jueves 23 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La derecha tensiona a Europa

La tendencia ascendente de la ultraderecha en Europa va en aumento. Temas como la crisis económica, terrorismo, migración y globalización acaparan el discurso y cautivan a la sociedad europea, a medida que imponen sus ideologías totalitarias.

España, Alemania, Francia, Suecia, Austria, Italia, Polonia y Finlandia... el ascenso y el afianzamiento de nuevos movimientos y agrupaciones de ultraderecha viene amenazando la unidad de Europa.

El alcance de sus ideas alcanza cada vez a más países europeos. La idea de una derecha populista, que ha logrado calar con sus discursos nacionalistas exacerbados, xenófobos, racistas y antimigrantes, se ha instalado en el Parlamento de al menos 17 países del Viejo Continente.

Europa se tensiona con estas formaciones de extrema derecha, que cuestionan el proyecto de integración europea y que, además, se preparan para dar el gran ‘asalto’ en las próximas elecciones del Parlamento Europeo, que se celebrarán entre hoy y el domingo, 26 de mayo.

Marine LePen en Francia, Santiago Abascal en España, Matteo Salvini en Italia, Jörg Meuthen en Alemania o Sebastian Kurz en Austria son los rostros más conocidos de esta ultraderecha en auge y que vienen dibujando el nuevo mapa político europeo. Mientras los partidos de izquierda, liberales y socialistas viven sus horas más bajas.

Julio Botero, docente de la Facultad Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de la Salle, señala que recientemente la sorpresa la dio Finlandia. Allí el partido Los Verdaderos Finlandeses se convirtió en abril pasado en la segunda fuerza política del país.

Francia e Italia son algunos otros ejemplos en los cuales se percibe que la derecha está representando mejor los intereses de la sociedad, comenta el experto.

En su concepto, eso se debe en parte a que “estos partidos de derecha están interpretando de mejor manera la forma en que los nacionales de cada uno de esos países encuentran sus necesidades, relacionadas con economía y seguridad”.

Pone como ejemplo a facciones políticas que plantean que la migración es una de las causas de inseguridad y de desviación económicas. “Entonces, lo que plantean es un nacionalismo, el cual hace reunir alrededor de un propósito de nación de una identidad”, añade Botero.

También lea: Curva peligrosa a la derecha

Resultado de la crisis

Una proliferación de la ultraderecha en Europa que se remonta a la última década, y cuyo detonante fue la crisis económica de 2008, recuerda Jerónimo Ríos, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

Con ocasión del desencadenamiento de la crisis financiera internacional, que afectó sustancialmente a Europa, explica que “nos encontramos con una Unión Europea que su margen de maniobra es muy escaso y su respuesta a esa crisis está basada en políticas de austeridad y de unas lógicas donde el Estado-Nación es incapaz de dar respuesta de manera inmediata, y especialmente eficiente, a este tipo de requerimientos”.

En la actualidad, según Ríos, son las terceras o cuartas fuerzas en la mayoría de los países europeos.

“Se vislumbra un avance creciente de posiciones más ultranacionalistas y ortodoxas, donde, por desgracia, el discurso de la socialdemocracia y de su capacidad de acción y transformación se encuentra en entredicho, como consecuencia de un debilitamiento del Estado, un empoderamiento del mercado y una aceptación negativa a la sociedad en términos de desigualdad, exclusión, marginalidad y vulnerabilidad”.

Lo que en su opinión, es el “perfecto acopio para que tengan fuerza y consolidación ese tipo de movimientos”.

El internacionalista Alexander Arciniegas considera que no es una novedad este fenómeno en Europa, pues asegura que la extrema derecha tiene presencia en casi todos los Parlamentos de este continente, exceptuando cuatro países, entre ellos Portugal.

Por otro lado, señala que viene aglutinando una serie de figuras y nuevos liderazgos como el italiano Salvini, el alemán Meuthen o el español Abascal.

Igualmente se refiere a que una extrema derecha que viene haciendo carrera y conquistando espacios gracias a la crisis económica que vive Europa y a partir de un fuerte discurso xenófobo.

Otro aspecto que, a juicio de Arciniegas, llama la atención son las vinculaciones de la ultraderecha europea con el presidente Donald Trump, aludiendo a la influencia de su exasesor Steve Bannon.

También: ¿Europa sin Merkel?

El futuro de la UE

Ahora bien, insiste en que habrá que esperar si en las elecciones parlamentarias europeas ese intento que está liderando el italiano Matteo Salvini para crear un bloque de 10 partidos de extrema derecha tiene buen desempeño y si logra el objetivo de convertirse en el grupo más votado: “la elección del 26 nos dirá si se confirma ese crecimiento de la ultraderecha europea o si más bien, ese fenómeno tiene un techo”.

“De esto dependerá, no solo el futuro de la Unión Europea, sino de la democracia en Europa y el mundo”, advierte el experto.

En lo anterior concuerda Carlos Andrés Pérez, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, quien subraya que lo que está en juego con estas elecciones parlamentarias europeas, “es la misma existencia de la UE, y la importancia que los propios ciudadanos están viendo y ese paradigma de la Unión de cara a lo que está pasando en el contexto internacional”.

Atribuye, además, el giro hacia la ultraderecha en Europa a situaciones de coyuntura interna de los Estados, “más allá de la concepción y el pensamiento de esa Unión Europea y ese proceso de integración profunda con el que siempre se ha pensado y se ha soñado”.

Sin embargo, repara en que el auge de este movimiento es algo que preocupa especialmente a los Estados que han sido tradicionalmente proeuropeos, y son los que hoy en día sostienen como tal esa Unión, caso Alemania y Francia.

Los países ha estado migrando hacia una posición más proteccionista, dejando de lado sus ideales de un mercado común, de manera que “preocupa que sea el principio de lo que se llamaría una gran crisis de la UE, y sobre los países que la sostienen”, concluye Pérez.

Le puede interesar: ¿La Gran Bretaña se aísla?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad