jueves 08 de abril de 2021 - 12:00 AM

Metrolínea cerró 2020 con pérdidas por $102.850 millones

La gerente del ente gestor reconoció que el riesgo de parálisis del Sistema Integrado de Transporte Masivo seguirá latente si se continúan los contratos de concesión; de hecho, Movilizamos S.A. podría quedarse sin la próxima renovación de la póliza ante advertencia realizada por la propia aseguradora.
Escuchar este artículo

De acuerdo con los estados financieros a corte del 31 de diciembre de 2020, Metrolínea presentó una pérdida por $102.850 millones, una cifra que se vuelve mucho más escandalosa si se tiene en cuenta que en 2019 el consolidado de pérdidas fue por $6.205 millones.

A esto se suma que 2020 cerró con un patrimonio negativo por $91.004 millones, cuando en 2019 el cierre fue positivo de $11.792 millones.

Dicha información fue revelada por la gerente de Metrolínea S.A., Emilcen Jaimes Caballero, en sesión del Concejo de Bucaramanga, mientras rendía informe de la situación financiera y del plan de reestructuración del Sistema Integrado de Transporte Masivo, Sitm.

Según Jaimes, la cifra del patrimonio negativo es de esa magnitud porque, en virtud del proceso de reestructuración de pasivo de Ley 550 de 1.999, se requirió efectuar el registro total de los intereses generados con ocasión de los pasivos judiciales.

“Veníamos atendiendo las políticas contables que tenía la entidad, las cuales nos permitía llegar a registrar un 25% anual de esos intereses, en atención a que esos intereses pueden llegar a ser negociables. Tras entrar al proceso Ley 550 y atendiendo la recomendación de la Revisoría Fiscal y con el Promotor (designado por la Supertransporte), se procede al registro total de los intereses y por eso se incrementa el pasivo que conlleva a ese patrimonio negativo”, explicó.

En concordancia con lo anterior, se hace necesario aclarar que Metrolínea S.A. por el resultado del ejercicio vigencia 2020 entra en causal de disolución, pero se suspendió el plazo para enervar esta causal porque el pasado 30 de noviembre de 2020, el ente gestor del Sistema Integrado de Transporte Masivo de Bucaramanga, presentó solicitud de promoción del acuerdo de reestructuración ante la Superintendencia de Transporte, por las deudas contraídas con varios acreedores de la empresa.

Y la Supertransporte, mediante resolución 12652 de diciembre de 2020, aceptó la solicitud tras verificar el cumplimiento de los requisitos exigidos para su admisión, y procedió a nombrar un Promotor, quien se encarga de adelantar la negociación del acuerdo de reestructuración con los acreedores.

“En estos momentos nos encontramos en la etapa determinación de los pasivos judiciales por parte del Promotor, la cual se debe agotar en abril. Están pendientes otras etapas como los derechos de voto de los acreedores, la reunión de determinación de voto y acreencias, la determinación de acreencias para prestar los acreedores titulares y su estado actual, las objeciones a la determinación de derecho a voto y acreencias, y la celebración del acuerdo de reestructuración de pasivos”, indicó la gerente.

Lea también: Así se siguen alistando los colegios oficiales de Bucaramanga para el retorno gradual

Contratos de concesión

Con el fin de atender la situación financiera y la crisis que ha venido presentando Metrolínea desde su concepción y en busca de una solución estructural definitiva, que elimine por completo el riesgo latente de parálisis, a través de una consultoría se realizó un diagnóstico completo y detallado de las concesiones.

El estudio concluyó, entre otras cosas, que si se continúa con los contratos de concesión, seguirá persistente dicho riesgo para todo el sistema.

De hecho, en estos momentos hay una alerta porque la aseguradora se niega a renovar la póliza con Movilizamos S.A.. Esta situación se vivió en junio de 2020 con MetroCinco Plus, quien por la no renovación de la póliza de garantía de cumplimiento del contrato de concesión tuvo que dejar sus buses estacionados afectando la prestación del servicio en Piedecuesta, Floridablanca y Bucaramanga.

Así las cosas, lo que se está buscando es la terminación anticipada de los contratos de concesión. Por el momento, solo se tiene suscripción de un memorando de entendimiento que da guía a esa terminación anticipada en mutuo acuerdo.

En este memorando de entendimiento, Metrolínea seguiría ejerciendo como ente gestor y quien entraría a aplicar las sanciones por incumplimiento sería el Área Metropolitana de Bucaramanga.

A la fecha, por catorcenas pendientes Metrolínea le debe a MetroCinco Plus más de $17 mil millones, a Movilizamos más de $11 mil millones y a otros actores una cifra cercana a los $8 mil millones.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad