sábado 30 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Metales pesados

Hace más de 20 años venimos mencionando la necesidad de tener hábitos saludables para vivir sano. Ahora tenemos que pensar en los procesos de desintoxicación como un estilo de vida.
Escuchar este artículo

Con o sin coronavirus, la vida tiene que seguir. Nuestra generación nunca imaginó vivir lo que estamos padeciendo, relacionado con la contaminación ambiental. Si no protegemos la naturaleza que nos rodea, seguirán apareciendo enfermedades aún más graves. Destruir el páramo es acabar con el agua y padecer en forma irreversible, entre otros problemas, intoxicación por metales pesados.

Los metales pesados más tóxicos para el cuerpo humano que se están liberando en Santurbán son el arsénico, aluminio, mercurio, cesio, estaño, plomo, cadmio, cromo, cobalto y talio. Producen cáncer, malformaciones, lesiones en glándulas como la tiroides, ovario y enfermedades degenerativas del sistema nervioso que ya estamos viendo en niños.

Los metales pesados además, afectan la función de las mitocondrias o batería de la célula disminuyendo la producción de energía o ATP; son un oxidante severo y bloquean los mecanismos antiinflamatorios y antioxidantes. Esto sucede al atraer en forma irreversible, los campos electromagnéticos (CEM) provenientes de celulares, computadores, enrutadores wifi y muchos aparatos más. Los CEM envenenan el cuerpo más que la radiación que produce un aparato de rayos X.

Si no cambiamos, el mundo nos cambiará. De las cosas por cambiar, urgentes antes de que se tornen irreversibles, es evitar las toxinas que el humano está liberando en la producción de energía proveniente de combustibles sólidos, minería a cielo abierto y otros procesos incluyendo la producción de medicamentos.

Hace más de 20 años venimos mencionando la necesidad de tener hábitos saludables para vivir sano. Ahora tenemos que pensar en los procesos de desintoxicación como un estilo de vida. Prevención es hacer ejercicio, comer saludable, evitar la comida chatarra, tomar el sol. Prevención es evitar hasta lo imposible, la liberación de todos estos metales pesados. El coronavirus es un aviso de lo que le espera a la raza humana, si seguimos contaminando y destruyendo la naturaleza.

En esta época de vida, podemos decir que todos los humanos tenemos concentraciones de metales pesados alcanzando niveles tóxicos. Podemos ayudar a su eliminación consumiendo alimentos ricos en zinc, magnesio, selenio, potasio y yodo, presentes en verduras, leguminosas, frutas, lácteos y otras proteínas animales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad