domingo 11 de octubre de 2020 - 12:00 AM

El clan Isaza y su historia de guerra

En 2016, tras cumplir ocho años de prisión, un juzgado especializado de Medellín dejó en libertad al más antiguo de los excomandantes de las AUC del Magdalena Medio, Ramón Isaza.
Escuchar este artículo

El Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, presentó el resultado de las investigaciones sobre “Isaza, el clan paramilitar. Las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio”.

El informe hace parte de la serie sobre las actuaciones de las agrupaciones paramilitares en las regiones y particularmente sobre las estructuras que se originaron al sur del Magdalena Medio.

Camilo Villamizar Hernández, politólogo de la Universidad Nacional de Colombia e investigador del CNMH, explicó que para la elaboración de este informe fueron entrevistados 15 postulados a Justicia y Paz de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio y 462 exparamilitares firmantes de los Acuerdos de Contribución a la Verdad.

También se hicieron 64 entrevistas y grupos focales a víctimas y testigos en municipios de Antioquia, Caldas, Tolima y Cundinamarca.

De acuerdo con Villamizar Hernández, “lo destacable es cómo un grupo con un alto contenido familiar (y por eso se denominó ‘clan’) logra delinquir prácticamente por más de 35 años, es decir, desde cuando dice Ramón Isaza (cabeza del clan) que se creó la estructura en 1977 hasta cuando capturan a uno de sus hijos luego de la desmovilización de alias ‘Roque’ en 2012. Aunque aún hoy en día hay voces o rumores que señalan que algunas personas de este grupo familiar todavía estarían participando en actividades ilegales”.

Le puede interesar: Investigan el modelo paramilitar en Santander

Como se recordará, a principios de 2006 Isaza se desmovilizó con 990 hombres, aunque estuvo a punto de fracasar porque su yerno, alias ‘Mc Giver’, y su hijo adoptivo, alias el ‘Gurre’, se negaron al acuerdo por un tiempo. Finalmente todos se presentaron junto al ‘Viejo‘ y entregaron las armas en Puerto Triunfo.

Contribución a la verdad

Para Villamizar Hernández, “muchas personas que fueron entrevistadas estaban arrepentidas incluso de su paso por el grupo y contar la verdad era de alguna manera su forma de contribuir a la paz, ya que no tenían medios de reparación.

Muchos de los entrevistados, de acuerdo a la ley 1424 de 2010, no eran mandos sino “exparas” rasos, explica el investigador.

Participación en masacres

Con tantos años de operación, el “clan Isaza” tuvo diferentes periodos y las masacres siempre estuvieron presentes desde la época de los escopeteros, es decir, desde los inicios, cuando ocurrió la masacre de la vereda Santa Rita contra integrantes de la familia Buitrago.

Otra época, precisa, Villamizar Hernández, es cuando el clan entra a hacer parte del grupo de Puerto Boyacá en el 84 y en el periodo de guerra con Pablo Escobar entre el 91 y el 94, donde también cae mucha gente inocente.

Lea también: ¿Cuáles fueron las causas de la muerte de Javier Ordóñez? Médico forense reveló detalles

Hacia finales de los 90 son muy conocidas las masacres de Isaza, tal vez la más recordada puede ser el caso de los desaparecidos de la vereda Esperanza en el Carmen de Viboral (la mayoría de estas personas nunca fueron halladas).

De acuerdo con el CNMH, la zona que fue más afectada por masacres fue el oriente de Caldas y el norte de Tolima, donde operaba el frente Mario Isaza y se tiene registro de 38 masacres con 178 víctimas entre el 2000 y 2005.

Hay que decir que los patrones de macro criminalidad que identificó la Fiscalía para este grupo son muy amplios, pues no se trata solo de homicidios y masacres, sino que también hubo un fuerte grado de desaparición forzada, utilizando el río Magdalena y varios de sus afluentes como lugares de disposición de cadáveres.

La serie “Isaza, el clan paramilitar. Las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio” también contiene testimonios de víctimas en donde relatan los hechos cometidos por los paramilitares, el desplazamiento forzado a los que se vieron enfrentados y las constantes amenazas a través de panfletos.

$!Imagen tomada de Verdadabierta.com / VANGUARDIA
Imagen tomada de Verdadabierta.com / VANGUARDIA
Versiones de la creación
Existen diferentes versiones sobre la creación del grupo paramilitar de Ramón Isaza, todas construidas a partir de sus relatos. La más extendida sitúa un combate entre un grupo de escopeteros comandados por él y el Frente 9 de las Farc el 22 de febrero de 1978 como su hecho fundacional.
Isaza dice que ese día se enfrentó a la guerrilla en la vereda La Estrella, en donde era colono, con ocho escopetas, después de solicitar apoyo y armamento en la Base Calderón del Ejército Nacional en Puerto Boyacá (Isaza, 2005). Sin embargo, la única fuente de este relato ha sido Isaza.
Otra versión plantea que el grupo surgió en 1977 cuando Isaza recibió un millón de pesos de los ganaderos y madereros de la región, entre los cuales se encontraban Evelio Monsalve, Ignacio Ríos, John Yepes y Carlos Salazar.
Isaza asegura que con este dinero compró ocho escopetas para armar el primer grupo conformado por José Domingo Manrique, Luis, sus hermanos Orlando y Emeterio Isaza Arango, Genaro Valencia, Géner, Luis Flórez, Alirio Morales y Celín Londoño El Mono Celín (Fiscalía Dossier BMM, s. f.)
*Texto tomado de ‘Isaza, el clan paramilitar. Las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio’.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad