miércoles 29 de noviembre de 2023 - 6:29 PM

La natación como terapia efectiva para superar el insomnio

La natación, más allá de ser un ejercicio cardiovascular completo, ha demostrado ser un aliado sorprendente para conciliar el sueño. Estudios respaldan sus beneficios en este aspecto crucial para la salud.
Compartir

En la constante búsqueda de métodos naturales para mejorar la calidad del sueño, la natación emerge como una práctica que no solo fortalece el cuerpo, sino que también calma la mente, proporcionando una solución integral para aquellos que luchan por conciliar el sueño.

Este deporte acuático, que combina resistencia y relajación, ha sido objeto de diversos estudios que respaldan sus beneficios para el descanso nocturno. Exploraremos a continuación cómo sumergirse en las aguas puede ser la clave para dormir plácidamente, respaldado por evidencia científica.

Beneficios de la natación para conciliar el sueño:

1. Reducción del estrés y la ansiedad:

La natación se destaca por su capacidad para reducir el estrés y la ansiedad, factores clave que a menudo obstaculizan el sueño. Un estudio publicado en el "Journal of Sport and Health Science" reveló que las personas que practican natación regularmente experimentan una disminución significativa en los niveles de cortisol, la hormona del estrés, promoviendo así un estado mental más relajado.

Un cuerpo relajado es propicio para entrar en un estado de sueño más rápido y profundo. | Banco de imágenes gratuito pexels. | VANGUARDIA
Un cuerpo relajado es propicio para entrar en un estado de sueño más rápido y profundo. | Banco de imágenes gratuito pexels. | VANGUARDIA

2. Mejora de la calidad del sueño:

Investigadores de la Universidad de Maryland llevaron a cabo un estudio que comparó la calidad del sueño entre nadadores regulares y no nadadores. Los resultados mostraron que aquellos que participaban en sesiones regulares de natación experimentaban una mejora significativa en la calidad del sueño, con ciclos más profundos y menos interrupciones nocturnas.

Lea más: El poder del cítrico, descubre cómo el zumo de limón puede vencer al catarro

3. Regulación del ritmo circadiano:

La exposición al agua y la luz natural durante la natación pueden ayudar a regular el ritmo circadiano, el reloj biológico interno del cuerpo. Un estudio de la Universidad de California encontró que la combinación de ejercicio acuático y luz natural durante el día contribuye a una mejor sincronización del ritmo circadiano, facilitando así la conciliación del sueño en la noche.

Lea: La importancia de cultivar pensamientos positivos antes de dormir

Investigadores descubrieron que un descenso rápido de la temperatura corporal después de nadar puede ser un estímulo para el inicio del sueño./ Archivo | VANGUARDIA
Investigadores descubrieron que un descenso rápido de la temperatura corporal después de nadar puede ser un estímulo para el inicio del sueño./ Archivo | VANGUARDIA

4. Relajación muscular:

La natación implica movimientos suaves y controlados que estiran y relajan los músculos. Esto no solo contribuye a la flexibilidad y la fuerza, sino que también facilita la relajación muscular general. Un cuerpo relajado es propicio para entrar en un estado de sueño más rápido y profundo.

5. Temperatura corporal regulada:

El agua tiene la capacidad única de enfriar el cuerpo de manera eficiente. Durante la natación, la temperatura corporal se regula, lo que ayuda a preparar al cuerpo para el sueño. Investigadores de la Universidad de Queensland descubrieron que un descenso rápido de la temperatura corporal después de nadar puede ser un estímulo para el inicio del sueño.

Lea más: El secreto de la Vitamina B12, el impulso de energía que su cuerpo necesita

Archivo | VANGUARDIA
Archivo | VANGUARDIA

6. Mayor producción de melatonina:

La melatonina, conocida como la hormona del sueño, se produce naturalmente en respuesta a la oscuridad. La exposición al agua y la luz natural durante la natación pueden influir positivamente en la producción de melatonina. Un estudio de la Universidad de Granada encontró que los participantes que nadaban regularmente tenían niveles más altos de melatonina en comparación con los no nadadores.

La natación no solo es un ejercicio vigorizante para el cuerpo, sino que también se ha revelado como un bálsamo para la mente, especialmente en la búsqueda de un sueño reparador.

La combinación de estudios respaldados por evidencia científica confirma que la práctica regular de la natación puede ser una estrategia efectiva para aquellos que buscan mejorar la calidad de su sueño. Sumergirse en las aguas no solo ofrece los beneficios físicos evidentes, sino que también abre las puertas a un descanso nocturno más profundo y revitalizante.

Siga: Avanzan en Colombia investigaciones sobre el poder de Inmunoterapia para vencer al cáncer

__

Este artículo fue creado con la ayuda de inteligencia artificial, que utiliza machine learning para realizar los textos informativos. Además, fue revisado por un periodista de la sección web de Vanguardia.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Comunicadora social, periodista y presentadora. Egresada de la Universidad Francisco de Paula Santander - Ocaña. Especialista en Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

@maryedileana

mpitta@vanguardia.co

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad