viernes 06 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Celos y acosos: el calvario que vivió la joven asesinada en Piedecuesta

Mientras que los familiares de María Fernanda Alarcón Vega ayer lloraban su partida, el señalado asesino, Víctor Alfonso Herrera Valencia, su excompañero sentimental, quedó en libertad.
Escuchar este artículo

Como un hombre celoso, acosador y extremadamente posesivo describieron ayer a Víctor Alfonso Herrera Valencia, el guardia de seguridad acusado de asesinar de dos disparos a su compañera sentimental, María Fernanda Alarcón Vega, en Piedecuesta.

Yolanda Vega, madre de la joven de 24 años, quien también se desempeñaba en este oficio, sacó fuerzas en medio de su dolor para relatarle a Vanguardia algunos episodios de la tormentosa relación que su hija vivió por cerca de seis años con este hombre.

“Ella no quería que nadie se enterara de la vida que llevaba, sufría en silencio. Sacaba fuerzas de donde fuera, estaba en las reuniones familiares y siempre mostraba alegría”, dijo la madre.

Para la progenitora, los celos y los reclamos por parte de Víctor Alfonso, de 25 años, hacia su hija eran la constante en esta relación. Incluso no era la primera vez que este hombre la buscaba en su sitio de trabajo, una fundación localizada en la calle 25 #1w-56 del barrio Portal del Valle, donde ocurrieron los hechos.

Le puede interesar: Detalles del feminicidio que conmocionó a Piedecuesta

“Si la veía en línea en el Whatsapp, así estuviera hablando con él, le preguntaba que con quién estaba chateando. A lo último ella le había dicho que ya no quería nada, que arreglaran y se fuera cada quien por su lado. Pero él la convenció sobre el hogar, que él la quería, que la estaba valorando, y volvieron”, agregó Yolanda.

La dolorosa llamada

Si bien los familiares de María Fernanda tenían conocimiento de los altibajos emocionales que ella vivía al lado de Herrera Valencia, jamás se les pasó por la cabeza que pudiese ocurrir un desenlace trágico.

Fue hacia las 5:00 a.m. del pasado miércoles que una funcionaria de la empresa de vigilancia donde laboraba la joven llamó a decirles que dos horas antes había fallecido por algo ajeno al trabajo.

“A mí se me vino a la cabeza que ellos (‘Mafe’ y Víctor) habían estado peleando otra vez y dije: ¿quién sabe qué hizo ella? ...Llegué a pensar que se había envenenado, pero nunca imaginé que él había ido hasta allá”, indicó la madre.

Justo cuando se dirigían hacia el lugar del asesinato y aún sin tener claro lo que había ocurrido, Yolanda llamó por celular a su yerno y él fue quien le contó la verdad.

“Dijo que él sabía que la había embarrado, que la había cagado (...) pero su decir fue que ella no le contestó el teléfono, por lo que se fue hasta allá y encontró al otro celador sin camisa”, manifestó la mamá.

Sin embargo, la familia Alarcón Vega sostuvo que ‘Mafe’ llamó a su compañero fue para que la ayudara a verificar ruidos extraños que había oído.

Lea también: El feminicidio crece en Santander

“Ella lo que hizo fue llamar al compañero que estaba en la parte de abajo, para que la ayudara a verificar, pero éste se lo encontró (a Víctor) y ahí pasó todo. Le reclamó que qué hacía con su mujer y luego le disparó a Mafe”, precisó Yolanda Vega.

Quedó en libertad

Aunque el señalado responsable del asesinato se entregó voluntariamente en un puesto de control de la Policía, en la vía Bucaramanga - Rionegro, horas después recobró su libertad.

“Que esto no se quede impune. No sé por qué lo soltaron sabiendo que él ya se presentó. Dios quiera que no se pierda”, concluyó la madre. Esta redacción conoció que si bien el acusado quedó en libertad en vista de que no había flagrancia, continúa vinculado a la investigación y se espera que pronto sea judicializado.

“La Fiscalía busca más pruebas”
Juan Camilo Rodríguez Arias, abogado especialista en Derecho Penal, explicó que la Fiscalía lo dejó en libertad para recopilar más elementos de prueba con miras a procesarlo de la manera más efectiva posible.
“Cuando una persona comete un delito debe ser capturada en flagrancia o denunciada para que la Fiscalía posteriormente lo involucre al proceso penal. Si la persona se presenta, en un primer momento no lo pueden capturar porque no ha sido sorprendido ‘con las manos en la masa’, a no ser que llegue directamente con el cuerpo (...) Se necesitan elementos de prueba como testimonios y otras labores investigativas que den conocimiento pleno de que quien se entrega efectivamente cometió el delito. Así se puede proceder a solicitar una imputación o una orden de captura urgente. De lo contrario, la Fiscalía no tiene herramientas para hacerlo”, dijo el especialista del derecho.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad