sábado 14 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Tanques de abastecimiento en vez de represa, la propuesta para recuperar La Batanera y solucionar problemas de agua en Vélez

Escuchar este artículo

Desde hace más de mes y medio los habitantes del municipio de Vélez, Santander, sufren por el desabastecimiento de agua potable, a pesar, de que hace más de seis años la Gobernación de Santander, bajo la administración de Richard Aguilar, construyó la represa de La Batanera, un proyecto de infraestructura que tuvo un valor cercano a los $10 mil millones y que colapsó cuando se inició el llenado.

Además: Vélez con sed y aún no hay responsables por la fallida construcción de la represa de La Batanera

Ante la desidia de los gobiernos departamentales que no han logrado poner en funcionamiento dicha represa, construida con el objeto de solucionar los problemas de agua potable del municipio de Vélez, la mandataria local, María Angélica Mateus, anunció que promoverá ante el Gobierno Nacional un proyecto para modificar el uso de La Batanera, para tratar de dar una solución definitiva al problema de abastecimiento de agua del municipio.

“Desde la Administración Municipal estamos elaborando un proyecto para que en La Batanera donde se construyó la represa, pero que ya no puede haber represa, se construyan unos tanques de almacenamiento para aprovechar las fuentes hídricas y la red de conducción que ya están. Cuando se construyó la represa, se hizo una red de conducción, posteriormente la represa colapsó, pero la red continúa”, explicó María Angélica Mateus.

Según la funcionaria, actualmente se encuentra formulando el proyecto, que será puesto a consideración del Gobierno Nacional.

“Falta de voluntad política”

Aunque el contrato de obra pública para construir la represa de La Batanera fue firmado en el epílogo de la administración de Horacio Serpa, fue en el gobierno del exgobernador Richard Aguilar (actual Senador de la República y hermano del actual gobernador, Mauricio Aguilar), que se ejecutó la obra.

A pesar de los inconvenientes de la construcción y las continuas adiciones, toda vez que el proyecto inició con un presupuesto de $6.838 millones y terminó valiendo cerca de $10 mil millones, el 18 de diciembre de 2015 la administración de Aguilar Villa recibió la obra a satisfacción. Este hecho se dio por intermedio del gerente de la Esant de la época, Edwin Ballesteros.

“Yo no diseñé ni ejecuté la represa. A mí me tocó liquidar la obra con más del 90% de ejecución y con el concepto positivo de todos los expertos técnicos que confirmaban que se había cumplido con los objetos contractuales contratados, por lo que me quedaba a mí muy difícil saber que la obra no era optima, que no funcionaba; además que la represa funcionó desde enero hasta junio. Ya es hora de que las autoridades determinen quiénes son los responsables de las fallas. La represa no está funcionando es por falta de voluntad política, porque soluciones es lo que se han presentado para La Batanera, pero no ha habido voluntad”, señaló el representante Edwin Ballesteros.

El Consorcio Vasca, representado legalmente por Jesús Alberto Almeida, era el encargado de la construcción de la represa por $6.838 millones. Por su parte, Civing Ingenieros Contratistas, representada por Fabián Vallejo, fue la empresa contratada para realizar la interventoría por $669 millones.

Posteriormente la obra tuvo una adición de $1.765 millones para la impermeabilización de la represa.

Lea también: Represa Batanera de Vélez colapsó por cambio de diseño

Un año para prescribir

Aunque tres meses después de ocurrido el siniestro de la millonaria obra el Contralor General de Santander para la época, Diego Fran Ariza, anunció hallazgos fiscales por $9.394 millones por las deficiencias presentadas en la construcción de la represa de la Batanera, a hoy, cuatro años después, aún no hay ningún responsable.

Carlos Fernando Pérez, Contralor General de Santander, aseguró que aunque actualmente el proceso fiscal por las fallas en la construcción de la represa de Vélez se encuentra listo para fallo, la investigación tuvo un retraso por dilaciones del anterior Contralor del Departamento.

“Ese proceso tuvo una demora, porque estuvo suspendido cerca de un año por un conflicto de competencias, donde la Contraloría General de Santander en algún momento tuvo unos elementos de juicio para decir que no era la competente para investigar ese problema y le remitió la competencia al Contraloría General de la República. La Contraloría General no acepta tan fácilmente y envían eso al Consejo de Estado para que dirima de quién es la competencia. El Consejo de Estado tardó un año y ordenó que debe ser la Contraloría de Santander quienes debemos adelantar la respectiva investigación. Hoy está en Responsabilidad Fiscal y en los próximos días estaremos notificando a los presuntos responsables fiscales de ese daño, para que continuemos con las investigaciones de ellos”, señaló Pérez Gélvez.

Le puede interesar: Presentaron informe sobre el colapso de represa La Batanera

Por su parte, el excontralor de Santander, Diego Fran Ariza, desestimó las declaraciones de su sucesor en el cargo y aseveró que fue la propia Contraloría General de la Nación la que decidió pedir el caso, al considerar que era ella la que tenía la competencia para revisar lo sucedido en La Batanera, ya que habían recursos de la Nación invertidos en la fallida obra.

Mientras persisten las dilaciones en el proceso fiscal, el tiempo corre en contra y se teme que la investigación prescriba, sin que se llegue a los responsables de este “elefante blanco”.

Lo anterior, debido a que la norma determina que los procesos fiscales deberán concluir antes de cinco años una vez se inician, pues de lo contrario la investigación prescribirá.

La modificación del ducto diseñado para el manejo de aguas fue la principal causa para que la represa de Vélez, Santander colapsara, según un estudio de la UIS y la Sociedad Santandereana de Ingenieros.

En contexto: ¿Y dónde están las responsabilidades por La Batanera?

Persiste la calamidad pública

Ante la falta de abastecimiento de agua, la alcaldía de Vélez, en cabeza de María Angélica Mateus, confirmó que aún se mantiene la declaratoria de calamidad pública en el municipio, medida que fue decretada desde hace casi dos meses.

Según la mandataria local, la falta de lluvias en la región no han permitido que el municipio se pueda autoabastecer del líquido vital.

“La falta de lluvias en Vélez nos ha obligado a mantener la declaratoria de calamidad pública por lo que hemos tenido que continuar con la red de conducción desde Bolívar, nos está llegando más litro por segundos desde la planta de bombeo que hemos podido enviar vía red pero de todas maneras seguimos con los carrotanques de Gestión del Riesgo del Departamento junto con Gestión del Riesgo Nacional y otros de Bomberos y con esos carrotanques hemos podido llevarle agua a quienes nos ha llegado vía red”, señaló la alcaldesa de Vélez.

Aunque actualmente Vélez tiene por cuenta de la Unidad de Gestión del Riesgo 20 tanques de 5.000 litros de agua cada uno para mitigar la calamidad pública, los tanques no han podido salir de Bucaramanga debido a los cierres viales que se presenta en la región.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad