jueves 11 de julio de 2019 - 12:00 AM

Regresa la amenaza nuclear

La república islámica desafía al mundo, con sus pretensiones nucleares, anunciando que renuncia a algunas obligaciones del acuerdo de 2015.

La amenaza nuclear vuelve a primer plano de la mano de Irán.

La república islámica pasó esta semana de las palabras a los hechos al confirmar al mundo haber superado el nivel de enriquecimiento de uranio permitido en el acuerdo multilateral nuclear de 2015, llevándolo al 4,5%.

A medida que la crisis nuclear se agudiza, Estados Unidos promete nuevas sanciones contra Irán aunque apostando por la vía diplomática y la Otan promete rebajar las tensiones para evitar un conflicto a gran escala, Teherán acelera el enriquecimiento de uranio.

En virtud del acuerdo firmado en 2015, Irán no debía tener más de 300 kilogramos de uranio enriquecido a no más del 3,67%, explica Diego Torres, Ph. D. en Física Nuclear.

“Debido a tensiones de los últimos días, Irán ha mostrado que muy seguramente llevaba varios meses por encima de ese límite, lo que implica que tiene más de 300 kilogramos de uranio y segundo, ha enriquecido por encima del 3,67%”, describe el experto.

A renglón seguido, señala que esto significa que entre más uranio tenga y más enriquecido sea, más se acerca a la capacidad de producir una bomba nuclear.

En términos políticos, el problema para Irán es que tiene sus sanciones al límite y casi que poco le importa tenerlas, porque ha podido sobrevivir con ellas durante varios años, y muy seguramente va a querer obtener beneficios, opina Torres, quien es miembro del Grupo de Física Nuclear de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia.

“Es una verdadera papa caliente para el gobierno de Trump bajo una política de negociaciones agresivas”, considera el especialista, quien aclara que una cosa es mantener a raya el caso de Corea del Norte, pero con Irán es diferente, porque este país se comporta totalmente de forma inesperada.

También le puede interesar: ¿Revive la amenaza nuclear?

Lo que observa Cristian Gómez, profesor de Relaciones Internacionales y Derecho Internacional de la Universidad Industrial de Santander, UIS, es que Irán y su programa nuclear no representan una amenaza global.

“Los usos de su programa están enfocados a la producción de energía y a pesar de que tengan potencial militar, este no es el objetivo del programa”, asegura Gómez, al tiempo que insiste en que aún no han desarrollado acciones contundentes que permitan inferir la producción de armas nucleares.

Fernando Cristancho, profesor de Física de la Universidad Nacional, apunta que el hecho de que Irán sobrepase esa cota de uranio no implica que va a hacer bombas atómicas el año entrante, o ni siquiera en dos años. “Cuánto tiempo le tomó a Corea Norte”, se pregunta.

A su modo de ver, la principal preocupación es si la diplomacia es capaz de disuadirlo de su uso.

Su percepción es que “la acción de Trump sobre Irán es para disminuir su capacidad de potencia militar en Oriente Medio”.

Además, estima que el presidente estadounidense Donald Trump tuvo la suerte de encontrar el acuerdo nuclear. E Irán, a su vez, es el único punto de apoyo efectivo para negociar con alguna ventaja.

Así pues, destaca que el tema nuclear es solamente “un accesorio en el juego geopolítico”.

Sobre este asunto, Gómez agrega que EE.UU. viene ejerciendo una fuerte presión tras abandonar el acuerdo internacional. Reforzó las medidas de embargo y hoy plantea una coalición militar para vigilar el estrecho de Ormuz.

Como se recordará, el acuerdo de 2015 se firmó tras dos años de intensas negociaciones entre Estados Unidos, China, Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido e Irán.

También el profesor de la UIS llama la atención en que los países firmantes del acuerdo no se han retirado y por el contrario se sostienen en mantenerlo.

Si bien advierte que lo que podría pasar, es que los ánimos se exacerben, “podríamos estar ante una nueva escalada militar en la región”.

Diplomacia, a prueba

Sin embargo, Gómez afirma que la diplomacia iraní es muy hábil, sabe crear puentes bilaterales que le permiten exponer sus necesidades y en determinadas situaciones hacer causa común frente a sus oponentes.

Para Fabián Gamba, investigador independiente, la vía diplomática se convierte en la mejor estrategia para Trump de cara a su campaña de reelección, pues un enfrentamiento en este momento, no solo aumentaría sus detractores políticos sino que endurecería a los electores indecisos “y no es un buen momento para tomar ese riesgo”.

Por otro lado, resalta el papel de la Unión Europea, que se ha venido erigiendo como un organismo de gran importancia para la definición del mapa político y estratégico del mundo.

Igualmente dice que la Otan como organización supranacional siempre tendrá la posibilidad de evitar conflictos. “Ahora bien, no sé qué tanto vaya a querer intervenir en un conflicto que ya se torna histórico y en el cual la pugna política es tan grande a nivel del globo”, concluye Gamba.

Lea también: Nueva carrera armamentista en el mundo

$!Regresa la amenaza nuclear
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad