jueves 12 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Ciberseguridad en las empresas

se cree que pensar en ciberseguridad es gastar fortu-nas en hardware y softwa-re, pero en realidad lo primero es tener procesos que determi-nen quién, cómo y para qué manejar la información
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

El cibercrimen en 2021 será la primera economía ilegal del mundo y se estima que alcanzará los 6 billones de dólares. En Colombia, en lo que va corrido del año, se han reportado 30.410 casos de delitos informáticos.

Miles de personas han caído en fraudes por correos electrónicos, secuestro de datos, hurtos y por suplantaciones de identidad, entre otros delitos. Todos los días, las empresas sufren la amenaza de extorsiones, robos de propiedad intelectual, fraude en compras, transferencias no consentidas de activos y abusos de información privilegiada, entre otros. No siempre es a través de sofisticados algoritmos, la mayoría de veces se da por el eslabón más delgado: El factor humano, con prácticas conocidas como la ‘ingeniería social’, que no es más que obtener información a través del engaño.

De esta forma, alguien que se hace pasar por un empleado, contacta a un directivo, por ejemplo, y logra obtener contraseñas para acceder a perfiles, tarjetas de crédito o archivos con pretextos como hacer ajustes técnicos. Así no lo queramos reconocer, los humanos somos la falla más predecible en todo sistema.

Por esta razón, las organizaciones deben fortalecer sus políticas para prevenir todo tipo de comportamientos anormales y consoliden un marco jurídico que facilite las implementaciones de seguridad tecnológica.

A menudo se cree que pensar en ciberseguridad es gastar fortunas en hardware y software, pero en realidad lo primero es tener procesos que, por ejemplo, determinen quién, cómo y para qué puede manejar la información en las empresas. “Hay que generar conciencia en las organizaciones sobre los riesgos”, le oí decir la semana pasada al coronel retirado Fredy Bautista, hoy en día uno de los expertos más consultados en este campo en Latinoamérica, en el lanzamiento de un diplomado sobre este tema de la Universidad EAN.

Adicionalmente, el otro problema a considerar es el costo reputacional si llegan a tener algún incidente relacionado con su ciberseguridad; sus clientes desconfiarían y se irían. Este escenario confirma la importancia de tener cultura en seguridad digital, liderazgo y talento preparado en las organizaciones. A las empresas colombianas se les acabó el tiempo de titubear, hay que actuar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad