viernes 10 de junio de 2022 - 12:00 AM

El futuro del trabajo no será tan flexible para todos

Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Poco a poco pierdo la ilusión de que, después de la pandemia, el trabajo flexible sería una opción real que brindara bienestar y les permitiera a las empresas contratar talento no solo local sino de otras partes del mundo. Desafortunadamente, la realidad es que sigue existiendo resistencia al “trabajo remoto” por parte de aquellos gerentes de mentalidad más tradicional.

Lo que no me esperaba es que uno de los grandes líderes empresariales del mundo tuviese ese pensamiento. Elon Musk, dueño de Tesla y próximamente Twitter, ha exigido presencialidad en todos sus negocios y en donde solo aceptará trabajo remoto un día a la semana, si y solo si sus empleados ya ha trabajado 40 horas de forma presencial. Su mensaje es completamente opuesto a los encontrados en compañías como SAP, Dell, Amazon y hasta la Cruz Roja, que empiezan a liderar las listas de los apetecidos trabajos remotos, flexibles o virtuales. Según la nueva visión de quienes buscan empleo, parte de la escasez de mano de obra en muchas industrias no es cuestión de “si existe trabajo remoto”, sino de “cuánto se paga” o “cuántos días” la gente puede trabajar desde su casa.

Si el deseo del nuevo trabajo no es escuchado por los empleadores, lamentablemente, la nueva realidad será igual a la vida antes de pandemia. Muchos líderes no aprecian qué tan palpable es el anhelo de cambio entre los empleados de hoy, muchos completamente desgastados y desmoralizados. ¿Por qué no pensar en una “flexibilidad intermitente”, como trabajar de forma remota durante un par de días mientras se desempeñan otras tareas personales? Es claro que hay industrias en donde esto no es tan viable: manufactura, comercio, educación y banca, por nombrar algunas, pero lo que no puede pasar es retornar al estilo de liderazgo de calentar silla y no de bienestar laboral, con resultados medibles y cuantificables.

A propósito, mientras esto sucede en gran parte del mundo, y por supuesto Colombia, ¡Inglaterra sigue haciendo su piloto para la semana laboral de cuatro días!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad