viernes 15 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Juan Pablo Remolina

Diversidad y sofisticación

es una gran noticia que la CCB haya lanzado un ambi-cioso plan de internaciona-lización denominado Global Plan Santander

¿Por qué hay unos países pobres y otros ricos? Entre las diferentes teorías está la del profesor de Harvard Ricardo Hausmann. Hausmann señala que la riqueza está basada en la complejidad de la economía, es decir, en el nivel de diversificación y sofisticación de las exportaciones. La diversidad hace referencia al número de productos y la sofisticación a su valor agregado. Según el ranking de complejidad económica del CID-Harvard, Colombia perdió 6 puestos en la última década al pasar de la posición 56 en 2007 a la 62 en 2017 entre 133 países. “En América Latina, Colombia supera solo a Venezuela en el indicador de diversificación de la canasta exportadora” (Consejo Privado de Competitividad).

Este análisis se realizó en el 2017 a nivel departamental. De acuerdo con el Atlas Colombiano de Complejidad Económica (Datlas), Santander ocupó el puesto 10 entre 32 departamentos y Bogotá. El 77% de las exportaciones de Santander corresponde a petróleo y derivados según la Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB). Al excluir el petróleo y derivados, Santander pasa de representar 2,2% de las exportaciones del país a solo 0,9%, ocupando el puesto 18 a nivel departamental (CCB).

En este sentido, es una gran noticia que la CCB haya lanzado un ambicioso plan de internacionalización denominado Global Plan Santander (GPS). Este plan busca que las exportaciones pasen de representar el 0,9% al 4% del total del país en el 2030, excluyendo el petróleo y derivados. Sin duda, un insumo valioso para los nuevos mandatarios. Se requiere apoyo para su promoción y que la inversión, especialmente de las regalías, que tienden a agotarse en el tiempo, generen las condiciones propicias para convertir recursos del subsuelo en activos generadores de mayor diversidad y sofisticación económica (infraestructura, educación, salud, etc.). “Los recursos naturales son la oportunidad más grande para un desarrollo rápido si se usan adecuadamente” (Paul Collier).

Asimismo y volviendo a Hausmann, la realización de productos nuevos y complejos es posible gracias a la apropiación de distintos conocimientos y a la unión de empresas. Entre sus recomendaciones están la atracción de inversión extranjera, movilidad laboral, estudios en el exterior y el retorno de cerebros fugados, entre otras. Estoy convencido de que Santander tiene todo el potencial para alcanzar un nivel de prosperidad alto y sostenible.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad