miércoles 23 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Centroamérica, ‘asfixiada’ por la pandemia y las deudas

Una región marcada por la pobreza y azotada por dos huracanes, ha tenido grandes dificultades para lidiar con la crisis generada por la COVID-19, mientras acumula deudas, desempleo y recesión, toda una bomba de tiempo social.

La devastadora combinación de la COVID-19, la pobreza, la desigualdad y los desastres naturales, tienen a Centroamérica ‘asfixiada’ por una crisis sanitaria y económica sin precedente alguno.

En la región, donde viven unos 50 millones de personas, la mayoría de escasos recursos que depende del trabajo informal en un 60% y de las remesas internacionales que ya empiezan a mermar, la pandemia se ha propagado de manera intensa y sostenida a nueve meses de su llegada.

Los seis países centroamericanos de habla hispana (menos Belice) acumulan más de 625 mil contagios y alrededor de 14 mil muertes por el SARS-CoV-2 con Panamá a la cabeza.

A la crisis sanitaria se suman los implacables huracanes Eta e Iota, que han dejado miseria, hambre y destrucción a su paso en noviembre pasado por la región, especialmente en Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Además: Incendios, sequías y huracanes, los desastres que escondió la pandemia

Tan solo en Honduras, los dos huracanes dejaron 94 muertos y casi 4 millones de damnificados en el norte del país y, según analistas, provocaría un aumento de la pobreza de un 10%, superando el 70% de la población.

Se estima que pandemia y huracanes dejan pérdidas a este país por unos 4.140 millones de dólares.

El panorama es desalentador. La semana pasada la Cruz Roja alertó que Centroamérica aún necesita asistencia tras los ciclones, mientras que el Banco Centroamericano de Integración Económica advirtió que la pandemia causará en la región una crisis económica “tres veces más intensa” que la ocurrida en 1998 por el huracán Mitch.

$!Centroamérica, ‘asfixiada’ por la pandemia y las deudas

Panamá, el más grave

Evidelia Velásquez, quien vive en Ciudad de Panamá, reconoce que “estamos al borde de la locura, cada día salen más de 2.000 casos positivos y la cifra de fallecidos por día no baja de 25”.

El istmo, con unos cuatro millones de habitantes, reporta cerca de 214 mil infectados y más de 3.600 muertos. De lejos es el país centroamericano más afectado por el virus, seguido de Honduras con 117 mil casos y 3.034 fallecidos.

La situación es tal en Panamá, que ya han colapsado varios hospitales, y se han generado protestas ante el descontento por la gestión gubernamental de la COVID.

Incluso, Evidelia explica que las autoridades de salud están instalando carpas en los hospitales para atender pacientes, y hay déficit de personal médico, por lo que el Gobierno se ha visto obligado a contratar personal extranjero especializado.

Lea aquí: Por las malas o por las malas

Para esta panameña que trabaja en una entidad oficial, el repunte del virus ha sido superior que al inicio de la pandemia en marzo pasado.

“Aquí no ha habido ni primera ni segunda ola, pues nunca bajamos, solo se mantuvo y cuando se dio apertura total a la economía, la curva volvió hacia arriba y no baja”, asegura Evidelia, quien agrega que el Gobierno decretó la cuarentena total del 24 al 28 de diciembre y del 31 al 4 de enero próximo.

Además dice, está el problema de la corrupción, “haciendo desastre en la economía, que se está yendo a pique”. Desde que empezó la pandemia, 1.600 restaurantes han cerrado, anota.

En tanto, el desempleo está disparado. La pandemia aumentó en un 18,5% el desempleo en Panamá, la mayor tasa registrada en 20 años.

$!Centroamérica, ‘asfixiada’ por la pandemia y las deudas

El Salvador, endeudado

El salvadoreño William Meléndez cuestiona la debilidad institucional y el autoritarismo del presidente Nayib Bukele durante la pandemia.

“Nos pueden colocar en una posición difícil en los mercados internacionales”, sostiene el periodista, quien estima que El Salvador, el país más pequeño de la región, está cerca de llegar a un 93% de deuda, lo cual “puede ser insostenible”.

Este país, de más de 6,4 millones de habitantes, llegó a 4.626 casos y 98 muertes, batiendo récords, como el pasado sábado, con 151 contagios en un día- cuando arrancó la primera fase de su apertura tras 85 días de cuarentena y la anulación por parte de la justicia.

Tenga en cuenta: Nayib Bukele: el presidente tuitero

En cuanto a la vacuna, comenta que hay expectativa para que llegue al país y luego su costo. “Se supone que habrá un donativo, pero no está claro. Esto sería para personas de escasos recursos”, anota William.

Si bien destaca que las remesas de los compatriotas salvadoreños se han mantenido, y quizá cierren el año con un aumento. Hasta septiembre de este año, las remesas familiares recibidas por el país sumaron 4.188 millones de dólares.

“Es un alivio para un país que tiene como ingreso principal la remesa y que casi supera su presupuesto general anual”, señala este periodista salvadoreño, aunque advierte que países vecinos están mal, Honduras especialmente.

$!Centroamérica, ‘asfixiada’ por la pandemia y las deudas

Nicaragua: Autocuidado

La otra cara de la moneda en la región es lo que se vive en Nicaragua.

En esta nación, que suma 163 muertos por la COVID-19 y 5.938 casos confirmados, según datos oficiales, no se han decretado cuarentenas, toques de queda y la vida transcurre sin restricción de ningún tipo.

Juan Francisco Flórez, quien vive en Managua y trabaja en una empresa ganadera, admite que prácticamente las medidas son de precaución como el uso del tapabocas y el lavado de manos, se aplica el autocuidado, “pero la verdad en Nicaragua lo único que exige el Gobierno es la prueba negativa de COVID a los viajeros”.

Le puede interesar: Tenemos que hablar

La gente sale a a trabajar normal, a bares, discotecas, solo usando mascarilla, menciona este empresario nicaragüense, quien aclara que rebrotes como tal no se han reportado, solo casos aislados, a diferencia de otros países centroamericanos.

No obstante, el gobierno de Daniel Ortega ha sido blanco de críticas de los expertos por promover las aglomeraciones y no imponer medidas de bioseguridad, ni confinamientos.

$!Centroamérica, ‘asfixiada’ por la pandemia y las deudas

Aliviar la deuda externa

Frente a la actual crisis que afronta Centroamérica, Dionne Cruz, politóloga y docente de la Universidad Javeriana, considera que se debe imponer un ejercicio de solidaridad y cooperación global para aquellos países que han sido impactados tanto por la COVID-19 como por las condiciones derivadas del cambio climático.

Según ella, tras el paso de los huracanes en la región, donde Colombia no fue la excepción, las condiciones de pobreza y miseria han ido en aumento y es necesario generar el apoyo principalmente a las naciones más débiles y vulnerables.

Así las cosas, Cruz, quien es presidenta de la Asociación Colombiana de Salud Pública, asegura que se deben adoptar medidas como revisar el tema de la deuda externa de los países.

Y en segundo lugar, plantea avanzar hacia políticas públicas en los estados, de acuerdo con consensos internacionales que permitan una mejor distribución de la riqueza, la propiedad y el acceso a la tierra, teniendo en cuenta que América es el continente más desigual del mundo.

Dato
Según la Cepal, el Caribe sería la subregión más afectada en 2021, con una contracción de 7,9%. Le seguiría América del Sur con 7,3% y Centroamérica con 6,5%
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Ángela Castro Ariza

Periodista de Vanguardia desde 1996. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Editora de la sección de Tendencias y Vanguardia Kids. Editora nocturna.

@acastro72

acastro@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad