martes 05 de diciembre de 2023 - 10:09 AM

Al menos unos 2.500 camiones ucranianos siguen atrapados por el cierre de la frontera polaco-ucraniana

Camiones enteros con medicamentos para hospitales de primera línea han permanecido varados durante semanas por el cierre de fronteras entre Ucrania y Polonia.
Compartir

La frustración crece en Ucrania a medida que el bloqueo de la frontera occidental del país por parte de un grupo de camioneros en Polonia se va notando en la economía y en la línea del frente, donde los soldados y médicos no pueden recibir equipos esenciales del extranjero a través de esta ruta logística tan vital en medio de la guerra.

Según el Servicio Estatal de Fronteras de Ucrania, unos 2.500 camiones ucranianos siguen atrapados en el lado polaco de la frontera entre los dos países.

Miles de toneladas de bienes de consumo y combustible no pueden llegar a sus consumidores en Ucrania, y se espera que los aumentos de precios reflejen los crecientes costos logísticos.

Sólo en noviembre el presupuesto estatal perdió el equivalente a 240 millones de euros en tasas aduaneras, según Danilo Getmantsev, jefe de la Comisión de Finanzas del Parlamento.

Las exportaciones a través de la frontera han caído un 40 % debido a la falta de camiones, que siguen estancados en Polonia.

Puede leer: Alemania dice que Israel es responsable de evitar una catástrofe humanitaria en Gaza

Sin embargo, las pérdidas causadas por el bloqueo no se reflejan únicamente en los indicadores financieros.

La vida de los soldados ucranianos en peligro

Ya hay vidas humanas en juego, dice a EFE Anna Skolbushevska, del batallón médico voluntario “Hospitalarios”, ya que cientos de pedidos urgentes no pueden llegar a sus destinatarios en primera línea.

Skolbushevska lidera el equipo de una de las más de 30 ambulancias que evacuan a los soldados heridos desde el frente a instalaciones médicas cercanas. Esperaba que antes del comienzo del invierno llegaran unas 30 calentadores de sangre térmicos, fundamentales para la transfusión de sangre.

Sin embargo, los calentadores han estado estancados en la frontera desde el primer día del bloqueo, el 6 de noviembre, mientras que las temperaturas en la línea del frente han bajado muy por debajo de cero.

“Sin este dispositivo no podré realizar transfusiones de sangre, ya que no hay otra manera de calentar lo suficientemente rápido la sangre, guardada en el frigorífico, como para utilizarla para tratar a una persona herida”, explica.

Esto podría fácilmente provocar la muerte o agravar los efectos a largo plazo de una lesión debido a una pérdida crítica de sangre, subraya Skolbushevska.

Lea también: ONU dice que ningún lugar de Gaza es seguro

El bloqueo de la ruta de suministro más importante de Ucrania mientras sus puertos son atacados u ocupados por Rusia, la ha dejado desconcertada.

“Simplemente no entiendo cómo a la gente en Polonia se le ocurrió la idea de bloquear la frontera con un país en guerra. Todo el mundo sabe muy bien que casi todo el equipamiento adquirido por los voluntarios para el Ejército llega a Ucrania a través de Polonia”, explica.

Un problema de gran escala

“La situación es muy grave, incluso catastrófica”, concluye Skolbushevska basándose en sus comunicaciones con soldados y voluntarios.

Camiones enteros con medicamentos para hospitales de primera línea han permanecido varados durante semanas, dijo a modo de ejemplo.

Sus amigos en el Ejército no pueden recibir dispositivos de visión nocturna, comprados en el extranjero, necesarios para detectar al enemigo durante las misiones de reconocimiento en la oscuridad.

“Esto los expone a graves peligros cuando trabajan de noche”, lamenta.

Las tiendas en línea, que venden artículos importantes para los soldados, también se han visto afectadas y sus suministros se agotan rápidamente.

Kristina, una voluntaria civil de 28 años, no ha podido encargar varios cientos de calentadores corporales para los soldados de la Infantería de la Marina que luchan en la región sureña de Jersón.

Los calentadores se utilizan tanto para calentar durante las misiones, para evitar congelaciones y permanecer preparados para el combate, como para calentar sueros y soluciones que se utilizan para las transfusiones durante la evacuación de los heridos.

Le puede interesar: Diputados rusos preparan ley para multar a quienes ven a las mujeres como “incubadoras”

Kristina pudo enviar la mitad de la cantidad requerida juntando los suministros que aún tenía y los de varios compañeros voluntarios. Teme lo que podría pasar si el bloqueo no se levanta pronto.

“La necesidad de equipamiento militar es enorme y los suministros se están acabando muy rápidamente”, subraya.

Ante esta situación, los voluntarios buscan soluciones. Casualmente, Skolbushevska va a ir Polonia y podrá recuperar personalmente los dispositivos atascados del camión en la frontera.

Aún así, las alternativas al levantamiento del bloqueo son mucho más caras y requieren más tiempo, lo que ejerce presión sobre los ya limitados recursos de la población del país en guerra, explica Kristina.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad