domingo 12 de julio de 2020 - 12:00 AM

El sueño de un país de trenes

Guillermo Gaviria, el hombre de “fierro” después asesinado por las Farc, soñó con cubrir el país de trenes...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Rangel

Guillermo Gaviria Correa. Ingeniero. Director de Invias (1997). Leyó el libro de mi hijo Sergio Rangel Arenas, “A paso de Yuma” (1998). Historia de Puerto Wilches, la navegación por el río Magdalena y la construcción del Ferrocarril de Bucaramanga a Wilches. Digo a continuación una broma. Como buen paisa, creía que la navegación por el río Magdalena y que los ferrocarriles de Colombia fueron en Antioquia. Se enamoró de una Sangileña, Yolanda Pinto Afanador y ella lo enamora de las tierras rojizas de Barichara. Le mostró “A paso de Yuma”, epopeya de la construcción del Ferrocarril de Wilches. Casi un siglo para que el crujir de fierros rompiera el silencio de la selva y unos pocos días para que desapareciera por la corrupción. “...Mañana salgo a recorrer a pie la trocha de lo que fue ese ferrocarril. Que me acompañen dos personas, y dígale al autor del libro, Sergio Rangel Arenas, que si quiere ir conmigo” (1999). Son 116 kilómetros ingeniero, se gastarían varios días, no existen albergues y es ruta riesgosa y solitaria. “Compren carpas y enlatadados”. El día señalado cinco personas partieron del Café Madrid. Gaviria salió a las Cinco de la mañana del Café Madrid. Pasaron en “cuatro patas” por los viaductos del Río Lebrija, a las 6 dormían en carpas entre Palmas y Conchal. La siguiente estación fue Sabana de Torres. Les daban la bienvenida ladridos de perros y aullidos desde casas de madera y zinc deshabitadas. Al cuarto día se acercaron al kilómetro 20. Allí se contó la historia del año 24 cuando los trabajadores del Ferrocarril por demoras en los pagos de salarios se declararon en huelga. Obreros petroleros y anarquistas se les unen. Asalto a la tesorería del Ferrocarril, y una cuota de muertos e incendio de bodegas, presagio de la violencia interminable del país. Se aproximan a La Estación de García Cadena, cruce de la vía con “El Expreso del Sol”, pomposo nombre con el que se bautizó el viaje en tren al mar. Caminan ahora entre palmares a la orilla de la trocha hasta Puerto Wilches. De esa caminata de cuatro días entre maderas podridas de los “durmientes” sin rieles, Guillermo Gaviria el hombre de “fierro” después asesinado por las Farc, soñó con cubrir el país de trenes. Dijo “.. esto es muy bello, es un sueño, hay que reconstruir el ferrocarril de Wilches”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad