miércoles 21 de agosto de 2019 - 12:00 AM

La confianza del consumidor empieza a recuperarse

Aunque Bucaramanga no ha recuperado la confianza del consumidor, es importante destacar que hubo un aumento frente al mes anterior.

La confianza del consumidor vuelve a su senda alcista de recuperación. Aunque en julio, el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, de la Encuesta de Opinión del Consumidor de Fedesarrollo registró un balance negativo de 6,1%, frente a junio de 2019 cuando registró un decrecimiento de 10% tuvo un aumento de 3,9 puntos porcentuales, pps; no obstante, cayó 20,9 pps con relación a julio de 2018 cuando se ubicó en 14,8%.

De acuerdo con Luis Fernando Mejía, director del centro de pensamiento, el crecimiento en la confianza obedeció a un aumento en el Índice de Condiciones Económicas, ya que existe una percepción de mejora económica en el hogar, mientras que el Índice de Expectativas del Consumidor, la percepción que existe frente al país, se mantuvo estable.

Cabe destacar que la confianza de los consumidores aumentó principalmente en Medellín (14,8 pps), la capital santandereana y Bogotá (0,3 pps), mientras que disminuyó en Cali (9,9 pps) y en Barranquilla (0,7 pps).

Lea también: Se cierra la brecha por género en microcrédito y tarjetas

La confianza aumentó en los estratos bajo y medio, 2,3 pps y 0,9 pps respectivamente, y presentó una disminución de 4,9 pps en el estrato alto, con relación a junio.

Confianza mejoró en el país

En línea con las expectativas del mercado (-5,2%), el Índice de Confianza del Consumidor se ubicó en un balance de -5,1% durante julio. El indicador avanzó 1,2 pps en variación mensual, aunque se mantuvo 14,9 pps por debajo de lo observado 12 meses atrás.

Para los analistas de Bancolombia, una de las claves de la evolución fue el mejor resultado del mercado laboral urbano durante junio en comparación a lo visto en los meses previos. “Sin embargo, la aceleración reciente en los precios al consumidor, la volatilidad de la tasa de cambio y los resultados moderados de algunos indicadores líderes serían factores que jugaron en contra de una mayor mejoría del ICC”, señalaron.

Este resultado implicará el inicio de una senda alcista del sentimiento de los hogares que le permita regresar al terreno optimista antes de finalizar el año, dicen los expertos, sustentada por la mejora progresiva en las condiciones económicas vigentes de la actividad productiva.

Sin embargo, el ruido mediático que podría generar el trámite de una reforma pensional y laboral, como el gobierno propuso recientemente que hará a final del año, podría limitar el alcance de la recuperación.

Entre tanto, en julio, el indicador de disposición a comprar vivienda se ubicó en 5,1%, lo que equivale a un incremento de 5,2 pps frente al mes anterior y el balance de respuestas acerca de si es un buen o mal momento para comprar bienes se ubicó en -2,7% en julio, lo que representa un aumento de 0,1 pps respecto a junio de 2019.

$!La confianza del consumidor empieza a recuperarse
Compra de vivienda y bienes durables
Por otro lado, la intensión de compra de vivienda ganó terreno en su dinámica mensual y bajó fuertemente en la interanual en Bucaramanga.
Según reveló Fedesarrollo, el indicador de disposición a comprar vivienda se ubicó en -9,1%, lo que equivale a un incremento de 4 pps frente a junio; sin embargo, cayó 18,1 pps con relación al mismo mes del año pasado.
Esta intensión también aumentó en Cali (19,4 pps) y Medellín (17,2 pps), y disminuyó en Barranquilla (7,2 pps) y Bogotá (0,3 pps) relativo a lo observado en junio de 2019.
Los hogares de bajo (14,3 pps) y altos (1,7 pps) ingresos fueron los que mantuvieron mayor disposición a compra de inmuebles, mientras que el segmento medio cedió terreno (3,3 pps).
“Estos resultados indican que el mercado de vivienda VIS podría mantener su fortaleza en los próximos meses, pero la vivienda no VIS se seguirá enfrentando a la limitación de una demanda poco dinámica en las principales ciudades del país”, explicaron los analistas de Bancolombia.
Estas cifras, según los expertos, revelan más sobre la lentitud que podría seguir dominando en el mercado de vivienda de mayor valor en lo que queda del año.
Finalmente, la disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos en la ‘Ciudad Bonita’ disminuyó 1,5 pps frente al mes anterior.
Barranquilla (8,1 pps), Medellín (5,9 pps) y Bogotá (2,1 pps) fueron las ciudades donde la disposición a comprar bienes durables aumentó.
Si bien la persistencia de la confianza del consumidor en balances pesimistas podría implicar presiones de desaceleración para el consumo privado en la segunda parte del año, los expertos económicos creen que la tendencia que dominará es la mejora del sentimiento de los hogares antes una demanda privada que se mantendrá sólida en su ritmo de crecimiento reciente.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad