jueves 05 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Medios a la Vanguardia

Hoy Vanguardia es más liberal que antes, porque interpreta mejor la diversidad de sus audiencias.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Todos los años mueren periódicos, pero nunca mueren las audiencias. Esto deberían tenerlo claro quienes profetizan la muerte de los medios.

Los buenos periódicos han venido entendiendo que no son fábricas de papel que hay que estampar, sino productores de información y construcción de sentido que distribuyen los contenidos en diferentes plataformas.

El mundo de los medios no es ajeno a los cambios y por ello debe tomarse muy en serio su proceso de transformación digital. ¿Los cambios son caprichosos? No, las mutaciones en los medios se deben a los cambios en sus públicos. Se modificaron los hábitos de consumo como tiempo y lugar para informarse; ha explotado la hiperoferta de contenidos; los periodistas no son los únicos que hoy en día producen noticias e historias y los dispositivos móviles alcanzan a sus públicos por deseo de estos mismos.

Cuando directivos de medios como ‘El Tiempo’ me han llamado para aconsejarles, les reitero que ahora el desafío es saber aliarse de las tecnologías para hacer más eficientes sus procesos de producción, edición y distribución, y así al final, lectores y clientes salgan ganando sin sacrificar la esencia del periodismo. Televisión, radio, prensa, podcast y muchos formatos más van a venir, pero nada debe sustituir compartir la verdad.

Paradójicamente, la verdadera transformación de los medios, en su profundidad, debe regresar a sus principios básicos. Y aunque a muchos les suene muy anacrónico del siglo XX, hay que recordar la importancia de verificar las informaciones, contrastar con las diversas fuentes, investigar hasta la saciedad para dudar, dudar y dudar. El buen periodismo es el ejercicio fiel a la sospecha y a la vocación de servicio a la sociedad.

En estos primeros 100 años de Vanguardia, felicito a este medio, porque ha sabido reinventarse; ha sabido descarrilarse de su origen militante en el trapo rojo. Hoy Vanguardia es más liberal que antes, porque interpreta mejor la diversidad de sus audiencias. Hoy, aunque es un medio relativamente pequeño en el concierto internacional de los grupos mediáticos, es grande, está a la vanguardia de cualquier medio moderno en el mundo y eso hay que celebrarlo ¡Salud!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad