jueves 05 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Detalles del feminicidio que conmocionó a Piedecuesta

María Fernanda Alarcón Vega, de 24 años, se encontraba prestando guardia en su lugar de trabajo cuando llegó su pareja, cegado por los celos, y le propinó dos disparos. El hombre se entregó horas después en un puesto de control de la Policía.
Escuchar este artículo

Con la cabeza agachada, aparentemente tranquilo y sin pronunciar palabra alguna, Víctor Alfonso Herrera Valencia, el guardia de seguridad acusado de asesinar a tiros a su pareja, María Fernanda Alarcón Vega, ingresó ayer en la mañana a las instalaciones de la Sijín en el Centro de Bucaramanga.

Minutos antes acababa de entregarse voluntariamente en un puesto de control de la Policía de Tránsito y Transporte, sobre la vía que de la capital santandereana conduce a Rionegro, a donde se trasladó en un vehículo tras presuntamente cometer el feminicidio.

Le puede interesar: “Mató a mi hija porque no quiso seguir con él”: madre de venezolana asesinada en Bucaramanga

Además de manifestar a los uniformados su intención de responder por el asesinato de la mujer, con quien sostuvo una relación por seis años y de cuya unión nació hace 19 meses un niño, entregó su arma de dotación con la que habría cometido el hecho.

El asesinato

La vida de María Fernanda, de 24 años de edad y quien también se desempeñaba como guardia de seguridad, fue apagada hacia las 3:35 de la madrugada de ayer.

Ella, como era habitual, se encontraba cumpliendo con su jornada de trabajo en una fundación localizada en la calle 25 #1w-56 del barrio Portal del Valle, en Piedecuesta, cuando al lugar arribó su pareja. Un joven de 22 años, el otro vigilante del lugar, la acompañaba.

“Qué hace con mi mujer”, fueron las palabras que dijo Víctor Alfonso, de 25 años, al tiempo que se acercó a la portería, desenfundó el arma y le propinó los dos disparos en el pecho a su compañera sentimental.

No contento con esto, el acusado apuntó también en contra del otro guardia y la accionó en dos oportunidades, sin embargo, este alcanzó a correr y refugiarse en zona boscosa, en la parte trasera de la fundación. Mientras tanto, el agresor huyó.

Para cuando la Policía hizo presencia en el lugar, tras ser alertada por la empresa de vigilancia, ya Alarcón Vega no tenía signos vitales.

Abandonó su puesto

El comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, brigadier general Manuel Vásquez, informó a esta redacción que este crimen cumple con todas las características para ser tipificado como un feminicidio.

“Había una convivencia de más de dos años, una relación sentimental de seis y también había un hijo, desde luego es lo que más lamentamos (...)”, señaló el uniformado.

La Policía pudo establecer además que Herrera Valencia minutos antes de llegar a la fundación en donde trabajaba María Fernanda la había llamado insistentemente a su teléfono celular.

En vista de que ella no le respondió las llamadas, él decidió abandonar su puesto en la subestación eléctrica de Bucarica, Floridablanca, para posteriormente cometer la tragedia.

“Ella se comunicó con la empresa de seguridad por el radio operador, llamaron a la Policía, que llegó a los tres minutos, pero la hallaron sin signos vitales”, explicó el brigadier general.

Lea también: Mujer vigilante fue asesinada en Piedecuesta, al parecer por su compañero sentimental

El uniformado agregó que gracias a la información suministrada por la empresa para la cual trabajaba el presunto responsable se logró establecer que este había emprendido camino hacia el municipio de Rionegro.

“La captura no se alcanzó a constituir porque no había flagrancia, pero es en el marco de ese plan de búsqueda se logró dar con él. Debo aclarar que iba a bordo de un vehículo y su intención supuestamente era presentarse en un despacho judicial”, concluyó el comandante de la Mebuc.

“Celos obsesivos”

Si bien el acusado optó por guardar silencio ante las preguntas que Vanguardia le realizó acerca de los móviles que rodean el crimen, una fuente, quien pidió la reserva de su identidad, afirmó que el caso obedecería a un ataque de celos.

“Al parecer, él celaba a su pareja mucho con el compañero de guardia (el joven de 22 años) Él decía que estos tendrían algún tipo de relación“, señaló.

Ayer, al cierre de esta edición, el acusado era reseñado y se esperaba que fuera presentado por la Fiscalía General de la Nación ante un juez en una audiencia de imputación de cargos.

van cinco casos en el área metropolitana
La Policía señaló que contando este caso serían cinco los feminicidios que este año se han registrado en Bucaramanga y su área metropolitana. El año pasado sucedieron cuatro hechos.
Al respecto, Gina Pineda Garzón, fundadora del Observatorio Ciudadano de Feminicidios de Santander, indicó que hay por lo menos otros tres crímenes que también podrían ser incluidos en esta lista.
“Las autoridades presentan avances en la investigación y tipificación de los feminicidios perpetrados por la pareja o expareja de la víctima, pero exponen fuertes dificultades para desarrollar la debida diligencia en la investigación con perspectiva de género en todos los asesinatos de mujeres, de forma que han omitido la clasificación y tipificación de los feminicidios cometidos por familiares de las víctimas, los feminicidios por instrumentalización sexual o de género, y por prostitución o transfobia”, manifestó la activista.
Entre los casos que ya fueron tipificados como tal está el de Luisana Geraldine Polo González, de nacionalidad venezolana, quien fue atacada a cuchillo por su expareja en el asentamiento humano Villas de Girardot, en abril pasado. El agresor, José Luis Otálvarez Cáceres, ya está en prisión.
Dos meses antes, Audelith del Carmen Ávila Martínez fue víctima de un hecho similar en el barrio Betania Etapa 11.
Pese a que el asesino, Jesús David García Cano, intentó suicidarse, sobrevivió y ya se encuentra en la cárcel.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad