lunes 27 de mayo de 2019 - 6:23 AM

Fernando Marín Valencia aceptó cargos por el delito de soborno

Durante la audiencia realizada en Barranquilla, el exembajador de Colombia en Venezuela Fernando Marín Valencia aceptó haber cometido el delito de soborno, con el fin de silenciar a un testigo, en el escándalo denominado ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá.

Marín Valencia es investigado porque, al parecer, ayudó en el año 2009, a varios de los implicados en ‘el carrusel de la contratación de Bogotá’ a lavar y enviar dinero hacia Estados Unidos.

El juez decidió concederle el beneficio de detención domiciliaria al exembajador de Colombia en Venezuela, quien había sido capturado el pasado sábado en Bogotá.

Lea también: Capturaron a Fernando Marín Valencia

Durante la audiencia, la Fiscalía reveló que Marín Valencia y su abogado, Richard Harris, planearon pagar cerca de $100 millones a Emilio Tapia, con el fin de que guardara silencia. Asimismo, se conoció que Tapia es testigo en el proceso que se adelanta contra el empresario santandereano.

De igual forma, el ente acusador manifestó que Marín habría recibido en un cheque un pago de $2.223 millones y luego otro por $2.500 millones. Emilio Tapia, contratista condenado por el ‘carrusel’ de contratos, sería quien entregó el segundo pago.

El proceso

El caso judicial en el que Fernando Marín supuestamente buscaba influir con el pago de un soborno es el mismo por el que fue imputado en marzo de este año, por supuesto lavado de activos en el llamado Carrusel de Contratación de la Alcaldía de Samuel Moreno, en Bogotá.

El día de la imputación de cargos, hace dos meses, el empresario santandereano defendió su inocencia y aseguró que se estaba cometiendo una injusticia.

Lea también: “Nunca me he salido de las normas de la ética ni de la ley”: Fernando Marín Valencia

“Nunca me he salido de las normas de la ética ni de la ley... Me han hecho un daño espantoso”, aseguró.

Qué se investiga

En su momento, la Fiscalía le imputó el delito de lavado de activos en concurso homogéneo y sucesivo al exdiplomático, por hechos presuntamente ocurridos entre los años 2009 y 2011, en el marco del carrusel de contratos en Bogotá.

El ente acusador advirtió que el empresario incurrió, al parecer, en la adquisición ilícita, colocación, transformación, ocultamiento y encubrimiento de activos provenientes de los contratos suscritos por la Alcaldía de Samuel Moreno Rojas.

Luego de esto, explicó la Fiscalía, se detectaron operaciones de inversión en proyectos de construcción, girados presuntamente a cuentas bancarias en los Estados Unidos.-

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad