecuencia, la vida de la menor está en riesgo nuevamente de acuerdo con el médico tratante.

“Fue trasplantada hace tres meses, tiene una orden para un ecocardiograma que se le debía hacer el 8 de marzo pero Coomeva no ha hecho el pago anticipado para que atiendan a la niña. También tengo problemas con los medicamentos, no se los dan desde febrero que salió de la clínica”, explicó Emilce Angarita Nova, madre de la niña.

Además, la mujer indicó que su hija requiere de manera urgente controles con el cardiólogo pediatra y otros especialistas, pues desde que salió de la clínica no han hecho los exámenes pertinentes para asegurarse que el órgano no haga un rechazo.

“Yo voy a Coomeva y siempre me ponen ‘peros’. Me dicen que el médico me tiene que enviar unos formatos especiales de reacción adversa para que me autoricen. Voy, el médico llena los formatos, regreso a la EPS pero nada que me autorizan. La niña necesita una biopsia y un cateterismo para ver que no tenga un rechazo porque a los 15 días del trasplante tuvo un posible rechazo. Toca monitorear su corazón”, añadió Angarita Nova.

Niña trasplantada estaría en riesgo por presunta negligencia de Coomeva en Santander

Para suplir las dosis de medicamentos, Emilce acude a la ayuda de otras mujeres con hijos trasplantados para que le “presten” algunas dosis y mantener estable a la niña.

La mujer indicó que los retrasos se deben a que la EPS no hace el pago anticipado en la FCV para que su hija pueda ser atendida.

Más irregularidades

Pese a que la mujer tiene tutelas y desacatos en contra de la EPS y de que es oriunda de San Alberto, Cesar, asegura que no recibe ayuda económica para costear los gastos en Bucaramanga.

Además, denuncia que Coomeva EPS le solicitó dinero para las autorizaciones de los controles.

“El viernes me llamaron de Coomeva y me dijeron que yo tenía que hacer un pago por $483.000 para que ellos hicieran el pago anticipado para las citas de la niña. Nosotros no tenemos plata, estamos muy mal económicamente. Me vine a poner una tutela para que exoneren de esos copagos. Me dijeron que hasta que yo no hiciera esos pagos, ellos no hacían el pago anticipado para que atendieran a la niña”, denunció Emilce Angarita Nova.

Lea además: La vida con un corazón ajeno en Santander

Debido a que la familia de Nasly Gilebeth es de escasos recursos, su madre asegura que no cuenta con el dinero que la EPS le solicita.

Una batalla contra la muerte

En noviembre del año pasado, Emilce Angarita Nova, de 42 años, llegó desde San Alberto, Cesar, a la capital santandereana, en búsqueda de una nueva oportunidad de vida para su hija.

Nasly Gilebeth Quintero Angarita, de tan solo seis años, requería de atención médica especializada debido a los problemas de corazón que sufría, como consecuencia de una miocardiopatía dilatada que le diagnosticaron el 11 de junio de 2018.

“Le descubrieron la enfermedad porque le dio una fiebre muy fuerte y un edema facial que hizo que se las uñas y los labios se le pusieran morados de inmediato. Los médicos la trasladaron hasta Bucaramanga donde le hicieron los exámenes y le detectaron el problema del corazón. Allí nos explicaron que necesitaba un trasplante”.

Niña trasplantada estaría en riesgo por presunta negligencia de Coomeva en Santander

Desde entonces, empezó la carrera contra la muerte, pues la niña estuvo hospitalizada varios meses hasta que llegó la noticia de la existencia de un posible donante.

“Recuerdo el día en que me llamó el médico y me dijo que había un posible donante y que iban al otro día a Tunja a recoger el corazón. El trasplante se dio y hasta el momento ha sido un éxito. Pero sin los controles, la niña se puede morir”.

¿Por qué es importante el control con los niños trasplantados?

Javier Castro Monsalve, cardiólogo pediatra de la FCV y médico tratante de Nasly Gilebeth, aseguró que en el caso de los niños trasplantados, de no recibir sus medicamentos, podrían morir en cualquier momento.

“Una de las cosas que más admiramos es que las mamás se colaboran entre ellas, pero llegará un momento en que se queden sin medicamento y no lo podrán seguir haciendo. Ahora la niña está en riesgo de que se le dañe el corazón y se muera”, indicó el médico.

Para Castro, es de suma importancia que las EPS respeten el tratamiento de los pacientes para evitar la muerte de los mismos. Además, asegura que es más fácil prevenir un rechazo que enfrentarse a las consecuencias de uno.

Lea además: La lucha de un bebé de seis meses que espera un corazón en Santander

“Se puede dañar todo el trabajo que se ha logrado, es un crimen que no les den la droga, que además hace parte del POS. La niña puede ponerse muy mal y necesitar asistencia ventricular o perder la vida. Es una ofensa para la familia del donante que dio ese corazón con tanto amor y que se pueda dañar porque la EPS no le autoriza los medicamentos. También es una ofensa con el receptor y la familia que sufre esa angustia”, concretó Castro Monsalve.

¿Qué dice la Coomeva EPS?

Vanguardia se comunicó con Coomeva EPS para poner en conocimiento de la entidad el caso de Nasly Gilebeth Quintero Angarita.

Aunque en primera instancia, personal de comunicaciones en Santander aseguró que “no hay medicamentos pendientes para la paciente”, después reconoció que “sí hay un medicamento pendiente y están haciendo los trámites para hacerlo llegar”.

Si bien esta redacción conoció esta respuesta el pasado 6 de mayo, la madre de la niña manifiesta que solo hasta el viernes 17 de mayo recibió la autorización para reclamarlos.

Niña trasplantada estaría en riesgo por presunta negligencia de Coomeva en Santander

Sobre las autorizaciones para los exámenes y controles con los especialistas que necesita la niña, la EPS indicó que “las órdenes médicas ya se encuentran en gestión por parte de la nacional”.

Sobre la denuncia de la mujer acerca del presunto pago que le pidió la entidad, Coomeva aseguró que “lo del pago que me comentas el área de operaciones está validando el tema de copagos”. Sin embargo, a la fecha de esta publicación, la entidad no ha aclarado el tema.

Luego de la denuncia publicada por esta redacción, la EPS aseguró que la mujer “quedaría exenta de copago”.

* Vanguardia publica la identidad de la menor por petición y previa autorización de la madre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad