domingo 24 de mayo de 2020 - 11:37 AM

Junto a su hija, Andrea Echeverri canta '15aÑERA’

'Quinceañera', la nueva canción de Aterciopelados, pero no es la típica que se pone en la fiesta de 15, sino más bien una letra en la que madre e hija, Andrea Echeverri y Milagros, se sinceran.
Escuchar este artículo

“Te adoro, pero no te soporto y estoy segura que tú a mí tampoco”, dice un aparte de la nueva canción de Aterciopelados, en la que participa Milagros, hija de Andrea Echeverri.

Hoy, tres décadas después, es el choque de dos generaciones, madre e hija, cincuentona y quinceañera, exponiendo sus diferencias, sus cambios de ánimo, ese amor que se mantiene en medio de la insoportable adolescencia y la menopáusica adultez y que decidieron convertir en un himno catártico llamado '15 aÑERA'.

“No pretendo lanzar a Milagros de cantante ni que se tenga que exponer al escrutinio público. Es como las otras veces que ha cantado conmigo, una cosa más bien privada y cotidiana, cuando se mete al estudio conmigo, pero ella no tiene que afrontar el público, ni las entrevistas ni nada”, aclara Andrea.

¿Tenía esta canción hace rato entre el tintero?

Exacto. Milagros cumplió el mes pasado 18 años. Esa canción estaba por ahí desde que ella tenía 15. Tenía ese demo y había logrado que ella me cantara algunas partecitas. La compuse pensando en el formato Pimpinela, que uno canta y el otro responde. Cuando empezó la cuarentena desempolvé mis demos, reactivé la composición, que en medio del ajetreo y de los viajes queda un poco en pausa. Estoy trabajando unas canciones con Héctor y otras con el guitarrista Leonardo, quien le puso esta onda más modernosa y quedó súper linda.

¿Qué opinó Milagros cuando le dijo que iba a hacer esta canción sobre ella y con ella?

Dentro de las cosas que se nos dan bien está la música. Mientras mi hijo, Jacinto, que tiene 11, se pone sus audífonos porque le gusta oír la música de él y no la de uno, con Milagros todavía había un equipo de sonido en la sala con parlantes y todos en casa oíamos la misma música y en el carro también. Ella tiene entre sus gustos musicales, además del reguetón y de lo que suena ahora, las mismas cosas que me gustan a mí, rock en español, Café Tacuba, Fabulosos Cadillacs, Jorge Drexler, Cerati. En esta canción dice que “compartimos melodías”.

¿Y escucha Aterciopelados?

Le encanta, tiene todos los discos y los escucha. Tiene sus favoritos, y tiene sus opiniones. Ha participado muchas veces conmigo en canciones. Desde chiquitica yo le grababa cositas, como Ataque de Risa. Yo hice la canción, se la mostré, y le dije: “Pero muy chévere que tú cantes esas partecitas”, me tocó rogarle hartico, pero lo logré. (Risas).

¿Cuando la escucha cantando, le recuerda lo que usted era a esa edad?

Cuando yo oí esa canción ya arregladita, como me la puso Leo, me puse a llorar, me parece lo más lindo, lo más conmovedor, sobre todo por los contrastes, mi voz es ya experimentada, madura, fuerte y la de ella es como de porcelana, divina, y lo que nos estamos diciendo la una a la otra es también bonito. Cuando a ti te hablan de madres siempre te pintan como si todo fuera divino y en realidad no, la cosa es llena de conflictos, de dudas y de crisis. Lo más bonito de esta canción es que se le da voz a la hija, uno está muerto de la piedra con su hija, pero ella también está muerta de la piedra y desesperada con uno. En medio de esa crisis cada una tiene su voz y su espacio para quejarse, también es una invitación a que por un ratico estemos bien, nos ríamos y nos demos cuenta de las cosas que nos separan, pero también de las que nos unen. Estoy muy emocionada, y ahora en la cuarentena, que estamos encerrados todos, pues claro, hay tensiones, desespero, ganas de irte lejos, pero por eso me parece que esta canción está linda en este momento.

Lea también: Video: Carlos Vives y Alejandro Sanz lanzan "For Sale", su primera canción juntos.

¿Cómo era usted cuando tenía 15 años?

A los 15 me gradué del colegio y empecé universidad. Estudié en un colegio de niñas, después entré a la Javeriana a estudiar diseño industrial. Recuerdo que tener tantos hombres alrededor lo hacía sentir a uno raro, nervioso, así fueron mis 15 (Risas).

¿Qué piensa de los padres que le regalan cirugías estéticas a sus hijos cuando cumplen 15?

A mí no me parece chévere para nada. Mili es muy relajada con ese tema de lo físico.

¿Y el video?

Andrea cuenta que “la cosa empezó con una convocatoria en redes sociales para que la gente mandara boomerangs; luego a mamás e hijas cercanas a la banda les mandé la canción y les dije que si podían hacer lip sings (sincronía de los labios), se aprendieron la canción e hicieron cosas muy linda. Soffy que vive en México hizo el primer esqueleto, y yo con Juan, quien nos ayuda en redes, hicimos los marcos, jugamos con texturas y contrastes, hay rosas, corazoncitos, pero también calaveras, bombas y volcanes”.

Dice que desde que hizo A Eme O. “hartísimas mamás le pusieron esa canción a sus hijos. Se me acercan muchos pelados que dicen que les gusta mucho mi música, porque la mamá les ponía eso desde chiquitos. Es como continuar una historia de hace 30 años. Las mamás que en ese tiempo le dedicaron la canción a sus bebés, ahora están en las mismas que yo. Aunque las que salen en el video fueron mamás muy jóvenes”.

A futuro “Estamos componiendo, aprovechando este frenón. Tenemos otra canción lista, la idea es hacerle video y echarle cabeza a cómo enfrentar el reto creativo. Estoy súper contenta porque en Quinceañera participé más que en cualquier canción, generalmente te cogen esos procesos viajando, en conciertos y delegas. Aquí formé parte de todo, desde el comunicado, las piezas gráficas, el video, eso me emociona harto porque lo disfruto, yo estudié arte, no música”, dice Andrea.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad