jueves 17 de enero de 2019 - 6:58 PM

Minesa volvió a solicitar licencia ambiental para Soto Norte

Ahora, el proyecto deberá ser revisado y estudiado por la Anla, quien realizará la evaluación de la propuesta. Incluye la reducción de la huella física en más de 14 hectáreas.

Acatando las sugerencias realizadas por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, en su anterior Estudio de Impacto Ambiental, EIA, Minesa radicó ayer un nuevo documento.

De acuerdo con Santiago Ángel Urdinola, presidente de Minesa, el nuevo documento el EIA tiene mejoras en su diseño en la que se asegura la protección del ecosistema y las comunidades, implementación de técnicas avanzadas de minería subterránea y la reducción de la huella física del proyecto en más de 14 hectáreas, “lo que se traduce en un menor impacto”.

Ángel Urdinola aseguró que durante la fase de construcción de la mina subterránea, que tiene una duración de tres años, se tendrá una inversión diaria de US$1 millón, y una proyección en impuestos y regalías cercana a los US$100 millones por cada año durante la vida del proyecto.

Lea también: Minesa desiste del actual proceso para obtener licencia ambiental en Soto Norte

Vanguardia Liberal habló con el directivo de la empresa minera de Santander sobre el nuevo Estudio radicado, los cambios realizados y las consecuencias que pueda tener.

Preguntas y respuestas

Radicaron nuevamente la solicitud de la licencia ambiental, ¿qué esperan?

Es un proceso con términos establecidos con espacios de participación y discusión, que apenas arranca y que tendrá muchos meses para las discusiones técnicas que requiere la autoridad, pero además tiene etapas de socialización con las comunidades.

¿Qué aspectos diferentes incluye este documento frente a la anterior solicitud?

Incorporamos cambios que provienen de dos fuentes, las propuestas que había hecho la Anla, que aunque no eran técnicamente las mejoras que deberían hacerse, sí eran sensibles y por lo tanto tomamos la decisión de acatar mu-chas de ellas; y lo segundo es que escuchamos a la comunidad, nos reunimos en casi 100 eventos de socializaciones, escuchamos los temas que les importaban y los incorporamos en el estudio. Este es un proyecto mejorado, repotenciado que precisamente busca dar esa tranquilidad en todos los aspectos técnicos.

¿Dónde marca la diferencia con relación al anterior?

Es un proyecto que reduce su huella en cerca de 14 hectáreas, por lo tanto es de menor tamaño, dimensión y de menor cercanía a las zonas sensibles, que podían ser la preocupación de la Anla, y por lo tanto toda esa infraestructura la sacamos del proyecto precisamente para dar una doble garantía, y demostrar que somos unas personas conscientes de que esas zonas que tienen algún tipo de fragilidad se alejaran del proyecto. Otro cambio fue que la toma de agua del proyecto esté por debajo de los puntos de vertimientos, así garantizamos y damos la tranquilidad que es agua consumible.

¿Qué pasaría si la Anla hace nuevos y más requerimientos que la solicitud anterior?

Entendemos que pueden existir requerimientos, pero estamos convencidos de que este estudio está repotenciado en muchas medidas, y debe tener esa discusión técnica de buen nivel con las autoridades. Contratamos más de 15 firmas técnicas nacionales e internacionales, para que nos ayudaran en ese proceso.

Ustedes han insistido en hacer ‘Minería bien hecha’, pero los ambientalistas manifiestan que habrá un daño ambiental, ¿cómo garantizan que esto no vaya suceder?

Tendremos total transparencia, apertura de diálogo y discusión. Hemos mantenido acercamiento con los bumangueses y queremos hacerlo también con los contradictores del proyecto. Santander tiene una institución universitaria de alta calidad como la UIS, y Minesa está interesada en que la protección del Páramo se haga. Nos comprometemos a no utilizar ningún químico en el proceso, entendiendo las preocupaciones que hay. Todas esas discusiones las tendremos de forma abierta.

¿Cuáles son las proyecciones de extracción de oro y cobre?

Nosotros sacaremos una roca y de ella extraeremos los minerales oro y cobre, y tenemos proyectado extracciones superiores a 400 mil onzas año.

¿Les genera incertidumbre ante una posible nueva delimitación del Páramo de Santurbán, como lo sugiere la sentencia de la Corte Constituciones?

Tomamos una decisión de radicar, porque creemos que nuestros estudios tenían que ser disponibles para las autoridades ambientales. Hemos realizado los estudios más serios de agua que se han hecho en la región con los técnicos más serios, precisamente para mirar esos puntos y estos estudios lo que lograrán es delimitar bien el Páramo, porque le dará a las autoridades todos los insumos y la información técnica que es difícil conseguir, precisamente para ayudar a esas discusiones de protección del ecosistema, y por eso ponerlo a disposición en este momento nos parecía importante. Participaremos y estaremos atentos.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad