jueves 26 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Migrantes venezolanas en la precariedad laboral

Al menos el 91,1% de las mujeres migrantes del vecino país trabajan en Colombia en condiciones laborales informales.
Escuchar este artículo

El sueño de todo migrante es tener nuevas y mejores oportunidad laborales que les permitan mejorar su economía. Sin embargo, la realidad no siempre es como la sueñan y se enfrentan a grandes desafíos.

Este ha sido el caso de muchas venezolanas, quienes enfrentan en Colombia una precariedad laboral que vulnera sus derechos como el acceso a un trabajo decente, a salud, educación y una vivienda, entre otros.

De acuerdo con datos de Migración Colombia, a agosto de 2020, 1,7 millones de venezolanas estaban en el país, de las cuales el 44% se encontraban en condición regular y el restante irregular. Al menos el 6,2% viven en Santander.

Aunque muchas llegan al país en busca de mejores oportunidades labores, según un estudio de Cusco international en alianza con la Universidad Externado de Colombia reveló que al menos el 91,1% de ellas están en condiciones laborales informales. Si bien las mujeres colombianas también sufren este flagelo laboral, puesto que representan el 60%, la situación de las migrantes es más crítica.

A su vez, las migrantes trabajan más horas que sus connacionales, aproximadamente 42,5 frente a 37 horas, respectivamente, y sus ingresos son inferiores al salario mínimo mensual legal vigente ($877.802).

Según el Dane, la situación de quienes estaban ocupados venezolanos era precaria; el 63% percibía un ingreso mensual igual o inferior a un salario mínimo y solo el 9% cotizó a salud y el 3% a pensión.

Rezago de género

De acuerdo con Alejandro Matos, director de Cuso International en Colombia, la verdadera problemática es la brecha de género en el mercado laboral nacional.

“Tanto las mujeres colombianas como venezolanas están rezagadas en cuanto al acceso de un empleo formal y digno. No obstante, dadas las circunstancias en que llegan las mujeres provenientes del país vecino, sin recursos económicos y redes de apoyo, se enfrentan a mayores barreras para ingresar al mercado de trabajo”.

En el caso de las migrantes venezolanas, la brecha de género se hace profunda en el nivel educativo. Paola Ríos, autora del estudio e investigadora de la Universidad Externado de Colombia, explica que las mujeres migrantes tienen un nivel educativo más elevado que los hombres migrantes y las mujeres colombianas. Sin embargo, tienen un porcentaje de desempleo del 19,9% frente al 7,6% de los hombres migrantes.

“Los países más desarrollados, en su mayoría, están constituidos por un robusto tejido migratorio. Es necesario un gran pacto social que se centre en los beneficios y oportunidades que supone la migración para el desarrollo de Colombia”, agregó Matos.

Para Michael Lerner, oficial senior de desarrollo de ACNUR, existen varios factores que se asocian a la precariedad laboral y la exclusión, entre los que están: el mercado laboral colombiano tiende a excluir por sí mismo a las mujeres, colombianas o extranjeras, debido a una discriminación de género estructural que dificulta el acceso de la mujer a oportunidades laborales; segundo, que cumplen el rol de los hijos y otros dependientes del hogar, y finalmente tienen menos formación y experiencia laboral.

“El panorama laboral no es muy claro, especialmente cuando en el país por cada hombre desempleado hay dos mujeres. Deben adelantar acciones de inclusión laboral con enfoque a las mujeres, algunas estructurales para acceder al empleo”, aseveró Lerner.

$!Migrantes venezolanas en la precariedad laboral
Inclusión laboral
Frente a este panorama, es necesario garantizar los derechos fundamentales de la población migrante mediante el trabajo decente y su inclusión laboral.
Para lograrlo, el Ministerio de Trabajo en alianza con la Unidad Administrativa Especial del Servicio Público de Empleo, la Agencia Pública de Empleo del Sena, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, la Organización Internacional del Trabajo, Fundación Corona, la Fundación Panamericana para el Desarrollo, y la Caja de Compensación Familiar Compensar, diseñaron la Guía de Orientación Laboral para Población Refugiada y Migrante Venezolana buscadora de empleo en Colombia.
Este documento tiene como objetivo orientar a esta población en la búsqueda de empleo, los documentos necesarios para trabajar en el país y los diferentes contratos de trabajo y las garantías de trabajo decente a las que tienes derecho.
“La población refugiada y migrante de Venezuela es una de las poblaciones vulnerables que más barreras enfrenta para acceder al mercado laboral formal”, señala Acnur.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad