martes 06 de julio de 2021 - 12:00 AM

A calzón quitado

Y se habla mucho del derecho al libre desarrollo de la personalidad, que es diferente al libre desarrollo de la irresponsabilidad. Sorprende ver a niñas con una criatura que no es su hermano sino su hijo...

Recordemos que la expresión “hablar a calzón quitado” se refiere a hablar con franqueza, sin rodeos, sin tapujos, sin ocultar nada; sinónimo de la también muy conocida expresión “sin pelos en la lengua”.

En este contexto, es oportuno destacar por su importancia y pertinencia la noticia sobre la campaña que con el nombre “A calzón quitao” ha comenzado en Barranquilla para prevenir los embarazos indeseados en mujeres adolescentes. La iniciativa es liderada por la primera dama, la Gerencia de Desarrollo Social, las secretarias de Salud y Educación con el apoyo de Profamila y la Fundación Santo Domingo.

Moisés Wasserman en su libro La educación en Colombia informa que el 11.5% de las adolescentes no van al colegio o desertan por embarazos tempranos con todos los efectos sicologicos, económicos y sociales que ello implica.

No sobra recordar el ejemplo de Luis Miguel Bermúdez, profesor de ciencias sociales de un colegio público en uno de los barrios más pobres de Bogotá; hace tres años fue candidato al Premio Mundial de la Educación por haber logrado con diálogo franco y sincero y las asesorías correspondientes, bajar a cero los númerosos embarazos de sus jóvenes alumnas.

Ojalá que estos ejemplos sirvan para ser aplicados en el sector educativo urbano y rural por las secretarias de Educación y Salud de los departamentos y municipios y así ayudar a evitar el embarazo adolescente, las enfermedades venéreas y los contagios por el SIDA que siguen creciendo. Además, una meta del Objetivo 3- Salud y Bienestar- de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, es: Garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación familiar.

Y se habla mucho del derecho al libre desarrollo de la personalidad, que es diferente al libre desarrollo de la irresponsabilidad. Sorprende ver a niñas con una criatura que no es su hermano sino su hijo, o a la jovencita migrante con tres niños y embarazada pidiendo limosna. Mucho dolor, poco futuro y el desempleo creciendo para las personas sin conocimientos y educación de calidad.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad